UNA MENOS – UN RECLAMO DE JUSTICIA

Por: Lic. Roberto Coluccio
Gerente de Banco
Ella posee rasgos característicos de los primeros habitantes de su tierra (Jujuy, La Quebrada de Humahuaca y del Altiplano argentino-boliviano). Hija adoptiva de una familia “blanca” de la zona, sufrió la discriminación histórica. Por ser de tez más oscura y por prejuicios, no le permitían ingresar a la pileta de natación en el club donde concurría toda su familia, porque “podría” llegar a tener PIOJOS. Debido al sufrimiento por discriminación, se juramentó, que cuando pudiera, iba a trabajar por la dignidad de su pueblo, de sus iguales. Y lo logró.

Armó con derechos y no con armas de fuego, una organización “LA TUPAC AMARU” que desde los 90, se oponen a las políticas neoliberales. Porque esas políticas los descartan, considerando inviables esos territorios del norte argentino y a sus habitantes, que son personas y compatriotas nuestros. La Túpac dignificó a quienes habitan esas tierras desde siempre, luchando hasta conseguir construir en formato cooperativo: viviendas, centros de salud, centros de recreación con piletas de natación, fábricas, colegios, jardines de infantes, talleres, es decir barrios enteros. Esto transcurrió dentro de un proceso donde otras organizaciones sociales también lograron alcanzar distintos objetivos, en mayor o menor medida, apoyadas por un gobierno inclusivo. Basta nombrar a Barrios de Pie,  a la C.T.E.P. y a las miles de cooperativas organizadas que en todo el país ejecutaron obras públicas o brindaban servicios para el estado nacional, provincial o municipal.

Según el periódico inglés The Guardian: La Túpac Amaru creó fábricas metalúrgicas, de bloques y adoquines, haciendo el proceso de construcción mucho más eficiente. Recibían U$S 23.000 por casa -un 50% menos que el que reciben las constructoras- y construyeron las casas cuatro veces más rápido que el sector privado. Una razón es que ella emplea gente pobre como fuerza de trabajo que deben hacer una casa que luego será su propia casa y se las asignan a la gente necesitada. La vivienda social es comúnmente un propósito de eliminar lo no esencial de manera que el gasto del Estado sea minimizado o que las ganancias privadas sean maximizadas. Pero, cómo definir “lo esencial”. Una pileta de natación es una manera económica de dar a los pobres el sabor del orgullo cívico, de crear una comunidad que experimente placer y no sólo sufra el vivir aglomerada”.

“El logro más notorio de la Túpac Amaru es haber forjado un espacio de territorio independiente del tablero del juego capitalista”.

Esto último es imperdonable, para la clase política jujeña, porque ellos, todos, coparon la otra orilla de la grieta donde la Túpac acampó. Milagro también denunciaba la corrupción y el desmanejo del gobierno provincial anterior, afín al Frente Para La Victoria. Fueron públicas las peleas entre ella y Eduardo Fellner, anterior gobernador de Jujuy. Se dice que este sector casi no reclama la libertad de la líder tupacquera.

Milagro está privada de su libertad desde el 16/1/2016, por supuesta malversación de fondos destinados a la construcción de viviendas. Todos sabemos o podemos deducir que está en la cárcel, porque cambió el modelo económico y social. Ella y su Organización molestan.  Molestan sus denuncias, marchas y especialmente sus reclamos. Su detención es injusta. Tiene más que ver con los “juegos de la política” que con la justicia.

El “Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria de la Organización de las Naciones Unidas”, determinó que hubo un entramado de “acusaciones consecutivas” e inicio de causas judiciales para sostener la privación de libertad de Sala de “manera indefinida en el tiempo”. Y concluyó que se “está vulnerando la independencia judicial”. Además, al analizar las causas judiciales, el Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria concluyó que “no existen elementos legales para justificar su prisión preventiva”. Consideró que no se demostró que exista en este caso riesgo de fuga o de entorpecimiento de la investigación que justifiquen su privación de libertad. (Fuente: Diario La Nación 29/10/2016)

Este organismo de la Organización de las Naciones Unidas determinó que DEBE SER LIBERADA. No hay motivos para que permanezca en la cárcel. Su detención es arbitraria.

Hasta el momento que escribo la presente nota, ni el Gobierno Nacional, ni el Provincial obedecen esta resolución de Naciones Unidas. Organización “supranacional” a la que adherimos en forma plena y que por lo tanto existe obligación de acatar sus resoluciones. Corresponde al gobierno de Mauricio Macri su cumplimiento, y ofrecer también una reparación, según la ONU.

Veremos si podrán seguir sosteniendo la presión interna y ahora la internacional. Y sobre todo SOSTENER LA INJUSTICIA, por mucho tiempo.


Daniel Chaves
Daniel Chaves
dafachaves@gmail.com