MUNDO LABORAL: ¿SUSTITUCION DE HOMBRES Y MUJERES POR ROBOTS?

En casi todo el mundo laboral se debate sobre la sustitución del trabajo humano ante el desarrollo de nuevas tecnologías Los trabajadores avizoran la amenaza de desaparición que pesa sobre muchos puestos de trabajo. Por ejemplo, los vehículos son cada vez más autónomos, seguros y eficientes y puede que en poco tiempo, el puesto de chofer de camión, de auto o de ómnibus, desaparezca. Estos trabajos requieren de una escasa calificación laboral.

Asimismo corresponde decir que en todo el planeta las personas encuentran nuevas oportunidades de trabajo en nuevos puestos que la tecnología también crea. Por ejemplo en el desarrollo de nuevos productos que salen al mercado y en el armado de los mismos. Resulta risueño, para gran parte de los argentinos, introducir el puesto de Piloto de Drone, por la circunstancia y la oportunidad en la que diera este ejemplo el actual senador Esteban Bullrich. Conviene aclarar que estos nuevos puestos requieren de una mayor calificación.

Algunos especialistas “tiran la pelota” hacia adelante, poniendo como ejemplo la otra gran transformación, similar a esta, que sufriera históricamente el mundo del trabajo, como la Revolución Industrial, con la aparición de la máquina de vapor. “Hay que intentar aprender de la historia. Observe lo que ocurrió con las tres primeras revoluciones industriales: después de un período de turbulencias y ajustes, salimos de ellas mejor de lo que comenzamos, con más trabajos, de mejor calidad y con mejor calidad de vida”  dijo Guy Ryder Director general de la Organización Internacional del Trabajo. (Euronews 16/01/2018).

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha creado una comisión sobre el futuro del trabajo a nivel mundial, la cual ha puesto especial énfasis en evaluar el desarrollo del mismo, especialmente en lo referido a inteligencia artificial.

Avanzamos hacia la robotización del trabajo: existen empresas en todo el mundo que están desarrollando “trabajadores” robots para que realicen labores manuales tediosas y repetitivas. También se están desarrollando sensores, que hacen el trabajo de la vista humana por ejemplo, para que los robots reconozcan tamaños, colores y peso de distintos elementos a los fines de poder combinarlos, transportarlos y articularlos con otros. Este desarrollo de la inteligencia artificial permitirá que trabajadores humanos de muchas áreas industriales y de servicios sean sustituidos por máquinas.

Denis Loctier de Euronews, le pregunta a Guy Ryder, Director de la OIT: Acabamos de ver algunos ejemplos de cómo la tecnología puede incrementar la eficiencia en las empresas. Pero, ¿comprendemos todo su alcance? Para decirlo sin rodeos, ¿hay máquinas que están a punto de quitarnos nuestros empleos?

-No, no creo que estén a punto de tomar nuestros puestos de trabajo pero como bien se ha visto en los reportajes, la aplicación de las nuevas tecnologías puede generar empleo, pero también puede reemplazar a los seres humanos. Debemos enfrentarnos a esa doble realidad al tiempo que asumimos la denominada: cuarta revolución industrial. Hay que intentar aprender de la historia. Observe lo que ocurrió con las tres primeras revoluciones industriales: después de un período de turbulencias y ajustes, salimos de ellas mejor de lo que comenzamos, con más trabajos, de mejor calidad y con mayor calidad de vida.

Hemos visto informes que dicen que la mitad, o incluso más de la mitad de los trabajos existentes en los países industriales podrían ser reemplazados por robots. Ese “podrían ser”, no significa forzosamente que vayan a serlo. Porque hay muchos factores que limitan ese efecto de reemplazo: uno es la disponibilidad de tecnología y capital y el otro es puramente económico.

Creo que la tecnología debe aplicarse de tal forma que nos ayude a alcanzar los objetivos sociales. Y no al revés: nuestras metas sociales no deben ajustarse a las aplicaciones tecnológicas.

Pero, ¿Quién se apropiará de las ganancias que generará el trabajo de los robots? ¿Qué beneficio aportaran las nuevas tecnologías a la sociedad toda?

En principio podríamos decir que aquellos que se apoderen de estas nuevas tecnologías serán los que ganen esta nueva batalla que el desarrollo capitalista propone. Como siempre dependerá en todos los casos de la existencia de un estado fuerte y soberano que regule y se apropie de parte de los flujos de estas nuevas rentas extraordinarias, que aseguren la supervivencia, el desarrollo y el bienestar de su ciudadanía.

Roberto Coluccio
Roberto Coluccio
roberto@huellas-suburbanas.info