RAMÓN CARRILLO, UN HÉROE NACIONAL Y LATINOAMERICANO

Por: Dr. Jorge Rachid

¿Por qué se lo ataca a un personaje único de la historia sanitaria de nuestro país y de América latina, que introdujo la Medicina Social en la región, dando una respuesta sanitaria a los países hermanos y a todos los argentinos sin distinción de credos o nacionalidades?

Se lo ataca por peronista, por ser parte inescindible del Pensamiento Nacional, por haber contribuido a cambiar los paradigmas materialistas de la salud por el Derecho Humano a la misma, por haber introducido la Higiene y Seguridad en el Trabajo para protección de los trabajadores, por haber propiciado la Producción Pública de Medicamentos, por haber disertado sobre la Guerra Psicológica en la Escuela Superior de Guerra que marca línea hasta la guerra de quinta generación hoy.

A lo mejor se lo ataca por haber sido perseguido por la Revolución Fusiladora, que le embargó sus bienes, un departamento y un coche, pero de todos modos él siguió atendiendo a niños pobres en Belém Do Pará, Brasil, muriendo a los 50 años de hipertensión arterial.

Pero el Centro Simón Wiesenthal que lo ataca no es más que un estandarte de una lucha histórica, que conocemos los peronistas contra el genocidio, ya que lo hemos padecido, en manos de los mismos, que ese Centro hoy apoya, como es el estado terrorista de Israel en su ingeniería étnica sobre el pueblo Palestino. Y ahora ataca al gobierno peronista, hoy de la mano de la DAIA y la AMIA, es decir, los mismos que impidieron el juicio por encubrimiento a Beraja, Mullen y Barbaccia, por acción de la CIA y la MOSSAD. Nosotros los peronistas los enfrentamos con Verdad, Memoria y Justicia, sin venganzas, de la mano de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, en un canto a la vida, sin sembrar odios y rencores, y mucho menos siendo palancas de ataques políticos a figuras emblemáticas de nuestra historia.

Carrillo era negro. Nacido en Añatuya, Santiago del Estero, criado junto a Homero Manzi, partícipe de aquella FORJA de Jauretche, D´Alessandro y Scalabrini Ortiz entre otros, que desde el radicalismo apoyaron la neutralidad de Yrigoyen y Perón, y terminaron adhiriendo a la experiencia popular del peronismo.

Ese Carrillo, que estaba para premio Nobel de Medicina, después de haberse recibido con medalla de oro y ser becado a Alemania, Hamburgo en 1930, de la cual volvió cuatro años después, viviendo en ese tiempo la política que nacía del nacionalsocialismo hitleriano. Si eso lo convierte en nazi, todos los descendientes de alemanes, judíos y no judíos de nuestro país, que vivieron esos años allá, son nazis, incluso los gauchos judíos entrerrianos que escaparon y fueron acogidos con amor por nuestro país.

Los que querían ir a la “guerra intercapitalista”, siempre atacaron a Perón y a Yrigoyen por su neutralismo. Carrillo era una figura imprescindible de Perón y Evita, al atacarlo a él, el Centro que lejos está de su tarea habitual, es usado para atacar al gobierno de Alberto Fernández y Cristina Fernández, por la cuarentena, para derribarla en función de sus objetivos dobles: volver al sistema de ganancias y, al mismo tiempo, deteriorar una medida de gobierno, que lo ha fortalecido a niveles sorprendentes y que ha permitido salvar miles de vidas en nuestro país.

Al apuntar a Carrillo, el Centro y la DAIA, flaco favor le hacen a la comunidad religiosa judía de nuestro país que nada tiene que ver con el terrorismo de estado israelí, ni con las operaciones políticas de la Mossad en América Latina y numerosos miles de cuyos miembros de la colectividad militan en el campo nacional y popular con nuestra misma mirada internacional.

Carrillo no podrá ser mellado en su estatura única, porque ya trasciende la historia como ícono y referente insustituible de la salud pública argentina y mundial.

PRIMERO LA PATRIA

www.lapatriaestaprimero.org

Daniel Chaves
Daniel Chaves
dafachaves@gmail.com