No negociar bajo extorsión

Los magros salarios de las policías provinciales y las precarias condiciones de trabajo con las que desempeñan sus funciones, sumado a la falta de una estructura que organice sus demandas de manera democrática, sirvieron en la mayoría de los casos para relativizar la gravedad institucional en la que, con su accionar, sometieron al país.
Ninguna de las razones antes expuestas pueden ser consideradas atenuantes para que, de manera abroquelada y firme, no haya existido hasta hoy un claro pronunciamiento de repudio por parte de los principales referentes políticos que hasta hace poco más de un mes aparecían diariamente en los medios de comunicación anunciando en sus campañas electorales, en spots televisivos o en entrevistas en medios amigos, que la inseguridad se inscribía como la mayor preocupación.

¿Se puede admitir la existencia de un reclamo salarial a cualquier precio? Si nos pensamos desde la vieja prédica del “Primero la Patria, después el Movimiento y por último los hombres”, está claro que NO. 
cuenta
cuenta
arieljlira@gmail.com