Justicia con distinta vara. La detención de Ricardo Jaime. El culebrón de Lázaro Báez

   A nadie puede sorprender ni una situación ni la otra. El primero, ya con la tremenda e irremediable carga de la Tragedia del Once pendiendo, en parte, de su espalda y una más que cuestionable labor cuando le tocó en suerte ocupar la Secretaría de Transporte de la Nación.
   En ambos casos, como cualquier ciudadano de bien puede darse cuenta –celebre o no con dichas situaciones- han sido fenomenales culebrones mediático-judiciales para que dichas detenciones “cubran” el formidable escándalo internacional que involucra al presidente Mauricio Macri y del cual se habla con justa dureza en múltiples medios internacionales, algunos de ellos indignados con la “complacencia” que los principales grupos hegemónicos del rubro tratan dicha noticia en obscena intención de encubrir al Presidente y la hipótesis del efecto dominó de sus más de doscientas causas judiciales pendientes.

   Pero vayamos un poco más allá del culebrón informativo nuestro de cada día. Para ello, citaremos al colega cordobés Sergio Ortiz, quien pone las cosas en su adecuado sitio al afirmar que “Por el empresario Lázaro Báez, que despidió a 1500 trabajadores de su empresa de construcción Austral, no derramo ni una lágrima por haber sido detenido. Por Milagro Sala, trabajadora injustamente encarcelada por (Mauricio) Macri y (Gerardo) Morales, sí debemos reclamar su libertad y comenzar a movilizarnos los sectores populares. Y agrego: Báez sería un corrupto empresario de la burguesía nacional arribista, angurrienta y de acumulación capitalista al calor de los gobiernos K. es una bosta. Pero los Paolo Rocca, Pérez Companc, Franco Macri, Carlos P. Blaquier, Carlos y Alejandro Bulgheroni, los Werthein, Roggio, los dueños del Galicia, Magnetto, Roemmers y otros empresarios monopolistas ligados al capital extranjero, son mucho peores, incomparablemente peores y su acumulación capitalista la hicieron vendiendo el país, junto a dictaduras militares como las de Videla y dictaduras cívicas como la de Macri”.





 

Avatar