Revisionismo nostálgico: Francella, Darín y el cine argentino.

Por: Rocío Rivera
Profesora y estudiante de Artes.
Desde hace ya varios años el actor Ricardo Darín (1957) ha evidenciado tener una presencia destacable en el ámbito cinematográfico tanto argentino como europeo (en especial, en España) protagonizando en los últimos cinco años diez películas, entre las cuales caben destacar El secreto de sus ojos (2009) ganadora del premio Oscar a mejor film extranjero, Carancho (de Pablo Tropero, director ya nombrado en esta columna por ser el creador de El Clan (2015)) y Relatos Salvajes (2014), nominada al mismo premio estadounidense. Cabe destacar que Darín ha ganado en reiteradas veces el premio Cóndor de Plata al mejor actor, ya que estando nominado doce veces, en cinco oportunidades se llevó el reconocimiento.

Si bien Ricardo comenzó su carrera como galancito de televisión (protagonizando en 1987 la telenovela Estrellita Mía, junto a Andrea Del Boca, y dos años después encabezando el elenco de  Rebelde, junto a Grecia Colmenares) con papeles tradicionalmente melodramáticos, simpáticos, entrañables para el público en general, es vox populi que el multifacético actor supo ganar méritos y prestigios embarcándose en personajes complejos, psicológicamente densos, al mismo tiempo que de gran capacidad de identificación para el público en general: como olvidar a Román Maldonado, de Luna de Avellaneda ( 2004) típico argentino de clase media luchando por sobrevivir en la Argentina post crisis 2001, o al denominado Bombita, personaje de Relatos Salvajes (2014), con el que más de uno se habrá sentido identificado o, e imposible no mencionarlo, al picaresco y arrogante Marcos, de Nueve Reinas (2000), que encarna a la perfección la picardía y viveza característica del argentino). De este modo Darín se presenta como un exponente claro de la creciente industria cinematográfica argentina, impregnando de su característica vocación e interpretación actoral cada uno de los personajes que le tocan encarnar y asegurando el sello argentino, de los films que desde esta punta del mundo se exportan a todo el planeta.
De forma similar pero instalándose como fenómeno más reciente, se presenta el caso de Guillermo Francella, reconocido actor cómico argentino, en especial por protagonizar programas televisivos de humor, con sketch cómicos y chistes fáciles (La familia Benvenuto (1991-1995), Poné a Francella (2001-2002), Casado con Hijos (2005-2006, adaptación de una comedia estadounidense) o telenovelas familiares como Naranja y Media (1997). Del mismo modo supo protagonizar films de entretenimiento familiar como Un argentino en Nueva York (1998) o Mi papá es un ídolo (2000). Hasta este momento Francella se presenta como un representante de la vertiente humorística iniciada por Sandrini, profundizada por Olmedo y luego continuada por él. Pero no fue hasta la película El Secreto de sus ojos, mencionado anteriormente ya que está protagonizada también por Ricardo Darín, que el despliegue actoral de Francella  se hizo esperar. Encarnando en este film un papel absolutamente ajeno a la estética a la que nos tenía acostumbrados, el ex Pepe Argento, se metió de lleno en un papel muchas más serio, oscuro, complejo desde lo corporal y lo psicológico, que dejo a más de uno con la boca abierta. Desde esta ruptura que El secreto de sus ojos supo dar a su carrera, la misma tomó otro giro, el actor se ha abocado absolutamente a la realización de películas o de unitarios televisivos de calidad (El hombre de tu vida (2011-2012), dirigido por Juan José Campanela) y permitiéndose experimentar en papeles que van desde la comedia (como Corazón de León, 2013) hasta dramas psicológicamente siniestros (como El Clan, 2015) dejando apreciar su gran repertorio y las grandes posibilidades de interpretación que hasta el 2009 no habíamos podido contemplar. Consecuencia de esto es que Francella desde el 2009 hasta la fecha ha protagonizado siete películas (prácticamente una por año, un número más que representativo frente a las 24 (solo) películas protagonizadas en 36 años de carrera, anteriores al 2009).

Buenos actores, interesantes interpretaciones, películas para todos los gustos. Actualmente a Francella se lo puede apreciar en su último trabajo El Clan, en cartelera aún en algunos cines y a Darín en Mi amigo Truman, recientemente estrenada y disponible en cines de todo el país.  Es hermoso poder compartir y disfrutar de esta época de auge y florecimiento del cine nacional, popular y de exportación.


Avatar