El problema de las ratas

(Nota de contratapa de nuestra edición impresa)

¿Quién no sabe que esta región del conurbano oeste bonaerense está infestada de roedores, desde vieja data?

Las ratas, además de ser portadoras de múltiples inconvenientes para la salud de las personas, implican un desbarajuste severo en la limpieza e higiene de la zona, hasta incluso en la desinfección y por lo tanto, en la impericia o escaso interés de las autoridades municipales para ocuparse de dicha problemática.

Vemos ratas, vivas o muertas, todos los días en un amplísimo radio geográfico de este rincón de la zona oeste. Como la mayoría del público lector también sabe, está en la esencia de las mencionadas el inmiscuirse en nuestros hogares y por ende en nuestras vidas, robarnos, desordenarnos los ambientes, y hasta generar estrés, pánico y temor en más de una ocasión.

No dista demasiado de lo que genera la otra clase de ratas. Más grandes, mucho más sofisticadas en su accionar pero con idéntica angurria y vocación destructiva. Mediocres y oportunistas roedores que son capaces de cualquier acción para llevarse su porción, aunque deban morderse ferozmente con otros de su misma condición y clase.

Necesitamos pensar en la manera más rápida y efectiva de reducir este inconveniente para la vida urbana, más o menos en comunidad.

No parece ser una tarea simple, en un contexto donde prima la indiferencia, la negligencia y un enorme desdén por las necesidades del prójimo. En dicho escenario, los roedores más robustos hacen negocios y van copando todos los recovecos e intersticios que podamos ver o siquiera imaginar.

Reitero, la tarea no será sencilla, nada lo es cuando hay que remar contra la corriente de media población en éxtasis de su total desinterés por lo que sucede más allá del televisor y, a lo sumo, de sus propios bolsillos. Pero para reconstruir la casa de todos, nunca más podemos permitirnos ser víctimas, sin al menos luchar hasta el final, de la enfermiza hegemonía hacia la que avanzan las ratas…

Daniel Chaves
Daniel Chaves
dafachaves@gmail.com