Manuela Castañeira, del Nuevo Mas, y una sentencia: “Precisamos unidad de acción, pegar con un solo puño”.

Entrevista realizada por
Soledad Verónica Abella y Daniel Chaves
Mantuvimos una muy importante conversación, que confluyó en un enriquecedor reportaje a la dirigente del Nuevo Mas, Lic. Manuela Castañeira. En una céntrica confitería de la zona de Congreso, nos reunimos junto a la Licenciada e incondicional colaboradora de Huellas, Soledad Verónica Abella para abordar junto a Castañeira variadas temáticas de las cuales emergieron definiciones agudas y una mirada fuertemente alternativa a la organización capitalista de la sociedad.

A propósito del presente nacional, Manuela explicó que “las corporaciones, muchas fuerzas políticas, el poder judicial, ruegan por que le vaya bien (a Mauricio Macri) y le cuidan los errores, tratan de colaborar en esto que llaman la gobernabilidad. Y la gobernabilidad hoy es la viabilidad del ajuste. Pero con el tema de los tarifazos el macrismo está viviendo una derrota por estas horas. Y me parece que ahí tenemos una punta de apoyo para que vastos sectores de la sociedad salgan a cuestionar una medida estructural para el plan de Macri”.

Caracterizó al gobierno nacional como “abiertamente reaccionario”, y aclaró que el Nuevo Mas, la fuerza política que integra y que la llevó como candidata a presidenta de la Nación en las elecciones de Octubre de 2015, “jamás equiparó al macrismo con el kirchnerismo, son diferentes con algo en común, son gobiernos orientados a preservar al capitalismo, pero hay muchos matices que difieren entre ambos”.

Consultada por Soledad respecto a la actual correlación de fuerzas, Castañeira enfatizó no creer “que seamos minoría, si bien el kirchnerismo viene en picada y dejándose de mostrar como alternativa, producto de una acumulación de errores que comienza por haberle entregado el país al macrismo y cada tema que dejó inconcluso (n. de la redacción: cita el impuesto a las ganancias, la ley antiterrorista y la problemática de una ley de aborto seguro y gratuito) los aprovecha el gobierno reaccionario para avanzar más y peor. Pero en este contexto, a su vez, la izquierda y los movimientos sociales comienzan a ser mejor considerados”.

Recordó la solicitada que emitieron buscando conversar y debatir, desde el Nuevo Mas, con sectores de la izquierda o centroizquierda del kirchnerismo: “necesitamos un balance de la última década y entender en profundidad porqué ganó el macrismo, y la dirección del kirchnerismo aún tiene que brindar explicaciones al respecto”, a su vez, aclaró: “creemos que se precisa hacer una amplia oposición al macrismo, que sea real, y para eso tiene que darse en la calle. Buscamos llamar, conversar con esos sectores para enfrentar juntos todo este proceso conservador. Unidad de acción, pegar con un solo puño”.

Creemos que es momento para comenzar a girar hacia la izquierda, y confiar en los que no tenemos los bolsillos llenos, y no hemos tomado decisiones en los últimos 100 años de historia del país para desembocar en este contexto lleno de desigualdades que vivimos. La injusticia, la desigualdad, y la búsqueda de construir una sociedad diferente son puntos de acuerdo posibles con muchos otros sectores de la militancia”, sintetizó.
Posteriormente, y en función de las posibilidades del movimiento obrero frente al macrismo, indicó que prefiere diferenciar a la dirección sindical tradicional de sus bases. “La dirección tradicional está jugando para el gobierno, se notó mucho cuando fue la ley antidespidos y la burocracia sindical se llamó a silencio. La unificación parcial de la CGT se da por arriba y no constituye ningún beneficio para los trabajadores, no hay medidas de lucha contra Macri emanadas desde esa CGT. La bronca se refleja desde abajo por los despidos, la carestía de la vida, y esa bronca obliga a esas conducciones por lo menos a declamar críticas al gobierno. Pero para luchar hay que encarar medidas concretas, en los hechos. Porque Macri te ajusta por decreto y por la fuerza. Tiene que haber un paro general en la Argentina. Y tiene que ser ya. Va a tener que salir el movimiento obrero desbordando cada día más a las direcciones tradicionales. La Marcha Federal, las audiencias públicas en septiembre, y por los Derechos Humanos van a ser tres oportunidades para que la sociedad esté movilizada”, se ilusionó.
Mujeres y política
Depende desde qué vereda te pares. Desde la izquierda revolucionaria la mujer adquiere un rol totalmente distinto del que puede tener en los partidos políticos tradicionales, incluso el FPV no logra promover los derechos de las mujeres hasta el final. Creo que he sido la única candidata que habló claramente a favor de la legalización del aborto, nadie quiere abordar el tema en campaña porque dicen que es piantavotos”, en tanto explicó que el “movimiento de mujeres en Argentina viene creciendo, el Encuentro Nacional construye debates muy interesantes, desde ahí arranca mi militancia en el año 2006, motivada primero por el caso de Romina Tejerina y luego me defino políticamente como consecuencia del asesinato del maestro Carlos Fuentealba. Esas vienen a ser las banderas que me identifican”.

En materia de política internacional, Soledad le planteó el caso de Hillary Clinton en Estados Unidos, en tanto pensarla como “antítesis” imaginaria a lo que Manuela busca representar en nuestro país, y la dirigente del Nuevo Mas respondió “Ser mujer no alcanza. No nos vamos a salvar porque llegue una mujer presidenta, si esa mujer que llega representa a los peores intereses del imperialismo, ha sido parte de todos los comités donde se han tomado las decisiones de invadir y llevar adelante terribles masacres en Medio Oriente”.
Violencia de Género. El derecho al aborto. Y todavía, la esperanza.
Con respecto al Plan Nacional para la Prevención y Erradicación de la violencia de Género, afirmó que el gobierno nacional “en esta materia es realmente misógino y también en torno al debate por el derecho al aborto, donde además de dejar que las mujeres se mueran, el macrismo tiende a criminalizarlas. En esta temática sí que se avanzó positivamente en los últimos años, hasta alcanzar un piso de conciencia. El ´Ni una menos´ se transformó en un grito de guerra. El plan del gobierno no previene, no erradica la violencia, aporta sólo un refugio por provincia, que no tiene en claro cuánto presupuesto va a tener… es una propuesta muy mínima como para suponer que con eso van a erradicar la violencia. Y también hay que contemplar el problema del empleo para las mujeres. Los refugios no son una solución estratégica. Y lamento que personajes como Fabiana Tuñez estén ahí para lavarle la cara al gobierno conservador y misógino”, disparó.

Insistió en que en el contexto actual será “muy difícil con el macrismo” lograr una ley de aborto seguro y gratuito. Advirtió que ello se suma “al lamentable legado en esta materia que nos dejó el kirchnerismo, que habiendo tenido en su momento plena mayoría parlamentaria y movilización popular, ni siquiera instaló el debate en comisión con quórum. Aun así, el macrismo no podrá tapar este debate, en Argentina la tasa de abortos es impresionante”.

De todos modos, se esperanzó con que “cada día hay más mujeres que dejan de tenerle miedo a todo, que denuncian y se expresan. Vivir en una sociedad donde no todos los seres humanos podemos decidir sobre nuestro cuerpo, no sólo es opresivo: es poco humano. Si todos los seres humanos tenemos los mismos derechos, ¿Por qué las mujeres no? ¿Somos menos humanas ahí?”, remató con la franqueza y el apasionamiento que la acompañó a lo largo de esta profunda conversación. 


Avatar