JORGE LANATA, ACTUALIDAD Y ANTECEDENTES NADA CASUALES

           
Por Guillermo Bustos
     Para empezar, tengamos en claro que a Jorge Lanata no le interesa el juicio de la Historia, su ego, está por encima de la historia y de los sujetos sociales e individuales; como así, de toda elaboración seria. Por eso, serruchar pisos de compañeros de trabajo, estafar empleados y calumniar sin pruebas serias, no pueden ser juzgados, él se eleva de manera moral y profesional, por encima de las personas y las leyes; así considera que sus injurias, atropellos y estafas se justifican por sí mismas, sin necesidad de terceros, sin parámetros sociales, históricos o legales ya que nada ni nadie está a la altura de él, menos la seriedad.
            Apelamos a la inteligencia de los argentinos, y no al ego de Lanata y los prejuicios de los Lanatistas. Este personaje, tomó de zonzos a los argentinos en general: de repente, los “mafiosos” del Kirchnerismo son zonzos, pesan las valijas de dinero sin importarles de que les intercalen billetes de menor valor; también lavan la guita en su casa. Hace de la ficción algo burdo, los supuestos mafiosos son boludos, mientras un Paparazzi que los investiga es más vivo que ellos. Las ficciones de las películas del Padrino contenían mejores argumentos y detalles del hampa y el lavado de dinero, pero la seriedad no es importante, y es en éste punto donde Lanata no es una excepción a la regla a una de las infamias, que es calumniar e injuriar al enemigo político; siempre recurre a los mismos argumentos, y métodos, lo que cambia es el decorado y el medio informativo.
            Hace poco conmemoramos el 1º de mayo, donde luchadores obreros fueron ejecutados por delitos que nunca cometieron. El Tribunal que los ejecuto, recurrió al mismo método: sospechas, comentarios, falsos testimonios.
            No es extraño a Lanata, ni a sus predecesores y seguidores, si alguien defiende a alguna medida del kirchnerismo, es acusado primero de estar en la rosca del robo y si critica la arbitrariedad y falta de seriedad de las acusaciones, termina siendo condenado, sin juicio previo, como lavador o corrompido por el dinero de los Kirchner. Por suerte, por ahora, Lanata no dirige ningún tribunal: condenaría sin pruebas a los acusados, al abogado y hasta el que cuestione sus métodos.
            La historia Argentina revela otros antecedentes: El 6 de septiembre de 1930, jóvenes provenientes de los barrios acomodados y ayudados por un sector de clase media disconforme (movilizados principalmente por el diario Crítica de Botana, periodista que siempre reivindicó Lanata), saquean la casa del destituido, ese mismo día, Presidente Hipólito Yrigoyen, ubicada en la av. Brasil.  Los que hoy no dudarían de saquear la casa de Cristina Kirchner,  tienen sus antepasados en los que lo hicieron con Yrigoyen, en busca de maléficas riquezas ocultas, obtenidas por dos mandatos corruptos y despóticos, y que según el mismo periódico, sus únicos beneficiarios era la “chusma”.
            De las mismas acusaciones no se salvaron ni Juan D. Perón, (con sus lentes infrarrojos para mirar desnudas a las jovencitas); su señora Eva Duarte (llena de joyas), Ramón Carrillo, (que usaba el dinero de los contribuyentes en algo llamado Sistema público de Salud) y ni siquiera en su momento el General San Martín, (que quería gobernar como un déspota Sud América) etc., pero la historia no termina ahí: Éstos sujetos, importantes en la historia, que fueron eslabones de la Liberación Nacionaly Social, aun con aciertos y errores, una vez muertos, no pueden descansar en paz. Cada nuevo movimiento similar al de estos caudillos, la prensa calumniadora, empieza a reivindicar a sus victimas muertas en contra de sus futuras victimas vivas, para lavarse la cara y así empezar un nuevo ataque. De la reivindicación hipócrita y edulcorada que hacen los gorilas con la figura de San Martín, de Perón; ni hablar del Che y Evita especialmente (para contraponerlos a los “dictadores” Fidel y Perón respectivamente) o hasta de Ramón Carrillo, precedieron los perdones post-mortem a los mártires de Chicago: total el daño estaba hecho y los muertos no podían vengarse de sus verdugos que ahora los reivindican.
            ¿Acaso Lonardi, al derrocar a Perón no simulaba considerar que el problema era sólo el personaje? Pero los gorilas no sólo quitaron el personaje, quitaron sus logros obtenidos llevando a la Argentina a un destino de factoría agropecuaria. Tampoco para Uriburu, el problema era la moral de Don Hipólito, sino que era el control sobre el petróleo, que a través del radicalismo yrigoyenista lograba soberanía el Estado Nacional ante los grupos imperialistas y su socia la oligarquía.

            Se empieza atacando lo exteriormente negativo, pero al demostrar que no es importante como lo hacen, su objetivo es aniquilar lo bueno, para condenar al pueblo argentino a condiciones prehistóricas y por eso, no es casual, que si alguna persona conocida diga, me gusta el matrimonio igualitario, me gusta que 2.000.000 de viejos que fueran estafados pasen a cobrar jubilación o que se haya acabado el hambre en condiciones inauditas éste gobierno merece una parte de apoyo, es por eso el más atacado y acusado de corrupto, por Lanata y todos sus titiriteros. Por eso a los progresistas que se desilusionaron con el supuesto giro a la derecha de Lanata habría que aclararles que Lanata siempre fue el mismo, acusa a Cristina con la misma vara con que antes acusaba a Menem, el moralismo hipócrita, que no diferencia modelos económicos-sociales de país en pugna; podríamos aclarar que si en el pasado atacó a Menem, pero nunca a los capataces del presidente riojano, fue para reservarse las fuerzas “morales” para atacar a un futuro gobierno nacional y popular, que es lo que terminó naturalmente haciendo.
cuenta
cuenta
arieljlira@gmail.com