UNLaM: ¿Es posible la excelencia educativa bajo una conducción autoritaria?

En la UNLaM continúa desarrollándose un conflicto que aumenta su escalada en violencia debido a la falta de argumentos de sus autoridades.
Podemos interpretar este desencuentro en dos niveles. Por un lado, la creación de un proyecto innovador de formación de profesionales médicos. Donde en su momento, cuando la mirada social, estaba valorada, el Estado invirtió y lo llevó a cabo.
El otro plano, se da cuando al tratar de destruir el mencionado proyecto, aflora la hostilidad del Rector Daniel Martínez, dando muestra del autoritarismo en la cultura institucional que se destaca cuando surge alguna expresión democrática, como puede ser la creación de un nuevo sindicato.

Su inicio…

2011. Mario Rovere propone a un grupo de profesionales, provenientes de diversas carreras realizar una currícula innovada para la formación de profesionales de medicina que lo tendría a él como decano organizador. La misma, se desarrollaría en la Universidad Nacional de La Matanza y contaría con la aceptación del rector de la Universidad.

¿Dónde estaba la innovación?
Durante años hubo dos trincheras, una, la hegemónica, donde se ubicaba lo biológico. Todo en salud se explicaba mediante la interacción entre moléculas, respuestas celulares…
La otra trinchera, los sociólogos tratando de dar interpretaciones a ciertos comportamientos, alguno de los cuales se expresaban en enfermedades y otros en saludables acciones…
Los contextos reales, en donde el proceso salud enfermedad ocurre, son los mismos donde las personas viven, trabajan, estudian o pasan su tiempo libre. Las enfermedades no pueden ser comprendidas como entelequias abstractas y descontextualizadas como suele ocurrir cuando se las analiza en los ámbitos hospitalarios.
La innovación estaba, entonces, en cómo se complementan la biología y las ciencias sociales, en la formación de profesionales médicos.

El hecho de poner un pie en cada trinchera, hace que se observen diferentes argumentos, que ayudan entre otras cosas, a sacar a la salud del ámbito mercantil y colocarla donde corresponde, que es en la esfera del DERECHO
En líneas generales, lo cierto que la ciencia toda, se ve tironeada desde hace cierto tiempo, entre dos deseos… el de aprender y el de dominar… La salud no es ajena a este conflicto, no es neutral.
Una salud biologicista, es una mirada reducida de la misma, donde en esa esfera, las soluciones pasan en su mayoría por la industria farmacéutica y la biotecnología. Dos de las patas mas fuertes que tiene el complejo médico –industrial- financiero, matriz que da sustento al negocio de la enfermedad.
¿Por qué las comunidades científicas, han de verse por fuera de todos los intereses ideológicos y financieros, que envuelven a toda la sociedad?
Buscando dar respuesta a todo estas contradicciones en la que el proceso salud, enfermedad, atención, se ve cercado, es que se propone un programa basado en el estudiante y no en clases magistrales de un docente, donde se irían tejiendo con todos los matices y todos los respetos, bajo una continua reflexión y desarrollando el tan temible “pensamiento crítico”. Temible, sin duda, para los conservadores. A no dudarlo lo único que estos llamados conservadores, quieren conservar, son los privilegios. Y de esto el Rector de la UNLaM, quien lleva 20 años, ejerciendo su cargo tiene su propia experiencia.
También, si de salud se trata, los privilegios ocupan una larga, prepotente y acaudalada lista conservadora…
Un poder hegemónico del médico; una salud que no es asociada a los derechos que todo ser humano tiene, por el solo hecho de nacer; una salud que acrecienta económicamente a algunos grupos financieros y así podríamos seguir un tremendo listado, hablando de los medicamentos, de la biotecnología, de las recaudaciones de los llamados “Seguros Universales” o “Coberturas Universales de salud” (CUS)
El proyecto del Sanitarista Internacional, Mario Rovere, tomo forma, teniendo en cuenta todo este registro de realidades.
En un aprendizaje integrado donde los clásicos saberes biologisista de anatomía, histología, fisiología, se sumaban otros que manifestaban las acciones de los determinantes sociales en el proceso Salud – enfermedad – atención.
Estos objetivos, se iban adquiriendo al alentar el entendimiento y el pensamiento creativo, que motorizaba y comprometía cada vez más a los estudiantes.
Larga sería la enumeración de los diversos instrumentos con que cuenta este proyecto para desarrollar sus objetivos.
Todo iba en un planificado y estratégico desarrollo, hasta que a comienzo de 2015.
El Dr. Mario Rovere, no tenía otro proyecto que el de aportar a la salud pública y comunitaria y no era un profesional con la mirada puesta al proyecto político personal del rector Daniel Martínez. Por tal motivo, el remoto rector, saca de su cargo al decano Organizador y decide reemplazarlo por el Dr. Alberto Chiapella.
Si bien son los claustros y los coordinadores quienes votan para ese tipo de elección, no es errada la frase “el Rector Daniel Martínez, saca de su cargo al decano Organizador” Ya que todos los claustros, no representan lo que dicen representar, sino que cumplen directamente la orden que el rector le emite. La democracia no suele pisar los pasillos del rectorado, por la Universidad de la Matanza.

Nobleza obliga, es necesario destacar que entre los valores que acentúan el accionar profesional, del Dr. Chiapella para reemplazar a Mario Rovere como decano, lo podemos encontrar en el decreto N° 289 – Bs. As. 26/01/76 que dice: “Dase por designado para hacerse cargo interinamente de la subárea Sanidad de Fronteras y transporte a contar desde 01/01/75 hasta tanto se innove sobre el particular, al Dr. Alberto José Chiapella” este decreto, pertenece al Ministerio de Bienestar Social, cuyo Ministro era José López Rega. Publicado el día lunes 23 de Febrero de 1976, en página 5 del Boletín Oficial.

Ante el vacío de conocimientos del decano, sobre la innovación curricular, un grupo de docentes, que se encontraba en la Universidad previamente a la llegada de Mario Rovere y nunca dieron muestra de convencimiento con el modelo que se desarrollaba, rodea al nuevo decano y toma riendas de la carrera, desvirtuando todo lo planificado.
Como ejemplo de ello, solo nombraré un par de medidas. El curso para docentes, “Innovación en la formación en ciencias de la salud” carácter gratuito era necesario que para enseñar, los docentes conocieran con que instrumentos contarían y los objetivos en el uso de los mismos.

Presionaron hasta hacer renunciar a los docentes pedagogos que llevaban a cargo, dicho curso, los 4 años anteriores, consiguiendo desvirtuar y hacer opcional el curso de Innovación para los docentes. De esta manera, se van incorporando docentes que desconocen las nuevas metodologías aplicadas y los objetivos de las mismas. Dilapidando toda inversión realizada en la formación de docentes que hasta ese momento se había llevado a cabo.
Algo similar ocurre con el curso que complementa el ingreso de estudiantes. Para el ingreso del 2017, el curso de EDUMED, modifica totalmente sus objetivos, centrándose, en diversas clases de bioquímicas y dejando de lado sus propósitos. Cabe destacar que ambos cursos de ingreso, tanto para docentes como para estudiantes, eran actividades que estaban aprobadas y certificadas por la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (CONEAU).

Ante el menoscabo que la carrera iba sufriendo, el nivel de agresiones a los docentes mas identificados con el proyecto, fue aumentando. El año 2016, comienza con varios docentes menos, jubilaron a algunos, pudiéndolos nombrar profesores eméritos, con sobrados motivos curriculares para la mayoría. Diversas presiones y mal tratos, hicieron que otros renunciaran…
A partir de estos hechos, surge lo que al principio de la nota mencionábamos como el segundo plano del conflicto donde trascendía el desencuentro, con las autoridades.

Por todo esto, se genera la creación de un sindicato, Sindicato de Investigadores y Docentes de la Universidad Nacional de La Matanza (Sidunlam) con el objetivo de defender los derechos de los docentes, ante la precarización laboral, ya que al no haber llamados a concurso, los docentes son contratados. Dichos contratos se renuevan cada 4 meses, permitiendo a las autoridades disponer de una modalidad que esta en contra del Convenio Colectivo de Trabajo, para desprenderse de los docentes que no se encolumnen de manera acrítica con lo que el Rector dispone. De esta manera, la coordinadora de la carrera de medicina, realiza listas negras, que eleva para que no se renueven los contratos. Cabe mencionar sobre la existencia de un sindicato “permitido” Adulam, que en ningún momento hizo mención alguna sobre despidos o falta de llamado a concurso.
El último listado de la coordinadora es de 20 docentes, donde incluyó los 14 miembros que conducían al sindicato SIDULAM, que forma parte de la estructura de CONADU.

A partir de esta última determinación, es que el sindicato, llamó a un paro, que incluye la no toma de exámenes, hasta la reincorporación de los 20 compañeros despedidos. Desde ese momento, los pasillos de la UNLaM, se transformaron en un rosario de hostilidades, donde gente de seguridad, anda tomando fotos, ya sean de estudiantes, como de docentes que realicen cualquier actividad en defensa del proyecto que paso a paso, están demoliendo. Docentes que se acercaron a dar informar a un grupo de estudiantes, fueron señalados por personal administrativo del departamento de Salud para que personal de seguridad los sacase de las aulas.

Ante una clase pública que contó con un numeroso acompañamiento de docentes y estudiantes, entre los que llevó su apoyo el Ex ministro de Salud, Dr. Daniel Gollán, no dudaron, en empapelar la universidad e incluso poner pasacalles, en forma anónima, sin firma alguna calumniando con falsas denuncias al Dr. Mario Rovere, quien nunca en su gestión recibió pedido de informe por algún proceder suyo que lo distanciara de su legítimo y ético accionar. Ni siquiera 18 meses después de haber dejado su cargo de Decano Organizador. Olvidan quienes hacen falsas acusaciones que fue vice ministro de salud, ad-honorem, para poder seguir con su cargo en la Universidad.
En momento en que Rovere era agredido, se encontraba en Washington. Era recibido por autoridades de la OPS , organismo que cuando fue consultado por profesionales que estaban diseñando la Carrera de medicina de la Universidad Arturo Jauretche, les aconsejaron seguir el modelo de La Matanza.
La OPS, a través de diversos medios, ha puesto a la carrera de medicina de la UNLaM como modelo de currícula innovada. En esta visita le demostraron, al el ex decano organizador, la inquietud que estaban sintiendo por el curso que la carrera está tomando.

También es de destacar las más de 500 firmas recolectadas por medio de una campaña, realizada por la Asociación Latinoamericana de Medicina Social (ALAMES) de toda la región, incluso alguna de ellas de países europeos. Mientras que a nivel internacional, en el ámbito de salud, se muestra una total preocupación, en la universidad, la coordinadora toma exámenes de materias que no dicta, reemplazando a docentes que están en paro. La ambición produce ceguera, sin lugar a dudas.

­­­

Así, las cosas hasta el momento, el “Camino hacia la excelencia” que marca el logo de la Universidad, se ha visto bloqueado, a menos que la excelencia se refiera al autoritarismo.

Juan Canella
Juan Canella
juancanella@huellas-suburbanas.info