“No se puede pensar en una Argentina en desarrollo sin el ferrocarril acompañando ese proceso”

Reportaje a Roberto Rocha, gerente General del FF.CC. Sarmiento

Compartimos el reportaje a Roberto Rocha, gerente General del ferrocarril Sarmiento, que días atrás realizó el periodista Manuel Garrido tanto para radio como para esta publicación en cuestión.

Rocha, otrora concejal de Ituzaingó, viene de recuperarse de graves dolencias de salud, y ya de nuevo al frente del importante rol que ocupa, explicó diversos aspectos que hacen a la actualidad del sistema de transporte público de pasajeros y cargas, históricamente más eficiente, económico e incluso ecológico: el tren.

Roberto, tenemos un montón de temas para conversar. Nada menos que con la función que tiene usted, hoy en día, en el ferrocarril Sarmiento, y en este marco de emergencia sanitaria.

Sí, tal como vos decís, asumimos la presidencia de Trenes Argentinos con Martín Marinucci, y a mí me han distinguido con la gerencia del ferrocarril Sarmiento. La verdad es que me honran con esto, y llegó en un momento muy oportuno. La pandemia complicó todos los planes. El Sarmiento tiene aproximadamente 3400 empleados, y tuve que darles licencia, por los decretos presidenciales a raíz de la pandemia, a aquellos trabajadores mayores de 60 años, mujeres con hijos menores de 12 años, o personas con enfermedades preexistentes, con lo cual asciende a casi un 50% del total del personal que he tenido que dar de baja. Nos quedamos con una dotación mínima. Tuvimos que suspender algunos días la circulación de trenes a raíz del incremento de contagios, en particular entre personal encargado del control de tráfico de los trenes, cosa que nos afectó muchísimo, pero no nos quedó otra alternativa.

Con respecto a los problemas que hubo con el personal de señalamiento, nosotros hablamos con algunos de ellos, y nos comentaron que muchos son personal jerárquico – técnico, y ante esa ola de contagios, resultaba muy difícil reemplazarlos…

Te doy otro ejemplo: podemos tener muchos pilotos y azafatas, pero si no tenés personal del control aéreo en la torre, no hay vuelos. Sucede lo mismo para los ferrocarriles. El personal del control de trenes, por lo general, está constituido por personas grandes. Por lo cual ya tenía muchos licenciados por ser mayores de 60 años, y encima nos agarró la pandemia. No tienen contacto con los pasajeros, pero evidentemente vino alguien al edificio con el virus… los habíamos dividido en 3 turnos, y se me contagiaron en dos de los mismos. Fueron días muy complicados, pero con ayuda de otros trabajadores, lo sacamos adelante.

¿Cómo encontraron ustedes a la línea Sarmiento? Porque a pesar de la pandemia, han seguido trabajando y además firmaron un convenio con la empresa SRRS para asistencia técnica y provisión de repuestos. ¿Cómo encontraron esos aspectos de la línea?

En 2019 se tendrían que haber comprado a China, para todas las líneas ferroviarias, algo así como 50 millones de dólares en repuestos. La gestión anterior no los compró, y la verdad es que eso nos dejó semidesnudos, porque al no haber repuesterío, cualquier inconveniente con los coches de las formaciones chinas podía paralizarlas. Desde SOFSE y el presidente de Trenes, Martín Marinucci, junto al ministro de Transporte, Mario Meoni, conjuntamente con la empresa china firmaron un convenio por 70 millones de dólares, de modo tal que nosotros empezaremos a pagar recién a partir del 3er año. Nos van a facilitar repuestos, a través de un autocrédito que ellos consiguen del gobierno chino.

Hay un proyecto para ampliar los ramales ferroviarios que sería importante para recuperar pueblos y sumar fuentes de trabajo, ¿Cómo está la ampliación de ramales, tendido de vías, en el Sarmiento?

Te cuento. Hoy tenemos un tren de larga distancia, que va los viernes y vuelve los domingos, hasta la ciudad de Bragado. En el mes de marzo, antes de que empezara la pandemia, hicimos una prueba hasta la estación Carlos Casares. Hicimos un recorrido, fuimos a ver el estado de abandono de las estaciones y el tendido de vías, señalamientos, barreras. Y después, en plena pandemia, durante el mes de junio hicimos un recorrido hasta Pehuajó. Días atrás estuvimos proyectando el presupuesto para el año entrante, con la intención de hacer los arreglos pertinentes. Y si Dios quiere y todo nos acompaña, en algún momento del año próximo podamos estar corriendo con los trenes hasta Carlos Casares, y quién sabe si hacia finales de 2021, llegar hasta Pehuajó.

¿Hay algún proyecto para los trenes de carga?

Existe Trenes Argentinos Cargas. Esa división está haciendo un trabajo muy bueno, y ha aumentado su transporte de mercadería en más de un 20 por ciento en lo que va del año, con respecto al 2019. Hay muchas vías de carga que están concesionadas. Hay grupos económicos muy importantes, como Techint, que tiene un tren de carga para sus transportes. Y nosotros estamos esperando a que se venzan esas concesiones para revisar todos esos contratos, y ver qué podemos tomar como administración del Estado. El tren de carga del Sarmiento pasa en horas de la madrugada. La aspiración de Trenes Argentinos es lograr la mayor cantidad de transporte de cargas por ferrocarril, primero porque abarata costos, segundo, no rompe los caminos. Y tercero, no se puede pensar en una Argentina en desarrollo sin el ferrocarril acompañando ese proceso. Si hoy quisiéramos duplicar la cantidad de hectáreas sembradas, no podríamos hacerlo, porque no habría forma terrestre suficiente para transportar tanta carga. Tenemos que poner en óptimas condiciones al sistema ferroviario de cargas, y con ello empezar a ver cómo desarrollamos distintas regiones del país.

En todo el mundo el ferrocarril es fundamental. Lamentablemente nosotros lo tuvimos en una época; por cuestiones que no vienen al caso, se fueron deteriorando, y ustedes tienen la tarea de volverlos a poner en funcionamiento.

Ya vamos a presentar ante la Comisión de Transporte de la Cámara de Diputados la Emergencia Ferroviaria. Queremos presentar una emergencia ferroviaria a nivel nacional. Para dar una idea: durante los 4 años de la gestión anterior, no se compró un solo coche para la línea Sarmiento. La última compra data del año 2013, cuando Florencio Randazzo era el ministro de Transporte. A partir de ahora, y en base al convenio firmado y que te mencioné al inicio, vamos a intentar renovar toda la repuestería de los trenes para que puedan andar muy bien y de manera segura.

¿Sigue vigente el plan de renovación de estaciones?

Si, por supuesto. Los vecinos de Ituzaingó se deben acordar que se habían colocado andenes provisorios entre los años 2015, inicios de 2016… pero llegó la administración de (Guillermo) Dietrich, y lo primero que hizo fue levantar esos andenes provisorios, y dejaron a los vecinos de Ituzaingó con la ilusión truncada, con respecto a ver reformada su estación. En Floresta sucedió exactamente lo mismo. Ni bien llegamos a la administración, una de las cosas que me propuse fue reflotar ese viejo proyecto, y en medio de la pandemia logramos reactivarlo. Se lo presentamos al intendente de Ituzaingó y a su equipo, para que presenten ideas. Y si todo marcha como esperamos, antes de fin de año vamos a estar licitando la nueva estación de Ituzaingó. Y también vamos a anunciar para principios del año que viene algunas obras de infraestructura, como son algunos pasos bajo a nivel en varios distritos del conurbano, y seguramente algunos puentes. Se vienen años de obras intensas con respecto a los ferrocarriles y sus respectivas estaciones.

Manuel Garrido
Manuel Garrido
manuel.garrido@huellas-suburbanas.info