Una clara política contra el hambre es central para recuperar la dignidad de las y los bonaerenses

Declaraciones de Carlos Grande – presidente del Partido Solidario (Psol) de la Provincia de Buenos Aires, integrante de Frente de Todos.

La puesta en marcha del plan Argentina contra el Hambre en la provincia con la primera entrega de 124.100 de tarjetas alimentarias en el conurbano es una medida de gran envergadura que se suma a un conjunto de políticas que viene implementando el gobierno bonaerense para atender la emergencia social que enfrenta, luego de 4 años de gestión del gobierno de Cambiemos.

La posibilidad de bien alimentarse no puede ser un privilegio, sino que debe ser reconocido como un derecho universal y por tanto ser garantizado por el Estado. La lucha contra el hambre es una prioridad a atender durante los primeros meses de gestión ya que si no logramos revertir el estado de emergencia en el que se encuentra la provincia en materia alimentaria, no hay forma de que los y las bonaerenses puedan acceder a otros esenciales como el derecho a la salud, la educación, el trabajo.

Nuestra provincia hoy es “tierra arrasada”, consecuencia de las políticas neoliberales desarrolladas durante el gobierno de María Eugenia Vidal. Según el último informe de inseguridad alimentaria del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, 14,5% de los niños y niñas que viven en el conurbano padecieron hambre y el 6% no recibe ningún tipo de asistencia alimentaria.

Este escenario muestra el carácter deficitario de la política alimentaria de la gestión anterior y la necesidad de implementar políticas integrales de mayor escala. El trabajo conjunto entre el Ministerio de Desarrollo social, ANSES, el Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales y el gobierno provincial da cuenta de un cambio de rumbo en la materia.

La Tarjeta alimentAR es la primera etapa de un conjunto de políticas que buscan fortalecer el desarrollo local provincial y con ello, el nacional. El plan cuenta, además, con otros ejes vinculados con la aplicación del programa precios cuidados, el refuerzo de la alimentación escolar, el diseño de una canasta alimentaria saludable a partir del apoyo a la producción y la comercialización de alimentos provenientes de la economía social, el cooperativismo y la agricultura familiar.

Esta nueva política pública, junto con la implementación de la ley de emergencia económica, social, productiva y energética, el reperfilamiento de la deuda provincial y la aplicación de la ley impositiva, a pesar de su regresiva modificación, son un conjunto de instrumentos que tienen como objetivo comenzar a transformar la realidad bonaerense, atendiendo a los sueños y esperanzas de quienes acompañaron con su voto el proyecto de provincia impulsado por el Frente de Todos.

Avatar
Colaboradores diversos Huellas Suburbanas
colaboradores@huellas-suburbanas.info