El Síndrome de Procusto

En Europa todo se hace por la tiranía, acá por la Libertad; lo que ciertamente nos constituye enormemente superiores. Por ejemplo: ellos sostienen a los tronos, a los reyes; nosotros a los pueblos, a las Repúblicas. Ellos quieren la dependencia, nosotros la Independencia. – (Carta l Gral. Santander, 23 de febrero de 1825; vol. I página 1048)

En la mitología griega, Procusto (del griego antiguo Προκρούστης Prokroústês o Procrustes, literalmente ‘estirador’), era un bandido y posadero del Ática, tenía su casa en las colinas, donde ofrecía posada al viajero solitario. Allí lo invitaba a tumbarse en una cama de hierro donde, mientras el viajero dormía, lo amordazaba y ataba a las cuatro esquinas del lecho. Si la víctima era alta y su cuerpo era más largo que la cama, procedía a serrar las partes del cuerpo que sobresalían: los pies y las manos o la cabeza. Si, por el contrario, era de menor longitud que la cama, lo descoyuntaba a martillazos hasta estirarlo (de aquí viene su nombre). Según otras versiones, nadie coincidía jamás con el tamaño de la cama porque Procusto poseía dos, una exageradamente larga y otra exageradamente corta, o bien una de longitud ajustable.

Procusto continuó con su reinado de terror hasta que se encontró con el héroe Teseo, quien invirtió el juego, retando a Procusto a comprobar si su propio cuerpo encajaba con el tamaño de la cama. Cuando el posadero se hubo tumbado, Teseo lo amordazó y ató a la cama y, allí, lo torturó para «ajustarlo» como él hacía a los viajeros, cortándole a hachazos los pies y, finalmente, la cabeza.

Este breve relato mitológico también nos sirve para ilustrar el denominado Síndrome de Procusto, que es el que rompió Maduro con la revolución bolivariana. Bolívar cabalga en su jamelgo por toda Latinoamérica como el gran emancipador de todo yugo imperial y como constructor de nuestra Patria Grande. Maduro dio una lección al mundo ganando 22 elecciones en 9 años. Pero tenemos a los que llevan el Síndrome de Procusto, que son el Grupo de Lima, encabezado por el inefable ingeniero presidente e integrado además por los gobiernos de México, Canadá, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía.

Una vez mas las oligarquías y sus adláteres no pueden tolerar que Latinoamérica comience a reconstruirse como la Gran Nación Latinoamericana y a romper la hegemonía eurocéntrica de las anquilosadas monarquías constitucionales de los supuestos países civilizados de la Europa blanca y gorda.

MESA PROVINCIAL “SEVERO CHUMBITA”

Ricardo Solohaga – Juan Pablo Navarro – Cristian Martínez – Pablo Marcial – Analía Gundín – Silvia Ferreyra – Soledad Sosa – Jorge Medina.

Ricardo Solohaga
Ricardo Solohaga
Ricardo.Solohaga@huellas-suburbanas.info