Ruidazo en Haedo y distintas ciudades del municipio de Morón

Cara y ceca de un reclamo impostergable

El primer viernes del año ya dio inicio a lo que promete ser un 2019 desbordado de protesta social por múltiples motivos, que la propia política gubernamental en materia económica, laboral, cultural, o de la Tercera Edad, entre otras variables, fomentará de aquí en adelante.

Vecinos autoconvocados de Haedo ó bien organizados en el colectivo “Pueblada del Oeste” tomaron la iniciativa y realizaron el primer ruidazo del año en la tradicional “Curva de Haedo con la consigna central #NoalTarifazo, que también tuvo considerable desarrollo en numerosos barrios de la Capital Federal y ciudades del conurbano bonaerense.

Alrededor de 500 personas se acercaron para manifestar su repudio al feroz aumento del costo de vida en general que continúa desencadenando el gobierno presidido por Mauricio Macri y coadyuvado por todo el espectro que constituye la alianza Cambiemos: Esto es, además del Pro, la Unión Cívica Radical y la Coalición Cívica (aclaramos por si más adelante algunos se quieren hacer los distraídos).

En un contexto geográfico históricamente poco propenso a esta clase de manifestaciones populares callejeras, y en donde la fuerza gubernamental tanto nacional, provincial como municipal continúan ostentando un alto nivel de apoyo, pareciera que esta demostración, que incluyó una pequeña marcha hasta Rivadavia y Estrada para luego retornar a la estación del FF.CC. Sarmiento, cumplió su cometido. Si bien también urge señalar que se observa una marcada dificultad para incrementar la concurrencia a las mismas desde hace algún tiempo. Muchas veces, con la reiteración de determinadas estrategias de acción callejera, sobreviene el cansancio o la desilusión en muchas personas que concurren en un principio a tales actividades, si es que no se logran sintetizar dichos esfuerzos en un proyecto concreto que aglutine y motive una instancia organizativa superior.

Se gritó y se cantó contra el gobierno, algunos hasta reclamaron la dimisión de Mauricio Macri y compañía… pero fundamentalmente hubo altas coincidencias en exigir que cesen con los tarifazos, que se generen mayores oportunidades laborales y contra la pulverización de la industria nacional, que por estos días expone quiebra sobre quiebra de empresas señeras de distintas ramas de la producción.

“Nos prometieron futuro y nos llevaron al Fondo”, rezaba un volante del colectivo “Vecinxs de Haedo en Acción”. No faltó el reparto de volantes entre automovilistas y colectiveros, muchos de los cuales, se plegaron a la protesta a puro bocinazo.

Por su parte, y consultado al respecto, Diego Di Santi, del Partido Solidario local, sostuvo que “Venimos a acompañar y a ser parte con los vecinos y vecinas del ruidazo en Morón, Haedo y Palomar contra el aumento de tarifas, y estaremos la próxima semana en la convocatoria de los gremios. Es fundamental que tanto Macri como Vidal y Tagliaferro entiendan que el vecino ya no puede más: Los están obligando a decidir entre comer o pagar los impuestos. Así no se puede seguir”.

La contracara del todo que constituimos

 Si no fuese cierto, sería candidato al mejor stand up del año.

Mientras se comenzaba a congregar el vecindario en la Curva de Haedo, en un coqueto restaurante curiosamente ubicado frente a la mencionada, varios parroquianos apuraban una cena o conversaban animados, café tardío mediante. El cronista decidió acercarse para solicitar alguna opinión de la movida que se avecinaba.

Alrededor de una mesa, cinco varones adultos, supongamos de unos 60 a 65 años en promedio, analizaban la lenta conformación de quienes se acercaban para manifestar con cacerolas o diversos elementos generadores de ruido en mano. Escasos metros separaban a unos de otros. Uno de los amigos que ocupaban una mesa en el restaurante, aceptó emitir una opinión para Huellas Suburbanas. La mirada de quien “la sabe lunga”, aparentemente muy entendido en política, bramó para que lo escuchasen todos los allí presentes: “En Argentina lo que faltan son huevos”, mientras por su parte, muy plácidamente degustaba una pizza y varias cervezas, sin sentir en apariencia, el menor dejo de vergüenza personal por el abismo explicitado entre su reclamo y su propia indolencia. Esto también es Haedo…

En lo que concierne al alcance distrital, el “Ruidazo” también se replicó en el centro de El Palomar y en el corazón céntrico de Morón, con una pequeña marcha hasta llegar a plaza San Martín.

Daniel Chaves
Daniel Chaves
dafachaves@gmail.com