“La comunicación popular no es otra cosa que una comunicación emancipadora, palabra clave en todo esto”

Entrevista a Pedro Lanteri, comunicador popular, integrante de la Red de Comunicadores del Mercosur

Pedro Lanteri posee una vasta experiencia en el área de la comunicación, hombre de radio, de fuerte y prolongada presencia en el campo de los Derechos Humanos, tenemos el honor de que sea un verdadero “amigo de la casa huellera”, además de ser uno de los históricos coordinadores de la Red de Comunicadores del Mercosur, que este medio integra. Y en esta ocasión, nos comunicamos telefónicamente con él, para profundizar en el estado de situación de la comunicación llamada popular o alternativa, en este escenario social y político que se viene reconfigurando.

Pedro, en este escenario de cambio de gobierno, y pensando desde la comunicación popular y desde los medios públicos, ¿Qué perspectivas avizorás en el marco de un nuevo gobierno al que podríamos definir como un neomenemismo?

Sí, neomenemismo o quizás algo peor, porque es indescifrable con idas y vueltas, contradicciones internas… lo que ha planteado tanto el presidente Milei como su equipo es la posibilidad de, por un lado, privatizar los medios públicos, cosa que sería imposible por ley, lo mismo que Télam, y además las palabras textuales fueron “voy a mantener la pauta a los medios que informen bien”. Y ahí entra la pregunta ¿Qué es informar bien? Según ellos. Pero, ¿Sabés qué, Daniel? Esta situación, para mí, es una oportunidad excelente para replantearnos algunas cosas.

¿Por ejemplo?

El rol de los medios públicos. ¿Los medios públicos tienen que ser estatales o gubernamentales? Porque en algunos de esos medios se ha confundido ese rol. Yo rescato Paka Paka, es un canal espectacular, y es un canal estatal. Rescato “Aunar”, que ha sido una experiencia televisiva para volcar todo lo que se ve expresado por parte de las provincias, las universidades… es un canal que prácticamente no se ve, está en la TDA, a la cual también rescato y nadie la puede tildar de gubernamental, porque en la TDA también forma parte de la grilla canal 13 y otros canales con claro sesgo opositor al gobierno que se va, y también está allí C5N, por lo cual es amplia y variada la oferta. La radio pública tiene un rol en el interior del país que no siempre se valora desde la Capital Federal. Y ese rol es intransferible. Pero también vamos a ser sinceros, y mencionar que muchas veces las radios nacionales de cada provincia quedan digitadas por los gobernadores de cada provincia, que ponen a su equipo y su gente. Y eso no creo que sea del todo correcto, dependiendo de la característica o la impronta que le den al medio. Creo firmemente que los medios públicos deben seguir estando, son una necesidad pública, garantizan la libertad de expresión, la pluralidad de voces, en tanto y en cuanto los llamemos estatales y no gubernamentales.

Es un buen punto el que señalás, y añadiría que la Televisión Pública también es un medio central en aquellas zonas del interior del país en donde, quizás no todas las personas tengan aún acceso a un sistema de TV por cable, amén de que muchas veces emite programación que hace referencia a regiones que no tienen nada que ver este mundillo al que, desde la pandemia, denominamos AMBA.

E insisto, hay que replantearse qué es la comunicación popular… y allí sé que no te va a gustar pero lo voy a nombrar, Huellas Suburbanas es un ejemplo. Lamentablemente desfinanciado, lo cual te obligó a cerrar la salida en papel y ser sólo digital, pero en Huellas Suburbanas no vi nunca una censura, aún a aquellos que están en contra de la línea de pensamiento editorial, o del oficialismo de turno o de quien sea. Huellas nunca se casó con nadie, y eso es valorable y es un ejemplo. Los medios de comunicación populares hoy día están reclamando por el mantenimiento de las pautas… y a mí eso me provoca una cierta sensación de que le estamos chingando. Lo que tenemos que hacer los medios de comunicación populares, alternativos como guste llamarnos, es plantear nuestro sujeto histórico y replantear los formatos y los contenidos… y ahí recuerdo cuando se militó la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, que se logró poner en la agenda de la población a los medios de comunicación populares. Y me pregunto si, hoy, la defensa de los medios de comunicación populares forma parte de la agenda del pueblo.

¿Y la respuesta es…?

Puedo estar equivocado, pero creo que la respuesta es: No. Y si es no, ¿Por qué? ¿Qué hizo que los medios de comunicación popular, salvando excepciones por supuesto, no estén en la agenda del pueblo? Vale la pena tener ese eje en cuenta. Porque ahora viene una etapa evidentemente de resistencia para el pueblo. Y las etapas de resistencia son interesantes porque permiten construcciones colectivas que, en etapas de democracia más o menos plena son difíciles, porque los personalismos destruyen dichas construcciones. Y como me gusta ver la parte del vaso lleno, digo que todo esto que está sucediendo, si bien tiene un sesgo que no me gusta y no comparto, es una buena oportunidad para replantearnos, fortalecernos y para seguir adelante con lo que se llama comunicación popular, que no es otra cosa que una comunicación emancipadora, palabra clave en todo esto. Y también hay que dejar de tener miedo en decir que toda comunicación es política, no partidaria. Política. De alguna manera cuestiona los movimientos de nuestra sociedad, y eso es político. En nosotros está canalizarla correctamente o no. Porque esa comunicación que algunas veces es mal llevada, personalista “este medio es mío y yo hablo de lo que quiero” eso también es una decisión política. Así que creo que es un buen momento para replantear todo esto.

Es interesante, Pedro, le das un giro que muchos colegas acaso no logran ver, aún quizás en caliente, y cuyo alcance llega también a los medios de alcance zonal, incluyendo a oficialistas del nuevo gobierno.

Pero por supuesto, y esto Daniel, rige también para la actividad parlamentaria. Yo aún quiero saber cuántos legisladores, intendentes, gobernadores, que fueron votados con un programa de gobierno que no es el de (Javier) Milei, van a mantener realmente ese ideario y hacerse cargo del mismo.

Esto que nos inducís a reflexionar ya lo vivimos Pedro… en el 2016 ya tuvimos una experiencia, y ya se ha estado escuchando por lo bajo, y no tanto, recientemente volver a utilizar el concepto de “otorgar gobernabilidad”. Hay un telón bastante oscuro detrás de esa frase…

Absolutamente, ¿A qué se refieren con gobernabilidad? Porque yo recuerdo que los aliados al partido que ganó, esto es el Pro, el macrismo, no dio ningún tipo de gobernabilidad al gobierno anterior, no le votó el presupuesto, no daban quórum, ¿Y ahora reclaman gobernabilidad? Eso es para tenerlo en cuenta. Y también hay que comenzar a indagar cómo llegan a los cargos electivos ciertas personas. ¿Realmente funciona una democracia participativa, como la que deberíamos tener hoy en día, o es una democracia delegativa? Para mí, la democracia delegativa ya es cosa perimida, y si es participativa tiene que ser el resultado de lo que ocurre en el territorio. Y los dirigentes territoriales que poseen real apoyo de las bases, tienen que ser los que lleguen a los cargos electivos. Todo debe discutirse. Lo único que no se discute, es el repudio a la violencia. Y eso es algo a lo que yo le temo, porque desde ciertos medios de comunicación, privados, se alentó y se alienta a la violencia.

Sí, y eso desde hace mucho tiempo, y cuando efectivamente ha habido algún episodio de violencia, luego lo minimizan.

Exacto, a eso le temo, a la provocación. A los Falcon verdes estacionados frente a los Centros Clandestinos de Detención, lugares de la Memoria, al vaciamiento de la Ex ESMA, a la violencia patotera de alguna gente que ya salió a agredir físicamente, ya no sólo verbalmente, como lo que pasó con Grabois, con Santoro… todo eso hay que repudiarlo.

¿Desde dónde podemos contrarrestar ese peligro inminente, Pedro?

Desde el campo nacional y popular nosotros tenemos un ejemplo a seguir, que son las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, que si alguien tendría derecho a ser violentas son ellas, pero jamás lo fueron, jamás lo fueron. Así que ahí tenemos nosotros un faro a seguir: Firmeza, convicción, serenidad y no transar, ser firmes y coherentes. No van a ser tiempos fáciles, de hecho, si uno ve quiénes asisten a la asunción de Milei, encontramos a Jair Bolsonaro, un asesino de su propio pueblo, líderes alineados claramente con la ultraderecha, lo cual vuelve a llevar a nuestro país a una situación internacional difícil, pero lo más difícil va a ser nuevamente el drama interno. Hambre para el pueblo y distribución de riqueza para los que ya la tienen. Esto bajo el manto del control de gastos y lo que se quiera llamar. Un anarquismo como plantea Milei, que no es tal, que en verdad es un capitalismo a rajatabla, si vemos los nombramientos ya lo podemos tener en claro. No va a ser fácil. Y por eso el rol de los medios de comunicación populares vuelve a ser importante. Porque parte de ese rol, justamente, consiste en administrar la solidaridad, conectar a la gente, generar propuestas superadoras y solidarias, y ahí están los medios “alterativos” de comunicación popular. Ahí está la verdadera comunicación popular.

Muy buenos ejes, Pedro, es más, nos interpelás y comprometés a trabajar en esas directrices que señalás…

En realidad, se trata de escuchar: Dios nos hizo con una boca y dos oídos, y ahí está el secreto de todo. Hay que saber escuchar para después poder hablar.

Te agradezco tu colaboración Pedro, y desde ahora te quisiera comprometer a seguir aportando tu experiencia para los nuevos desafíos que estaremos encarando desde Huellas en un futuro cercano, ya queda hecha la invitación

Desde ya aceptada, porque como ya te lo dije, lo que hacés desde el campo de la comunicación es encomiable, y si alguien puede ayudar un poquito en eso, para mí es un honor.

Daniel Chaves
dafachaves@gmail.com