“El límite para la unidad es Mauricio Macri y sus secuaces”

Reportaje a Lucas Maida, dirigente del Socialismo para la Victoria de Morón

Lucas Maida es  de esos entrañables militantes con los que uno siempre se detiene a conversar. Presente siempre en todas las movilizaciones, reclamos sectoriales e incansable promotor de unidad en el amplio campo nacional y popular del terruño moronense, es uno de los indiscutidos referentes del Socialismo para la Victoria de Morón, la fuerza que a nivel nacional lideran los diputados nacionales (M.C.) Jorge Rivas y Oscar González.

Una vez más, conversamos en la Casa del Pueblo de Haedo, de puertas siempre abiertas, sita en Marcos Sastre 57, donde profundizamos una serie de conceptos que compartimos a continuación.

Arrancamos la tertulia dialogando sobre un tema en el que Lucas desarrolla una importante parte de su actividad cotidiana: la educación. En tal aspecto, comentó que ya llevan ocho años desarrollando el Plan Fines en la Casa del Pueblo, con gran éxito. “Viene mucha gente que viaja directamente desde sus trabajos, en tren, para finalizar sus estudios…  por suerte ya tenemos tres comisiones que se han recibido acá”, detalló.

Recordó la gran valía de la histórica dirigente sindical Mary Sánchez, para concretar esta importante herramienta que resultó el Plan Fines, y con quien trabajaron desde el año 2010 en períodos de prueba. “Terminó lanzándose este plan en 2011 para toda la provincia de Buenos Aires, fue el último gran emprendimiento de Mary Sánchez”, evocó.  También lamentó que “en el contexto actual hay más abandono escolar, totalmente vinculado a los problemas económicos. Como dijo Cristina (Kirchner), se desordenó la vida de todos y todas, y mucha gente debe dejar de lado sus estudios por razones de supervivencia”, enfatizó.

“Está claro que los gobiernos de Cambiemos tienen una política anti escuela pública, anti integración por medio del fomento a la educación. De otro modo no se entiende lo que está sucediendo con los maestros, que no se haya podido cerrar la paritaria a lo largo del año. María Eugenia Vidal entregó algunos aumentos por decreto, que son cierres a la baja”, condenó.

Y si la paritaria no se cierra, como casi seguramente va a suceder, ¿Qué pasa con la paritaria de 2019?

 Es un enorme problema en el que nos han metido y lo sufre toda la sociedad. El no cierre de esta paritaria 2018 aproxima, quizás, a un no inicio de clases en el próximo ciclo lectivo. Es una medida fuerte y que comienza a ser pensada en muchos ámbitos de debate entre compañeros y compañeras docentes. Del otro lado sólo hay ninguneo, dar la espalda, no querer sentarse a negociar. Hubo varias grandes movilizaciones a lo largo del presente año, se forjó una unidad relevante con el Frente de Unidad Docente Bonaerense, cosa que fue una victoria frente a los intentos del Pro de partir la construcción de unidad que se iba forjando.

El 2019 y sus varios desafíos

 Desde el socialismo, ustedes han ido desarrollando un vínculo y una integración sólida con diversos actores de la CTA. Desde esa experiencia y la coyuntura tal como la viven, ¿Consideran que está madurando un proceso de unidad político sindical, o todavía le falta mayor recorrido?

 Se han generado muchos avances en ese proceso hacia la unidad, que debe ser de lo más sólida que se pueda concretar. El rol protagónico del movimiento obrero es muy relevante. La única manera que tenemos de defender nuestros derechos es organizándonos como trabajadores y sindicalizándonos. Desde nuestro lugar venimos aportando en la intención de armar un gran frente patriótico en el cual tengamos todos en claro que el límite es Macri y sus secuaces, que hay que frenar este brutal ajuste, y de algún modo hay que reconstruir un rumbo que supimos transitar hasta no hace tantos años. Consideramos, desde el socialismo, que Cristina Fernández tiene que liderar ese espacio y ser candidata a Presidente de la Nación. Ella es la única que, creemos, garantiza la posibilidad de traer un gobierno nacional, popular, democrático, feminista y latinoamericanista. También, por supuesto, proponemos a nuestro referente, Jorge Rivas, como candidato a Diputado Nacional en dicho armado.

¿Qué tan amplio debería ser ese frente patriótico?

 Consideramos que debe haber una línea divisoria; de un lado, los que están con Macri y la derecha, y del otro lado quienes nos sentimos parte del pueblo. Necesitamos ser generosos, pensar en grande, en los intereses nacionales ante todo y ser lo más amplios posible. Obviamente a los traidores seriales hay que tenerlos bien marcados… pero también hay dirigentes que tienen que estar de este lado y que, tiempo atrás, por diversos motivos, no lo estaban. Debemos transitar y defender todo proceso tendiente a la unidad.

¿Quizás basados en ciertos ejes programáticos que faciliten dicho caminar juntos?

 Sin dudas. Se está trabajando en ello, hay espacios que ya hablan de delinear puntos en común; como primera medida, sacar a Cambiemos de la Casa Rosada. Por otra parte tenemos que aprovechar la gran riqueza histórica en materia de luchas regionales y nacionales, desde las cuales buscar una especie de faro que alumbre el camino: Bolívar, San Martín, el desarrollo del peronismo, Evita, el Che Guevara, la Década Ganada… el pueblo tiene un cúmulo de experiencias desde donde plantarse. También los socialistas supimos aportar lo nuestro, como por ejemplo con las luchas de Alicia Moreau de Justo o Alfredo Bravo, nuestro referente histórico por excelencia.

¿El empresariado qué rol jugaría en este contexto?

 Buena parte del empresariado no se está beneficiando con la política económica del gobierno. Sólo los más cercanos a esta banda que conforma Cambiemos, y sectores de las finanzas. Pero hay muchos empresarios que le están retirando su apoyo. Hasta algunos medios de comunicación, de los que habitualmente lo blindan, han venido desarrollando una estrategia diferente y le han marcado la cancha al gobierno en más de una ocasión…

Lucas, se acusó a la militancia nacional y popular en el 2015 de hablar sólo para convencidos, entre nosotros, y no para el ciudadano común. ¿Qué piensa esa gente de Morón, del barrio, el que no milita, de todo esto?

Es muy bueno intentar comprender eso, ya que el militante político tiene que trabajar para llegar con su compromiso y su discurso a esa gran porción de la población. Hubo que hacer autocrítica del mensaje, de cómo estábamos hablando para nosotros mismos, de cómo nos percibía el otro. En estos tres años hemos avanzado, creo, en estas cuestiones, y el desarrollo del feminismo ayudó a cambiar varios aspectos de la matriz discursiva, incluir a más personas  en ese sentido. El lenguaje inclusivo en esto es fundamental. Hasta en esos detalles como generación joven que integramos, vamos aprendiendo. La militancia debe seguir reflexionando en todos estos aspectos y en tender puentes de mayor cercanía con el vecino del barrio, para enriquecer el vínculo con el otro. Seguramente faltó discusión durante la Década Ganada, faltaron herramientas comunicativas. Pero valoro mucho lo que se hizo, lo que se viene trabajando y la posibilidad de superarnos y de seguir aspirando a transformar la realidad que se nos ha impuesto.

¿Qué grado de avance real tiene el campo nacional y popular en ciudades como, por ejemplo, Haedo? Nos inquieta dicha realidad…

 Cada territorio tiene una impronta… acá en Haedo puede ser que cueste un poco más, acaso sea la región más adversa dentro del municipio de Morón, pero a su vez ello nos desafía a construir y pensar con mayor inventiva, hasta desde la práctica deportiva, que venimos desarrollando en Casa del Pueblo. Abrir ventanas diferentes con el objetivo final de sembrar conciencia en temas más profundos. Los puentes entre esos sectores de la ciudadanía y la política que promovemos se va gestando, pero de a poco. Está muy afianzada esa idea de que si estás en política sos un corrupto y aspirás sólo a la obtención de un beneficio personal. A nosotros, involucrarnos nos representa una elección de vida, una manera de comprometernos solidariamente en aras de transformar la realidad. Nuestro espacio siempre posibilita el debate, la generación de charlas abiertas, proyecciones de cine, jornadas de formación política y en esencia, promover una mayor participación de la gente.

Con respecto a la vida política en el ámbito distrital. ¿Hay unidad, o no hay unidad posible en Morón?

 Espero que haya la mayor unidad posible, entendiendo el momento y la complejidad de un municipio que está siendo gobernado por personas que especulan todo el tiempo. Donde hay un derecho, ellos ven un negociado. Los espacios públicos ahora están siendo apadrinados por empresas privadas. Esto se concretó a través de una ordenanza municipal… ¡No se salvan ni las plazas! Con la anterior gestión se contribuyó a que existan mayor cantidad de espacios verdes…. Y después está el otro escándalo de la luminaria a Led, que son alquiladas y sobrefacturadas. Flybondi que no deja de pasar, cada vez vuelan más bajo esos aviones que no cumplen con ninguna clase de seguridad. Ni que hablar del aeropuerto trucho instalado en un Espacio de Memoria. El HCD también expone fallas graves: cuando uno quiere discutir el estado de las escuelas, como la Escuela 48 de Castelar por citar un caso, con problemas de infraestructura, de gas, de agua… nada de eso quieren discutir.

¿Cómo están sobrellevando las asociaciones civiles, por caso, las sociedades de fomento, los clubes de barrio, a este marco general?

 Hay instituciones que están muy afectadas por los tarifazos. En esta zona, el Centro Español está atravesando una situación delicada en tal sentido. Hay clubes al borde de la quiebra. Este cúmulo de acciones de un gobierno planificador de la miseria en pleno territorio donde reside la propia María E. Vidal, redobla nuestra obligación de reiterar el llamado a la unidad política y sindical para enfrentar al gobierno de Ramiro Tagliaferro y derrotarlos en las próximas elecciones.

¿Ya está el candidato?

 Nosotros tenemos a Lucas Ghi, que es el mejor candidato que puede tener Morón para enfrentar a este bloque gobernante; y será desde el esfuerzo de todos y todas, desde el lugar que cada uno ocupe, que podamos lograrlo. El enemigo NO está dentro del campo nacional y popular. El enemigo es esta derecha muy material, muy concreta, a la que tenemos que vencer el año que viene.

Daniel Chaves
Daniel Chaves
dafachaves@gmail.com