NO SE EQUIVOCARON, ES PARTE DEL PLAN

Lunes, primer día de septiembre de 2019. Desde las PASO, me pasa esto: observo con esperanza un país que podría renacer, ¡pero falta tanto! Los que lo están rompiendo desde hace casi cuatro años, van a concluir su “tarea”, eso duele mucho. Mucha gente sufre. El hambre mata y la falta de medicamentos también. Las oportunidades de una vida mejor son para unos pocos. La pobreza crece con cada devaluación infringida, como un castigo, al pueblo.

El instrumento para fomentar el crecimiento del país no está siendo utilizado con esos fines. Se usa hace casi cuatro años, casi exclusivamente para la campaña permanente del partido gobernante. Me refiero a La Banca Pública.

En este caso voy a tomar como referencia las políticas que aplicaron, para apropiarse de los muchos recursos que el BANCO DE LA NACION ARGENTINA (BNA) tenía para apoyar a las Pymes, a las industrias nacionales, al agro y a las familias. O sea para fomentar el desarrollo de la economía nacional, que es el objetivo y razón de la existencia de la citada entidad bancaria.

 ¿Cómo intentan “voltear” a nuestro Banco Público Nacional desde un Gobierno que detesta la cosa pública?

Primero le sacaron 20.000 millones de pesos del capital social de la entidad y los enviaron al Tesoro para financiar el presupuesto 2018. ¿Se entiende? Financiaron los gastos del Estado Nacional con fondos del Banco Nación. El Presidente del BNA en aquel momento era Carlos Melconian, quien se opuso a ese “saqueo”. Salió eyectado de su sillón. Para el presupuesto del 2019, hicieron lo mismo. Ese año le sacaron 15.000 millones de pesos de sus utilidades. El actual presidente, Javier González Fraga, no se opuso. Aún permanece en el cargo.

Adicionalmente a esta última quita de ganancias, en febrero de 2019 lo obligan a comprar Bonos del Tesoro Nacional por 40.000 millones para pagar intereses de la deuda. Bonos que ahora son parte del reperfilamiento de la deuda anunciado, recientemente, por Hernán Lacunza.

Estas tres “maniobras” produjeron, en el Nación, una merma considerable en la capacidad de prestar, a tasas adecuadas para cumplir con sus objetivos. Sumado a un aumento del encaje dispuesto por el BCRA le “produjeron” al BNA un “stress de liquidez”. El BCRA estuvo a punto de intervenir a la entidad crediticia más grande del país. Para “tapar” ese bochorno político, en marzo de 2019 se dispuso que el ANSES le otorgue al BNA un préstamo de 5.000 millones de pesos.

Por otra parte la entidad también está “despojada” de clientela selecta. Los empleados de la AFIP, otro organismo del Estado que cobraba sus haberes en el Nación, fueron transferidos a un banco privado internacional. Consecuencia: Menos cajas de ahorro, menos tarjetas de crédito, menos créditos personales, para el BANCO DE LA NACION ARGENTINA. Por consiguiente, menos utilidades. ¿Por qué esta entrega a la banca privada por parte de los funcionarios de la AFIP? La respuesta está en el título de esta nota.

Por último, otro cuchillazo al corazón de “nuestro banco nacional”. Los bancos pueden utilizar un porcentaje de los depósitos de los clientes para dar préstamos. Otras partes son encajes, dineros que los bancos que no pueden prestar. El costo del dinero para una entidad financiera corresponde a los intereses que debe pagar a los dueños de los depósitos. Muchos depósitos del BNA son oficiales, cuentas del propio Estado y de sus organismos. Históricamente, por esos depósitos en cuentas corrientes, el Nación no pagaba intereses, y por ello podía prestar a tasas más bajas. El Gobierno neoliberal macrista, le empezó a imponer a su propia entidad financiera, que debía abonarle intereses por esos depósitos a la vista, encareciendo los créditos a todos los sectores que “supuestamente” el BNA debe fomentar.  Este daño causado a toda la economía, es parte del mismo ajuste general que impusieron al país.

Recientemente, durante agosto del presente año, la Asociación del Personal Jerárquico de Bancos Nacionales, denunció que las pérdidas generadas en el segundo trimestre de este año, obedecen a las políticas implementadas por el Presidente de la entidad, el ya citado, González Fraga y el Directorio del Banco. No deben culpar a los empleados y funcionarios, como intentaron difundirlo desde algunos medios de prensa.

La Asociación Bancaria también ha efectuado diversas campañas con el lema YO DEFIENDO AL NACION. Banco en el cual trabajó el Secretario General del citado sindicato, el reconocido dirigente Sergio Palazzo.

Todo pareciera hecho a propósito. SI. TIENEN EL OBJETIVO DE DESHACERSE DE LA BANCA PÚBLICA. Esperemos que el tiempo no les alcance y/o que la sociedad reaccione.

Fuente: OBP – Observatorio de la Banca Pública.

Roberto Coluccio
Roberto Coluccio
roberto@huellas-suburbanas.info