Un filosofar latinoamericano desde La Cruz del Sur…

Por: Lic. Edith Le Bas

Filósofa y psicoanalista

En uno de mis ensayos filosóficos, utilice una Poética-existencial como modo de escritura.

La cual me permitió, desde ficciones y realidades de época, pensar la historia desde el mito griego de Sísifo.

Psicoanalíticamente, comprender esas pulsiones de muerte, que se repiten como si fueran sueños actuales.

El texto: «América profunda» del filósofo argentino Rodolfo Kusch, me dio permisos para recrear un nosotros geo-cultural y pensarnos, como un estar-siendo un sujeto plural, o sea como un nosotros arraigado en una certeza, que no alcanza jamás una verdad absoluta, pues las interpretaciones son múltiples. Ya que para cada pueblo, citando al filósofo alemán: Friedrich Nietzsche: «lo mismo no es lo igual»… pero otorga sentido.

“Contracanto a la bella eticidad griega”, pensada por Hegel desde “la bella eticidad americana”

Pensada por nosotros,

como una certeza alcanzando su verdad

quebrantada…

La bella eticidad era…

sin Pizarro, matando a Atahualpa

Lo grave era…

el paisaje muerto

los muertos sin nombre

la memoria sin duelos

La bella eticidad era…

la tierra sin fronteras

el espacio abierto

porque había juego.

La gesta cultural

de los pueblos

enraizando poéticas

en el desierto

Lo grave era…

un ejército de buitres

asesinando;

en cada verso un pájaro

La bella eticidad era…

A pesar de trágicos

Y comediantes

Era simplemente

Un gesto sencillo

En la danza y el canto

Mi reverencia al filósofo Carlos Cullen, discípulo de Rodolfo Kusch, por habernos enseñado la: “Fenomenología del Espíritu» de Hegel en tiempos sin Espíritu; desde un pensar Latinoamericano.

Imagen que acompaña: “La captura de Atahualpa” Pintura de Juan Lepiani.

Edith Le Bas
elebas@huellassuburbanas.com.ar