REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA. LA COMUNICACIÓN POPULAR COMO POLÍTICA DE ESTADO

Desde Venezuela y vía las redes sociales están llegando una innumerable cantidad de contenidos sobre los derechos de este país en la disputa con Guyana por el Esequibo.
Sin adentrarnos en las consideraciones legales e históricas que avalan los reclamos y posición del gobierno que preside Nicolás Maduro, es válido resaltar dos elementos principales.

a- El conjunto de las organizaciones, partidos y comunicadores han tomado esta cuestión como una causa nacional.
b- Es evidente el rol de Estados Unidos y de sus intereses petroleros en la zona, intentando generar un escenario bélico, que más temprano que tarde pudiera justificar una intervención militar. Las actitudes del primer mandatario de Guyana no hacen más que avalar esta definición que expresamos. El intento de otorgar autorización para exploración y posterior explotación del crudo en determinadas zonas marítimas que están en controversia e inclusive en territorio soberano de Venezuela fue un detonante en la coyuntura.

Es importante indicar que los materiales difundidos plantean un escenario donde la situación tiene un antes (referencias históricas, legales, acciones), un durante y prefiguran los futuros posibles. Causas y consecuencias para entender y poder transmitir las particularidades pero también la esencia de la situación planteada.
Sin embargo, se debe precisar un acontecimiento que presupone un salto cualitativo en esa estrategia y lo constituyó el lanzamiento por parte del propio gobierno bolivariano, de la campaña nacional por el Referéndum sobre la temática en cuestión.
En este sentido, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, invitó a los ciudadanos a difundir por «todos los rincones» del país las cinco preguntas incluidas en la consulta no vinculante del próximo 3 de diciembre «Vamos a difundirlas en todos los rincones de la patria, en las escuelas, liceos y universidades, a través de medios, redes y paredes», escribió el jefe de Estado en la red social X (antes Twitter) e instó a los más de 20 millones de electores habilitados para participar en el referendo a «votar cinco veces sí».
Los ciudadanos responderán –entonces- si están de acuerdo o no con la creación de una región llamada Guayana Esequiba que sea incorporada «en el mapa del territorio venezolano», y se desarrolle, en ese territorio en disputa, un «plan acelerado para la atención integral a la población actual y futura», que incluya «el otorgamiento de la ciudadanía» y de la documentación. Otro item tiene el objetivo de conocer si los venezolanos están a favor o no de «oponerse, por todos los medios», a la «pretensión de Guyana de disponer unilateralmente de un mar pendiente por delimitar». Asimismo, los electores serán consultados sobre si respaldan la «posición histórica de Venezuela de no reconocer la jurisdicción» de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para «resolver la controversia territorial y también si se reconoce el Acuerdo de Ginebra de 1966 como el único instrumento jurídico válido para alcanzar una solución práctica entre ambas naciones, y el rechazo al Laudo arbitral de París de 1899. Preguntas que interpelan y obligan necesariamente a lxs comunicadores a investigar, profundizar análisis y sus propias producciones.
Maduro a su vez, aprobó la creación de una comisión especial de historiadores, cineastas y escritores “que recojan el testimonio y lo conviertan en piezas películas, documentales y contenidos para las redes sociales”.
Lo importante a resaltar fue que el 6 de noviembre dicha campaña arrancó oficialmente con movilizaciones a lo largo del país y prácticamente en todas las ciudades. Es decir, una política de Estado que reivindica, -como bien manifestara el propio Maduro-, la consigna de que la comunicación popular se expresa en medios, redes, calles y paredes; planteando así un modelo y formatos que tienen su punto de partida con un pueblo en la calle. Con miles de ciudadanos y ciudadanas ocupando espacios públicos y avenidas. La comunicación constitutiva de la política, y no una mera herramienta de prensa o pensada sólo para militar en las redes.
El respeto a la integridad de un país y el concepto de Paz tienen aquí un marco político-ideológico claro y no resultan meras palabras sin sentido, que deben adornarse con frases hechas.
Desde la Red de Comunicadores del MERCOSUR recomendamos seguir atentamente esta experiencia, compartir materiales, avanzar en reportajes, generar contenidos que permitan potenciar y retransmitir este hecho político que trasciende, indudablemente, la realidad de dos países para impactar en el conjunto de la América Latina y del Caribe profundo.

RED DE COMUNICADORES DEL MERCOSUR
Patria Grande, 9 de Noviembre de 2023.-

Carlos Borgna
carlos.borgna@huellas-suburbanas.info