LA UNIDAD

Por Luis Furio
  Más allá de la oscura realidad que vivimos, consecuencia de la globalizada infamia de “Cambiemos”, la maduración histórica y política del Movimiento Obrero Argentino habrá de conducirlo a asumir el papel directivo en la lucha de todos los sectores explotados del país que hoy son agraviados por el macrismo.   

  Si bien es cierto que la C.G.T. sobrelleva una conflictiva etapa de desunión -Por razones que sería largo enumerar aquí- consideramos de vital importancia poner fin a las confrontaciones estériles e inútiles que no hacen más que socavar los cimientos de un movimiento que fue y es ejemplo en Latinoamérica y en el mundo.  

  El presente impide caer en el pesimismo o la indiferencia, tal es el impulso a la acción política que se debe implementar para revertir el proceso de deterioro a manos de un gobierno que pretende retrotraernos a la tragedia de los años 90.  

  Es fundamental consolidar la Unidad frente a quienes intentan quebrantar o condicionar la voluntad del mundo del trabajo.  En vez de discutir y consensuar estrategias buscando alcanzar elevados objetivos, la dirigencia perdió de vista el objetivo esencial,  “La Unidad”.  

  Pero hay en el Movimiento Obrero un nivel de conciencia y una larga experiencia. A través de ella conocieron el valor de la unidad para resistir la dependencia y la opresión. Sin ese aprendizaje anónimo nada de lo conseguido hubiese sido posible. Sin ese capital sindical de riqueza inagotable, el movimiento obrero sería un armazón vacío.     


Avatar