La soledad de Maduro

Desde las distintas asonadas que le hicieron al Comandante Chávez, elegido Presidente mas de nueve veces por el voto popular y enfrentando a las distintas fuerzas, tanto internas como externas. Inclusive viajaron desde el Cono Sur “distinguidos” políticos de renombre representando al partido Radical y al entonces Lord Mayor de la Ciudad de Buenos Aires, con su gabinete en pleno. Fueron a acompañar a Capriles, no solo en la campaña sino también en un intento de golpe contra el gobierno de Chávez, desconociendo el voto popular y apoyando como buenos cipayos a los intereses del imperialismo y de la oligarquía vernácula petrolera venezolana.

A pesar de todo ello, el Imperio no pudo derrotarlo, salvo la Parca, como al Comandante Fidel Castro. Hoy Maduro, presidente electo por el pueblo desposeído y por los “sin voz” siguió el legado del Presidente Hugo Chávez. Los personajes citados anteriormente sumados a la izquierda cipaya fueron a apoyar al nefasto Capriles y sus adláteres. Al no poder concretar dicha empresa, se encargaron de demonizarlo (a Maduro), como el Dictador de Latinoamérica, junto al periodismo golpista que en el nombre de la libertad de prensa mostraba cómo las Guarimbas creadas por la oposición “democrática” mataban y prendían fuego a ciudadanos comunes de Venezuela, pero como es costumbre, lo instalaban como un hecho terrorista creado por Maduro, falseando la realidad.

Ante la nueva balcanización que se produjo, esa incipiente Unión Latinoamericana que retomaban los gobiernos elegidos por el voto popular se fue diluyendo y hoy quedan ciertos bolsones de resistencias dentro de nuestra América Morena como el de Bolivia, con Evo Morales, el de Ecuador, Nicaragua, las Guyanas, Cuba y lo que es el CARICON y el respaldo de un ex presidente como es Pepe Mujica.

Cabe una reflexión, o es que hemos vuelto a dar la espalda a la Patria Grande Profunda y comenzamos a espejarnos en la Eurozona decadente y lacaya del Imperio, abandonando los principios de Bolívar, San Martín, Artigas, Morazán, Sandino, Ugarte, Irigoyen y Perón.

La Causa de Maduro es la Causa Latinoamericana, sin embargo se encuentra en una soledad como en la que se encontraba en su lecho de enfermo en Santa Marta el general Bolívar, entregando su vida a cambio de que se uniera la Gran Colombia. San Martín también hizo su parte poniéndose al servicio del Sueño Bolivariano, a tal punto de que en su lecho de enfermo, en el ostracismo y la pobreza, estaba acompañado por un retrato de Simón Bolívar. Estos fueron Grandes Patriotas, y no estaban sujetos a prebendas ni a canonjías, por encima de sus intereses personales estaban La Patria y la Gran Unión Latinoamericana.

Hoy asistimos a la decadencia y a las miserias humanas, como decía Víctor Hugo, alejándose de la causa de nuestros libertadores, llevándolo al pueblo a las más grandes ignominias sin pudor alguno.

 

Avatar