FUE SABOTEADO EL EX RIBA MORON

Este viernes 15 de febrero, debí interrumpir el retorno hacia mi hogar, en la intersección de las arterias Entre Ríos y San Martín, de la localidad de Morón, por estar cortada la primera de las mencionadas calles. Sobre la misma, había una dotación de bomberos, patrulleros de la Policía de la Provincia de Buenos Aires y Defensa Civil, y el personal de la municipalidad desviaba el tránsito.

Con cierta curiosidad, quise saber qué estaba pasando dentro de uno de los sitios de la Memoria: a simple vista, parecía un incendio.

¿Las causas? En apariencia fue un sabotaje o daño causado ex profeso, por un desprevenido o desprejuiciado ladrón que anduvo por los techos de la dependencia y casas vecinas, robando cables y otros elementos.

Personal de Defensa Civil nos relató que habían ingresado porque además encontraron en el lugar una vieja escalera preparada para la huida en caso ser hallado/s in fraganti.

Hasta aquí la noticia y lo que se pudo recabar en el lugar, en plena tarea de extinción de las llamas.

Ahora la reflexión. Este lugar, tristemente célebre a causa de los horribles hechos allí acontecidos durante la última dictadura cívico militar, se encuentra totalmente abandonado. Tampoco se desarrollan actividades. Permanece cerrado. La vereda de la entrada sobre calle Entre Ríos tiene el pasto altísimo, mezclado con basura. El portón sobre calle San Martín, posee la vereda literalmente destruida. Es penoso observar sus techos, algunos de chapa, muy cercanos al derrumbe. Se ha vuelto una característica del lugar también, la falta de limpieza derivada de la desidia oficial en estos temas. La única obra que se realizó en los últimos años fue la instalación de un cartel que “marca” este solar como Centro Clandestino de Detención.

¿Qué se estará tramando? ¿Qué se estará buscando con esta política de no hacer nada allí? Quizás su derrumbe, su demolición o directamente su venta a un desarrollador inmobiliario, para levantar una de esas torres que aparecen día a día en esta ciudad, no hace mucho tiempo atrás, de casas bajas…

¿Acaso será ése el destino de este abandonado pedazo de Memoria, y que debiera recordar una porción de nuestra historia, que no podemos permitir que vuelva a repetirse?

Roberto Coluccio
Roberto Coluccio
roberto@huellas-suburbanas.info