La Revolución está en las calles

Por Daniel Chaves
A lo largo de estos meses de andar caminando los barrios del municipio de La Matanza, con los compañeros del núcleo distrital de Patria y Pueblo, hemos seguido valorando las mejoras estructurales que se pueden observar en muchos aspectos del desarrollo urbano, que por supuesto influye en la mayor calidad de vida para miles de vecinos, y que mucho tiene de mérito en todo ello, la gestión municipal.
La complejidad de los temporales que anegaron algunos barrios, con el lamentable y recurrente saldo de varios centenares de evacuados, contó con el valorable trabajo solidario de múltiples ciudadanos, militantes o no de organizaciones sociales y políticas, para acercarles soluciones de lo más urgente a los damnificados.
Por otra parte, en la “temperatura de la calle”, sería de necios no reconocer que la creciente actividad delictiva con una preocupante tendencia hacia las acciones violentas contra adultos mayores, cuestión que viene ocurriendo en la mayoría de nuestras ciudades matanceras, es una indudable asignatura pendiente que atraviesa todos los estamentos gubernamentales, a la cual flaco favor le haríamos ignorándola y desatendiendo la problemática.
En el plano estrictamente político, nos encontramos con un panorama donde el oficialismo hegemonizado por el PJ local, prosigue con un evidente dominio de la escena y sin avizorar riesgos en el corto plazo, respecto al avance de alguna alternativa opositora que demuestre serias probabilidades de disputar el control del poder político.
El campo antinacional, invertebrado en un compendio opositor compuesto muy mayoritariamente por cultores del más furibundo antichavismo y antiperonismo cegado, propio de otras épocas, avanza desde un falso moralismo denunciante, tan atractivo para sectores de la pequeñoburguesía local afincada en el cordón más próximo a la General Paz, pero sin una propuesta clara, mucho menos aún que se pueda considerar superadora a la del campo nacional gobernante en el distrito.
Nuestro desafío, en tanto núcleo de la Izquierda Nacional consecuente y sin oportunismos de ninguna índole, es proseguir exponiendo sin timideces nuestras voces de respaldo crítico a la gestión local, desde una rigurosa independencia organizativa y económica. En la producción de ideas, la militancia en las calles, nuestras voces que se multiplican desde la práctica radiofónica y toda construcción de política, sin voluntarismos, sino con la firme decisión de profundizar lo ya avanzado desde el 2003 hasta la fecha. En este plano, consideramos crucial convocar a una mayor participación del Movimiento Obrero Organizado, en su rica diversidad, a los fines de propiciarle una gravitación más significativa al interior del Frente Nacional, en todos los planos, incluyendo claro está, al que nos ocupa en La Matanza.
Sólo los trabajadores salvarán a la Nación, sin caer en riesgos de nuevos retrocesos. Garanticemos, entonces como socialistas bolivarianos de la Izquierda Nacional, junto a los trabajadores el camino hacia la Independencia Económica, la Soberanía Política, la Justicia Social, y a la concreción de un Gobierno Obrero y Popular.  
cuenta
cuenta
arieljlira@gmail.com