Industrializar es la tarea

Por Daniel Chaves
   Nadie ignora que La Matanza es el municipio más populoso de la provincia de Buenos Aires, uno de los mayores en densidad de habitante por Km2, y con dramáticas contradicciones y brechas socioeconómicas entre varias de sus ciudades.
   Otrora, se trató de uno de los más destacados polos industriales, donde la metalurgia, el calzado o el rubro textil supieron brillar y emplear a miles de vecinos del citado distrito y regiones aledañas.
   La catástrofe de los 90 a escala nacional golpeó duro a la clase obrera y sectores medios matanceros, cerrando miles (sí, miles) de fábricas y pauperizando la condición de vida de algunos centenares de miles de hombres y mujeres, hasta niveles desesperantes.
   Una lenta aunque paulatina y promisoria reactivación vino a recuperar una parte de toda la ruina en la cual nos habían sumergido las políticas neoliberales. Esto se dio como consecuencia de la reactivación general del país desde el 2003 en adelante, acompañado por aceptables gestiones municipales, sin dudas, las mejores de los últimos 20 años.
   En diciembre pasado y con la presencia de nuestro secretario general, Néstor Gorojovsky, los socialistas nacionales y bolivarianos del partido Patria y Pueblo nos reunimos en Villa Madero para lanzar esta fuerza en el plano local, a los fines de contribuir –desde un apoyo siempre crítico y nunca obsecuente- a la profundización y radicalización de los logros hasta ahora concretados, desde nuestra absoluta independencia organizativa, apoyando al Frente Nacional en construcción y que en nuestros días se viene debilitando producto de pujas internas inconducentes cuando lo que realmente está en juego es el crecimiento de la Nación. Y desde nuestra firme convicción de que la unidad del Movimiento Obrero Organizado es una de las mayores garantías para enfrentar y vencer en forma duradera a las fuerzas del establishment, constituidos aquellos en Cabeza Conductora del Movimiento Nacional.
   Aportamos en este camino rumbo a la liberación nacional y latinoamericana desde nuestro trabajo barrial, sabiendo que la tarea esencial para devolverle la dignidad plena a miles de familias en La Matanza y por doquier, está regida por la necesidad de lograr una fuerte reindustrialización en la región. Para lo cual, desde el plano Nacional consideramos que más temprano que tarde se deberá nacionalizar la renta agraria, principal fuente de recursos de nuestro país, a los fines de solventar con dichos recursos, entre otras problemáticas, la recuperación de miles de fuentes de trabajo dignos -y registrados-, en estas zonas urbanas, donde aún pululan puertas y portones cerrados de viejos establecimientos que es de vital importancia recuperar. Hacia ese rumbo apuntamos en primer término. En esa dirección nos encontrarán apoyando resueltamente. 
cuenta
cuenta
arieljlira@gmail.com