“Si no llegamos a un consenso previo, tenemos que garantizar librar unas PASO constructivas”

Entrevista al Dr. Gabriel Barquero, precandidato a intendente de Morón (PJ)

El Dr. Gabriel Barquero (48 años), dirigente del Partido Justicialista, actualmente se desempeña como asesor del bloque de los intendentes peronistas en la legislatura bonaerense, referenciados con Martín Insaurralde.

Conversamos con él en un emblemático restaurante del corazón céntrico de Morón, donde se generó un rápido y fluido diálogo, que reproducimos a continuación.

 En el año 2007 participaste de la elección a intendente de Morón, logrando una correcta performance en un contexto adverso para el peronismo distrital. Supo quedar instalado tu apellido. Ahora en 2019 volvés con una precandidatura.

Lo del 2007 se dio en un contexto especial, en el que el peronismo de Morón venía de un desencuentro muy grande con la sociedad, creo que más producto de problemas internos que lo que habían sido las gestiones de gobierno. En la última etapa habíamos emprolijado con la aparición de una figura nueva, que era Guillermo Crespo. Morón aún conserva características de pueblo: muchos nos conocemos, somos los mismos actores que participamos en la comisión de padres, en el Club Morón… y eso propicia que en su momento, el vecinalismo, se hiciera muy fuerte acá. En aquella época mi candidatura era más para sostener las banderas de una identidad política, el peronismo, ante algo que el vecino sentía como propio, un partido político vecinal. En aquel contexto de transformación del país, por otro lado, uno debía dejar un poco su “casa” y aportar a esa transformación nacional que fueron los 12 años de Néstor y Cristina. Del mismo modo, hemos convivido en el distrito con Nuevo Encuentro, y muchos compañeros entendimos que había que dejar gobernar, marcando las diferencias. Lo cual fue un error del peronismo, porque dejamos de tener presencia institucional y política en la sociedad de Morón. Eso es lo que muchos compañeros nos proponemos hoy: recuperar la presencia política del peronismo en el distrito.

¿Qué diferencias encontrás, a vuelo de pájaro, entre este Morón y aquel de diez años atrás?

Morón tenía un 53% de cloacas, y hoy está casi en el 92 por ciento. Actualmente tenemos un distrito con casi el 98% de asfalto. Si nos atenemos al discurso del Intendente (Ramiro Tagliaferro), tenemos un distrito que en 2 años va a tener cubierto el agua potable y las cloacas en un 100%.

¿Qué proponés para “este” Morón?

Hay que aportar inteligencia, imaginarse en una ciudad atractiva. La Dirección de Tránsito no existe, el tráfico es un caos. Gobernar un municipio con estas características implica planificar una ciudad, hacerlo más interesante para los comerciantes. Precisamos recuperar la centralidad para el desarrollo de la zona oeste, por infraestructura hospitalaria, universidades, trazados ferroviarios.

¿Qué fallas le señalás a la actual gestión distrital?

 No tienen compromiso de gestión. Al intendente lo conozco de toda la vida, hemos compartido colegio de nuestros hijos, es una persona a la que no le podemos negar que es del distrito y ha tenido participación social en el mismo. Pero por ello mismo me defrauda, porque cuando tiene la posibilidad y el orgullo de gobernar su distrito, lo hace de esta manera. Cuando caminás y charlás con los vecinos y comerciantes ya te transmiten una gran desilusión al respecto. Y es la misma desilusión que como vecinos de Morón, tenemos con María Eugenia Vidal, que en vez de oxigenar a la política, terminó siendo más y peor de lo mismo.

¿Esos deterioros de imagen que señalás, creés que marchan en paralelo?

 Creo que sí, porque la síntesis de Cambiemos la marca su líder cuando dice “tengo el peor trabajo del mundo”. Ellos sienten que están trabajando de intendente, de gobernadora y de presidente. Y la política no puede ser un “trabajo”, es una vocación que tiene sabores y sinsabores. Por ejemplo, yo soy abogado. Quizá si me dedicara a mi profesión de forma privada me iría mejor en lo económico, pero uno siente lo público, es una vocación.

¿Cuáles serían los ejes más urgentes a modificar, o a construir, a nivel territorial? Ya deslizaste la problemática del tránsito…

 Claro, el tránsito es lo que más sufren los moronenses. Después, la recuperación de los espacios públicos. Uno recorre las plazas del distrito y no cumplen su función. Hay que reconocer que una política acertada del gobierno anterior, de Nuevo Encuentro, fue la recuperación de los espacios públicos como eje para desarrollar actividades culturales, de recreación y de contención social. Hoy eso no existe. Hoy esos lugares sirven para que los vecinos traten de paliar su situación económica con ferias comunitarias, trueques… pero hay que recuperar el sentido fundamental de los espacios verdes.

¿Eso vendría articulado con políticas nacionales y provinciales, quizás en términos de seguridad, empleo…?

 Totalmente. No obstante, tenés que entender que cuando gobernás un municipio sos la primera ventanilla. Hacerse cargo del distrito implica hacerse cargo de todo. Controlar la seguridad, la salud y nadie mejor que los intendentes para saber qué les pasa a los vecinos. Morón, por otra parte, está sucio desprolijo; los jóvenes no lo viven ni disfrutan como lo hacíamos nosotros a la edad de ellos, prefieren irse a otra parte. Está muy inseguro… eso es lo que uno vive a diario. Después está la cuestión de la salud pública: Muchos de nuestros amigos van perdiendo sus fuentes de empleo, por lo cual esa parte de la población está abandonando las prepagas, y empiezan a consumir el sistema de salud pública…

… que colapsa totalmente…

Por eso tenemos que darnos una política de atención primaria, que la podemos desarrollar. En Moró contamos con el Hospital Posadas, nacional; el Instituto de Cirugía de Haedo, provincial; el hospital de Morón, y más de 20 salas de atención primaria, ¿Y no se puede hacer una política integral de salud?

Gabriel, se avecinan las elecciones. En Morón, hoy por hoy, el peronismo expone varias precandidaturas. La PASO, ¿Es la herramienta para dirimir esta interna, o deberían hallar consensos previamente?

 Acompaño las manifestaciones de los compañeros cuando dicen “la unidad hasta que duela”. No hay que tenerle miedo a las PASO, que potencia al espacio, sobre todo cuando sos oposición. Pero hay que ser cuidadosos. Hemos tenido una experiencia de PASO en Buenos Aires triste y lamentable, y de la cual los máximos responsables son los cuatro actores que encabezaban las fórmulas para la gobernación. No eximo a ninguno de la responsabilidad por aquel proceso que derivó en unas PASO destructivas. Eso hay que evitarlo. Veo vocación de ordenar desde arriba por parte de Fernando Gray, actual presidente del PJ bonaerense, para hallar el mayor consenso posible. Y si no, hay que ir hacia unas PASO sinceras. Nosotros no podemos caminar el distrito hablando mal de quienes, quizá después de las PASO, sean nuestros compañeros de ruta. Hay que tratar de encontrar las coincidencias y recuperar el protagonismo local. Por lo menos, si no llegamos a un consenso previo, tenemos que garantizar librar unas PASO constructivas.

 Cuando hablás de PASO, ¿Hacés referencia únicamente al peronismo, o incluís a todo el campo nacional y popular?

 Por supuesto, incluyo a todos, incluso en una gran PASO debería incluirse también al Frente Renovador. Tenemos un solo límite, que son conjuntamente Macri, Vidal y Tagliaferro. Trabajo todos los días, con lo poquito que uno puede aportar, para que las PASO incluya a todos y no sólo al amplio mundo del peronismo.

¿Con qué, o desde dónde puede volver a entusiasmar el peronismo de Morón al ciudadano de la zona?

Es tan sencillo como el ir a visitarlos. Uno a veces ve que los compañeros piensan dónde ir, y resuelven por ejemplo, caminar el Parque Industrial La Cantábrica. No. Eso lo hacen todos. Es mejor encontrarte con los laburantes de La Cantábrica pero visitándolos en sus barrios, cara a cara, escuchándolos, que es la mejor forma. Y elaborar en conjunto con ellos nuestras propuestas. Creo que eso es algo que perdió el peronismo, el territorio. Por eso yo trabajo, orgulloso, junto con los intendentes. Al vecino se llega con un abrazo, tomando mate… o bancándose los reproches.

Para ello, ¿Hay que abandonar cierta tendencia al encapsulamiento en las redes sociales…?

 Abandonar ese encapsulamiento, ese microclima que es tan nocivo como lo era 10 años atrás el estar todo el día en el centro de Morón, pensando que el análisis de lo que le pasaba al distrito estaba en una mesa de café. Eso le pasó al peronismo.

En cierto modo, proponés un volver a las fuentes…

 Exacto. Hace dos años hicimos un afiche que decía “Volver a Perón”, y es eso: volver a caminar, a encontrarnos. Prefiero recorrer casa por casa a armar una puesta en escena dentro de una institución, porque sino volvemos al microclima.

Para finalizar, ¿Qué deseás proponerle al vecino en lo inmediato, y qué proyectás hacia un mediano o largo plazo?

Al vecino le pido que vuelva a confiar en los vecinos. Morón tiene que ser dirigido por alguien que tenga puesta la camiseta del distrito, no perdamos la esperanza en eso. A largo plazo quiero volver a sentir el orgullo de vivir en Morón, que mis hijos y nietos vivan y desarrollen sus vidas en esta región, y no como ahora que los pibes tienen que irse a otros lados, por falta de empleo, por inseguridad… necesitamos recuperar una industria adecuada a las necesidades presentes. Disponemos de un gran polo educativo, de un alto nivel de educación en nuestra población. Dos pilares fundamentales que tenemos que potenciar, y no es algo difícil. Sólo hacen falta tener las ganas y la voluntad para lograrlo.

Daniel Chaves
Daniel Chaves
dafachaves@gmail.com