Militantes de la JP Morón fueron amedrentados por efectivos de la policía bonaerense

 La situación sucedió mientras el grupo de jóvenes realizaba una pintada callejera

Los hechos no son aislados. Siempre se concatenan con direcciones superiores y, a su vez, entroncan con un marco general más o menos propicio para que sucedan determinadas situaciones.

En un contexto donde el bloque que controla y ejerce el poder a nivel nacional se desvive por mostrarse lo más cercano posible al FMI y a las directrices impartidas desde el trinomio Casa Blanca – Pentágono – Wall Street, toda manifestación opositora a tales intereses es plausible de persecución por parte de las “fuerzas del orden” que, invariablemente, terminan operando al servicio de tales intereses y líneas de gobierno.

Así las cosas, el pasado 19 de septiembre en horas de la noche, un grupo de militantes del MUP Morón e integrantes de la Juventud Peronista local, realizaban unas pintadas callejeras –sencillo y profundo símbolo de expresión ciudadana en tiempos de democracia- en apoyo a Cristina Fernández de Kirchner, sobre la intersección de las calles Goria y Valentín Gómez, en Haedo. De repente, cuatro móviles policiales rodearon a estos jóvenes (no eran más de 10); los retuvieron, los rodearon efectivos de la policía bonaerense, quienes amedrentaron a los militantes, les retuvieron sus documentos de identidad y hasta amenazaron con llevárselos detenidos.

Los uniformados indicaron que habían sido “alertados” de la pintada por la Central de Monitoreo que responde al Municipio de Morón.

Informados por sus compañeros mediante comunicación telefónica, rápidamente se hicieron presentes en el lugar el dirigente del MUP local, Agustín Ramponelli, e integrantes de la conducción del PJ distrital, tales los casos de Santiago Muñiz, Vanina Moro y otros.

Gradualmente la situación fue cobrando otro cariz de menor intensidad, y los jóvenes finalmente no fueron conducidos a ningún destacamento policial.

En este contexto, Ramponelli denunció que “estamos viviendo una persecución política como militantes populares por parte de las fuerzas de seguridad, por orden de la gobernadora María Eugenia Vidal y el intendente de Morón, Ramiro Tagliaferro” que, vale la aclaración aunque parezca una obviedad, es quien controla la Central de Monitoreo que decidió armar tamaño accionar en tiempos que, se supone, están regidos por las más básicas reglas de libre asociación y expresión contempladas en todo Estado de Derecho.

Daniel Chaves
Daniel Chaves
dafachaves@gmail.com