La otra cara del oro negro

Cuando nos referimos al petróleo y su incidencia en el desarrollo de las crisis en el mundo, podemos mencionar una amplia variedad de temas, como los alimentos, las reservas acuíferas, los minerales estratégicos, los movimientos migratorios, el cambio climático o la salud, entre otros.

En el transcurso del siglo XIX, fue un factor clave y desencadenante de conflictos bélicos, y en la actualidad giran en su entorno las encrucijadas antes mencionadas.

A su vez, a futuro vemos la caída del petróleo, entre otros factores, por ser un elemento no renovable y escaso, lo que lleva a elevar su precio en mercado internacional. Como ejemplo, el 22 de abril el precio internacional del barril cotizó a u$s 73.5, en reacción a la sanción impuesta por Trump sobre Irán.

La acumulación de reservas, el condicionamiento de gobiernos (Argelia o Libia), la división de un país petrolífero como Sudán (Sudán del Norte y Sudán del Sur), o la ocupación israelí de Palestina (en las costas frente a Gaza hay una gran reserva), son un factor de presión y de poder en la toma de decisiones.

El 1971, Richard Nixon eliminó por decreto el respaldo del oro en la moneda norteamericana, ya que había más dólares en el mundo que oro en la Reserva Federal, lo que impedía imprimir moneda, frente a la crisis en Vietman.

El petrodólar nació en 1974, con un acuerdo entre Henry Kissinger y la monarquía de Arabia Saudí. Se pacta que el dólar fuese la única moneda usada en el comercio del petróleo, generando así la necesidad de contar con dicha divisa. A cambio, EEUU le ofreció “seguridad” frente a los otros poderes regionales como Irán e Irak. Así, las transacciones de petróleo por dólares, convierten a la moneda norteamericana en hegemónica, difícil de evadir.

Otro factor a considerar, es la progresiva aparición de la canasta de monedas. Es un conjunto de divisas combinadas en ciertas proporciones, acorde al comercio exterior de cada país integrante. Se toma como referencia para fijar la cotización de otra moneda.

En 2017, China decidió lanzar el primer contrato de petróleo en yuanes que se concretó en 2018. Además, sus contratos son convertibles al oro, que ha servido como respaldo al valor de las monedas. El yuan sirve como moneda de referencia, ahora reconocida por el FMI.

En definitiva, China le disputa a Estados Unidos el mercado financiero en todos los frentes, incentivando el uso del Yuan en diferentes instancias comerciales. El Petroyuan sería el primer experimento para seguir avanzando en ese sentido.

Todo esto aunado a la decadencia del petrodólar y el ascenso del petroyuan, da a entender que se presenta un futuro complicado en el tablero internacional. Una nueva dinámica financiera surge poco a poco, y Donald Trump, quizás, sea la cara visible de este momento global.

En estos días estamos asistiendo a un nuevo intento de golpe de estado en Venezuela. Otro capítulo en la conquista del petróleo bolivariano ejecutado por EEUU.

Más allá de su cercanía con dicho país, existe otro condicionante importante: ahora tiene que competir contra Rusia y China por el mismo producto, sabiendo que Maduro tiene fuertes lazos con ambas naciones, tanto en lo económico como en lo estratégico y militar.

Lamentablemente, los EEUU no entienden que se deben respetar el orden democrático y la constitución de las naciones.

La soberanía y la auto determinación de cada país, son valores fundamentales en el concierto del orbe, que a su vez, implica la dignidad del ser humano.

Fuentes de referencia:

www.portafolio.co

www.alainet.org/es

www.iadb.org

https://proeconomia.net

Luis Miguel Caracciolo
Luis Miguel Caracciolo
luiscaracciolo_siglo21@hotmail.com