¿Qué es el peronismo?

Tal vez sea una pregunta sin respuesta, es más, su apertura a varias opiniones hace de este interrogante algo muy potente. Es una pregunta que lleva, a mí y a tantxs otrxs, a una reflexión profunda y responsable. Aquí no se puede decir cualquier cosa. Aquí se intentará dar algunos criterios generales, muy lejos de acabar el tema pero con la convicción de que en esta pregunta se desarrolla un problema central en el pensamiento peronista.

Por otro lado, entendemos de lo que la gestión y la administración del Estado conlleva. O por lo menos entendemos lo básico: Alberto Fernández difícilmente haya tenido mucho tiempo para exponer ante Angela Merkel este intrincado espacio teórico-político de la historia nacional. Queremos ocupar ese hueco, humildemente.

Elegiré a John William Cooke por varios motivos: porque conozco su obra, a la cual recurro frecuentemente; porque ha sido un militante todo terreno; y también porque fue un compañero que pensó la política y pensó al peronismo. La elección es arbitraria, por un lado, pero por otro lado se nos impone ya que Cooke fue quien más polemizo sobre que es el peronismo con Juan Domingo Perón. Comencemos.

Hay algunas opiniones de Cooke que son muy conocidas. Alguna de ellas tomadas directamente de Evita, como por ejemplo “el peronismo será revolucionario o no será”. Pero hay unas cuantas más que intentaremos unir para llegar al final de la nota a alguna conclusión (inconclusa). Empiezo con una que es excelente para polemizar: “No somos izquierdistas “a outrance” porque el izquierdismo lleva también a algunos excesos en el poder. Somos izquierdistas en un sentido claro, lógico y que es común acá, por encima de todas las teorías políticas: el de un mayor avance en el sentido de las reconquistas de la igualdad social.”

 Aquí tenemos una primera aproximación al pensamiento de Cooke y de qué forma se va inscribiendo en la conciencia nacional el concepto de izquierda. Hay cuestiones que me gustaría problematizar aquí con respecto al devenir nacional. Es claro que lo que más presente se nos hace en política es la historia. Es decir, podemos leer con el diario del lunes. ¿Por qué no? ¿Qué tendría de ilógico ver como llegamos al peronismo del 2020 a través de esta descripción ideológica del peronismo? Cae de maduro que la izquierda de la que habla Cooke, es la misma izquierda que cae con el Muro de Berlín. Ojo, no es fácil el camino que estamos caminando, pero no por eso deja de ser interesante. No hay espacio aquí para desarrollar este tema pero Cooke no habla de la izquierda de los setenta. Muy lejos de eso. Estoy convencido de que hubiera sido un crítico de Montonero, aunque muchxs se desilusionen, yo lo veo así. Algún día lo desarrollare. Pero Cooke es peronista que lee a Lenin y a Marx. Es un cultivador de la organización estatal y obrera. Ve, el Bebe, en el término izquierda un sentido a la lucha (igualdad social) pero también como formación de la conciencia nacional. Cooke no cree que la Argentina sea reaccionaria o fascista, que sea de derecha o ultranacionalista. Él ve que el Pueblo Argentino expresa sus reivindicaciones en forma popular, mirando las montañas y compartiendo el asado. Ve una izquierda más similar al gaucho y al obrero explotado, pero también al espíritu de Evita, inclaudicable ante el marginado y olvidado.

Otro punto es que para Cooke lxs olvidadxs son el componente sustancial de la Liberación Nacional. ¿Por qué? Porque él ve, como lo vio Mariano Moreno, que la Revolución necesita una clase dirigente que la burguesía no cumple. Es decir, lo que en Europa fueron las clases burguesas progresistas quienes impulsaron el desarrollo, en Argentina ese papel lo deberían cumplir los obreros. No tengo la cita textual que no encontré, pero alguna vez dijo que la clase obrera es la reserva moral de la nación. Y quiero continuar con esto: retomando lo que dije de que porque no hablar con el diario del lunes, ¿no son las mujeres organizadas la reserva moral de la Nación, hoy 2020? ¿No serán también los organismos de derechos humanos el verdadero sentido ético del Pueblo Argentino? Solo preguntas…

Toca ahora dejar unas palabras para pelearnos con Cooke. Él tenía en claro que la indefinición ideología de Perón realizaba una mala pasada a los Pueblos de América Latina, por el hecho de que al estar exiliado en España de Franco y no en la Cuba de Fidel, su posición no era clara. ¡Vaya que tenía razón! ¿Como podía estar hablando bien de Mao y de Fidel, proponiendo una guerrilla en la Argentina y al mismo tiempo, estar radicado en Madrid? Aunque no es el punto. El punto es la indefinición a la cual Cooke aborrecía. ¿Pero no será esta indefinición el punto culmine de la conciencia nacional? ¿No será este amplio sentido frentista y colectivo el que dota al peronismo de su fuerza? ¿No será, entonces, el peronismo una ideología transideológica, es decir, trascendental a muchos sectores?

Por otro lado, para cerrar esta propuesta inacabada, hay un hecho que resulta peculiarmente importante resaltar, a la luz de los sucesos de los setenta a hoy. La muerte de Perón. Me pregunto como se inscribe esta verdad (que es la única realidad) en nuestra conciencia de peronistas. Esta indefinición ideológica, le doy la razón a Cooke aunque no el mismo alcance, hace morir a la misma muerte de Perón. Me hace pensar que algunxs peronistas, quienes fueron responsables de continuar con el modelo económico de la dictadura genocida, ante este hecho fueron muy picaros: todo vale. Nada cuenta más que el apoyo internacional y los autos lujosos. Este pensamiento no está acabado. Tal vez haya que volver a matar a Perón para que se den cuenta de que su indefinición ideológica nunca es para convertirnos a la derecha. La indefinición política e ideológica solo sirve para que el Pueblo viva bien. No hay otro motivo.

¿Cómo matamos a Perón nuevamente? Hablando con palabras de Cooke: ¿Qué somos, desde el punto de vista de nuestra orientación? Lo único que es posible: un partido de izquierda. Los que dicen que eso de izquierdas y derechas no tienen razón de ser es porque son reaccionarios; para el resto de la gente, la palabra izquierda tiene un significado muy claro, y doblemente claro en Argentina, donde la izquierda fue cipaya, es decir, no fue de izquierda, pero ya la confusión se desvaneció.

Mauri Delpir
Mauri Delpir
Mauri.Delpir@huellas-suburbanas.info