Identidad e industria nacional. Patria para todos

La sede del FOETRA Morón fue el punto de encuentro para los más de 300 concurrentes a esta importante actividad política, en la cual se deslizó la necesidad de avanzar hacia la construcción de un Frente Ciudadano. Participaron de la jornada múltiples agrupaciones, sectores del sindicalismo, partidos políticos locales y nacionales, que contó con la presencia de los concejales (FPV Morón) Lucas Ghi, Hernán Sabbatella y Diego Spina.
Martín Pérez (MLN 26 de Julio) estuvo a cargo de la primera exposición. Valorizó las “construcciones por abajo”. Remarcó que “la grieta existe en la Argentina desde el fusilamiento de Dorrego. Desde el golpe de 1930, desde los bombardeos a Plaza de Mayo, y en todos esos acontecimientos estuvo involucrada la derecha. El trabajador, el hombre de a pie, es el que siempre pone el cuerpo”. Asimismo, remarcó que “la historia nos lleva a la unidad permanente, por encima de las distinciones partidarias”.
Enfatizó la necesidad de fortalecer una unidad multisectorial “y que dejemos de atender los kiosquitos, hay que luchar desde una sola mesa colectiva”. También reclamó la unidad de la CTA y la CGT y el debate para la confección de un “proyecto programático” que convoque hacia “una matriz industrialista para el país. Luchar por la recuperación del comercio exterior, el control estatal de los recursos naturales, avanzar hacia una reforma constitucional”.  “Tenemos que ir hacia nuevas instancias democráticas y el pueblo tiene que participar más, y discutir a nuestros representantes” remató entre aplausos.
A su turno, el referente radical enrolado en el MNA-FORJA, Gustavo López manifestó su coincidencia con la propuesta planteada por Martín Pérez, en tanto informó que los radicales cercanos al Movimiento Nacional y Popular resolvieron su propia unidad sectorial. Luego brindó un exhaustivo análisis con criterio histórico para comprender mejor nuestro presente. “Hay dos campos, el campo del pueblo y el campo de las corporaciones, que es el sector que volvió a gobernar en el país. Estamos enfrentando a la coalición de derecha más importante que jamás ha gobernado nuestro territorio, ganando una elección democráticamente”. Recordó el eje de alianzas y sectores de la economía concentrada a los que favoreció el presidente Macri ni bien asumió su mandato, como Cargill, Dreyfus, los grupos beneficiados por la quita de las retenciones, las mineras; la anulación de la Ley de Medios para privilegiar al grupo Clarín “necesitamos volver a discutir política, horizontal y transversalmente”, concluyó.
Le llegó el turno a Leandro Santoro, quien sentenció que en el proceso de restauración oligárquica “en términos de la matriz económica se aplicaron políticas de shock. La insensibilidad de esta Ceocracia garantiza que los grupos concentrados reconstruyan su tasa de ganancias, y después vemos cómo hacemos para que la gente se acomode. Lo importante es que no haya déficit fiscal”.
Afirmó que “las marchas y contramarchas en la economía lo sitúan al gobierno muy lejos” de la imagen de “eficiencia” que procuran instalar. Subrayó que se encuentra en juego “el sentido de la democracia”, a tales fines repasó el pensamiento de Raúl Alfonsín en su lucha por cambiar la matriz cultural que había legado la dictadura. Repasó el retroceso del concepto de democracia en los años 90, cuando “se construyó una sociedad basada en disvalores, un país para pocos, donde los poderosos y los fuertes de la historia sean quienes determinen el destino del conjunto del pueblo argentino”.
También evocó la importancia histórica de Néstor Kirchner “quien con más claridad leyó la crisis de 2001”. Y definió a la contradicción actual como “elitismo versus democracia”, planteada por la nueva derecha reflejada en Cambiemos, “que disputa las palabras y el sentido de las cosas, la cultura y la política. Y trajeron la idea de la meritocracia. Proponen un futuro que nada tiene que ver con nuestro horizonte ético, vienen para construir una sociedad más individualista”.
Culminó exhortando a “dar la batalla por la recuperación de la política para ponerla al servicio del pueblo. Ese es nuestro desafío”.
Finalmente le llegó el turno a Leopoldo Moreau, quien se refirió a la “contrarrevolución conservadora que avanza a escala continental, y de la cual forma parte la coalición gobernante en nuestro país”. Añadió que asistimos a un ajuste más “brutal que los anteriores, ya que en la actualidad no hay intermediarios para el control de los resortes del Estado, y son las corporaciones quienes están sentadas frente a las botoneras que toman las decisiones; han feudalizado el Poder”.
Condenó al macrismo por facilitar una mayor autonomía para las FF.AA., y su definición de impulsar a las Fuerzas Armadas como “nuevo” actor con fuerte protagonismo “en la lucha contra el terrorismo”, en momentos en que el continente no vive hechos de esta índole.
Alertó por el eventual ingreso de la Argentina al TPP (Alianza Transpacífico) que implicaría “un proceso de degradación con políticas de eliminación de aranceles, imponernos condiciones en temas de propiedad intelectual, patentes, nuestros recursos naturales”.
También se mostró preocupado por la “alternativa de los golpes blandos cuando no es posible para el imperialismo recuperar el poder por vías institucionales, lo cual denota la decisión, de ser necesario, de llegar a Estados de excepción en su afán de reconquistar el poder a escala regional”.
Lamentó lo que definió como “la nueva versión de la bicicleta financiera” ahora en su versión especuladora a través de los Lebacs, “vivimos una regresión enorme”, puntualizó.
En materia de seguridad social, sentenció que “se va a concretar un espantoso latrocinio con la cuestión de los jubilados, que se sintetiza en la palabra Fraude, van a apropiarse de los 45 mil millones del Fondo de Garantías… llevan a la quiebra al sistema previsional”. Dijo que la política económica de Cambiemos puede relacionarla mejor con “la época de Martínez de Hoz que con la década del 90”.

Por último instó a trabajar por el fortalecimiento de un Frente Ciudadano “con lo mejor del peronismo, del radicalismo, el sindicalismo y la izquierda” para enfrentar al neoliberalismo, y así “cuidar la industria nacional, la educación pública, la salud, la democracia, la integración regional, en definitiva cuidar la patria” concluyó el referente alfonsinista. 


Avatar