“El gobierno tiene que volver a pensar en el vecino y la vecina de Morón que generan ganancias en el distrito”

Entrevista a Diego Di Santi, referente del Partido Solidario Morón

Con Diego Di Santi mantenemos permanente diálogo, por lo cual fuimos planificando un encuentro para intercambiar análisis y conocer el trabajo que vienen realizando desde el Partido Solidario en Morón, la fuerza que a nivel nacional está fuertemente referenciada en Carlos Heller.

Primero hicimos una recorrida por el nuevo espacio edilicio que están próximos a inaugurar, sobre Avenida Hipólito Yrigoyen, a pocas cuadras del casco céntrico de Morón. A pocos metros, saludamos a los compañeros de juventud, que estaban “bancando los trapos” con una mesita callejera, a pura militancia y diálogo con los transeúntes de la zona. Luego, ya hechas estas presentaciones de rigor, nos encaminamos con Diego a compartir un café y conversar sobre la coyuntura sociopolítica de nuestro presente, y la gran pregunta que muchos compatriotas se realizan, pensando en la eventualidad de un triunfo electoral del movimiento nacional y popular: ¿Qué hacer después?

La verdadera “pesada herencia” va a dejarla el actual gobierno con un deterioro económico y social abrumador. Estimo que se deberá trabajar mucho el aspecto asistencial, en una primera etapa. ¿Cuánto puede extenderse esa construcción, y en qué instancia se deberá comenzar a articular ello con un proyecto más del tipo productivo?

 Va a tener que ser una combinación de líneas de acción, estrategias de cómo avanzar. El macrismo va a dejar mucha gente por afuera, que van a necesitar una mano desde el primer día, pero la gran búsqueda es la generación de empleo a través de políticas productivas y de servicios de la sociedad. Una de las dificultades que hubo después de la crisis de 2001 era cómo generar eso, con los grandes bolsones de pobreza que teníamos en aquel tiempo. Duhalde lanzó el plan Jefes y Jefas de Hogar. Néstor (Kirchner) apostó a una transformación con el plan Argentina Trabaja, y con el proceso de las cooperativas. Alberto (Fernández) lo afirma claramente en la campaña: Hay que volverle a poner dinero en el bolsillo a los argentinos…

… Ahí arranca todo de nuevo…

 Volvemos. Con mucha dificultad en ese sentido, pero una de las búsquedas del macrismo ha sido instalar que hay que apostar al individualismo, contrariamente a una construcción política junto al otro, en términos solidarios. El macrismo vino para romper los lazos sociales comunitarios. Sin ello, es muy difícil arrancar.

El famoso cambio de raíz que prometió venir a realizar Cambiemos…

El entramado social, exactamente. Esta gente viene a apuntalar el individualismo como tal. Nosotros creemos que, para desarrollarnos, hay que poder entablar lazos con todos los sujetos sociales.

Evidentemente se manejan enfoques distintos hasta en la percepción humanitaria que se tiene por el otro. Hay una mirada distinta que llega hasta la profundidad del qué hacer con el prójimo…

Exactamente. Y por ahí viene la disputa que nosotros queremos dar. Es mentira que nos desarrollamos individualmente. Vale tu esfuerzo personal, sí, pero siempre que esté acompañado de políticas sociales o productivas, y de un necesario desarrollo comunitario.

Han pretendido instalar a lo largo de estos años la noción de que, si te fue mal, es por tu propia culpa y no por responsabilidades en las decisiones institucionales que se fueron tomando.

 La frase “Todos podemos” es inverosímil. Ello es así, siempre y cuando el Estado me acompañe y mi comunidad también lo haga. Intentan hacer que la pelees solo. Es su apuesta, y la trabajan a todo o nada.

El movimientismo social, a más de 20 años de aquellos traumáticos inicios del piqueterismo en un contexto social de hambre, literal, persiste bajo nuevas formas. ¿Qué rol, y qué límites, tendrá dicho sector en un nuevo esquema productivo? ¿Se puede reconfigurar su labor?

 Es muy factible. Néstor ya en su momento hizo esa búsqueda, luego se encontró con distintas dificultades para avanzar hacia una segunda etapa. Esos movimientos estuvieron incluidos dentro del proyecto. Muchos devinieron de piqueteros en cooperativistas y microemprendedores. Faltó muchísimo, pero ese es el camino. Y es posible si lo transitamos colectivamente.

Hay nuevos intentos por recuperar fábricas a manos de sus trabajadores. Ahí quizás, la estructura partidaria que integrás, tendría bastante para aportar.

 Esa es una histórica discusión dentro del movimiento cooperativo. Cada vez que gobierna el neoliberalismo, emerge una mayor búsqueda por la economía social, fábricas recuperadas, proyectos cooperativos. Y tienen que ver con el estado de exclusión productiva imperante. Al macrismo no le conviene mostrar que el cooperativismo es un modelo posible…

… de hecho, muchas fábricas recuperadas están siendo pulverizadas en los últimos años a través de los tarifazos. Por caso, lo que sucede en FaSinPat (ex Zanón), en Neuquén.

 Insisto, necesitan ocultar esos modelos. Uno de los primeros golpes que este gobierno le asestó a las cooperativas fue pretender que éstas paguen ganancias. Cuando una cooperativa, por su propia constitución, no puede pagar ganancias, sencillamente porque no las tiene. No obstante, hay que aprovechar las oportunidades que se presenten en medio de un proyecto de exclusión como el actual, porque hay muchos trabajadores que se van dando cuenta de que hay otro modelo posible, que pueden administrar ellos mismos una empresa.

Dentro del Frente de Todos, ¿Qué tanto está desarrollada esta cuestión al interior del equipo económico?

 Carlos Heller viene participando desde el minuto cero en el equipo, tiene un rol preponderante, y desde ahí metemos en la agenda a este tipo de iniciativas. Durante el último gobierno de Cristina (Fernández) fue muy difícil –porque la avanzada de la derecha era muy importante- poder pasar a una segunda instancia. También hay que considerar que arrancamos con Néstor presidiendo un país donde gran parte de la sociedad estaba excluida. Una vez más, volvemos a la necesidad primaria de poner dinero en el bolsillo de los argentinos.

¡Qué cerca y qué lejos, de aquella propuesta de la cual el PSol formaba parte muy relevante, de establecer la participación de los trabajadores en las ganancias de las empresas…!

 Esa fue una iniciativa de nuestro partido. Y sí, son pautas diametralmente opuestas a las políticas actuales. Es un gobierno no sólo de empresarios, sino esencialmente de Jefes. Nosotros pretendíamos declarar al servicio financiero como derecho público. No puede ser que dependamos de bancos extranjeros para financiarnos. Es una locura que la banca nacional no esté nacionalizada como tal. Para forjar un proyecto de país con desarrollo, necesitamos autonomía como tal. Nosotros seguimos levantando esta propuesta.

Quizás, esa nacionalización de la banca, ¿Podría obrar a favor de un mayor financiamiento productivo?

 Es que cambia todo el enfoque. Hoy la banca está pensada como un proceso de desarrollo de capital para ganancias personales. El sistema crediticio, sostenemos nosotros, tiene que ser un derecho humano, social. No puede ser que eso lo determinen bancos extranjeros.

Lo mismo corre para la eterna problemática del acceso a la vivienda…

 Claro. El tema del hábitat requiere un acceso que es fundamental, porque es un derecho social. Hay que traspasar la época del individualismo, de la persona-individuo como tal, porque colectivamente también tenemos derechos. Y esa es la discusión que nosotros estamos dando.

Dentro del marco legal vigente, ¿Posibilita tal desarrollo, o habría que pensar en términos de trabajar una nueva Constitución?

 Hay momentos para todo, tal como lo sostiene Alberto. No es lo más urgente. La propia ONU salió a afirmar que hay 17 millones de argentinos que están en inseguridad alimentaria. Esa es nuestra primera prioridad. Hace falta pensar una nueva Constitución, sin dudas. Pero lo que urge es apagar primero estos incendios. Y ver si nos dan las condiciones para construir y avanzar en aquello que nos faltaba profundizar años atrás. Pero sí, para cambiar radicalmente ciertos ejes, una nueva Constitución sería óptima. En algún momento deberemos lograr llegar a esa disputa, y vencer.

Más allá del actual proceso electoral, ¿Creés que la ciudadanía debería comprometerse más, ante una gestión que posiblemente vaya a encontrarse desbordada durante los primeros tiempos?

 Esa fue una de las falencias que tuvimos como proyecto. Avanzamos en el desarrollo, pero no tanto en la generación de conciencia. Cuestión que luego aprovecha, siempre, la derecha. Tenemos que avanzar más articuladamente entre integración y conciencia social. Esto sucedió también a escala regional, y si no, veamos lo que sucede en Brasil, en Uruguay están también con muchas dificultades…

Lo que sucede en Brasil con Lula es casi un hito, lamentable, de esto que mencionás.

 Los desarrollos históricos han sido distintos en Brasil con respecto a nuestro país. Acá en Argentina tenemos a un pueblo que no se queda callado. Debemos integrar, te decía, procesos de inclusión con desarrollo de la conciencia social, ya que caso contrario después viene el neoliberalismo y lograr instalar que la gente está mal pero dicen que están bien. De eso se trata la disputa. En su momento, no lográbamos que la gente se dé cuenta de las transformaciones, y esa es una responsabilidad para nosotros, en tanto ciudadanos y militantes.

Se me ocurre que habrá un punto álgido que deberá resolverse, y que está ligado al rol que ejercerán los medios de comunicación para informar con veracidad.

 Esa es una gran disputa. Evo Morales sigue en pie, creo, por el rol de los grandes medios comunitarios que no forman parte del sistema de multimedios. Hay que sembrar esa disputa, para que ganen relevancia los medios comunitarios acá también. Nos quedó nuestro proceso a mitad de camino, pero habrá que volver a avanzar en dicho aspecto. Por otra parte, no podemos reclamarle todo eso al próximo gobierno; es parte de nuestra responsabilidad ciudadana.

Te traigo al terruño local. Están militando con fuerza la campaña municipal. ¿Cómo ves el panorama preelectoral en Morón? ¿Y qué aspiraciones poseen para el caso de recuperar la gestión municipal?

 Acompañamos a Lucas Ghi, primero porque formamos parte del colectivo Unidad Ciudadana, y además no hace falta aclarar que acá hay que ganarle a la derecha. Era fundamental, a tales fines, reunirnos todos o al menos la gran mayoría en un mismo espacio. Eso fue un logro importante, y hay que reconocérselo a los compañeros que estuvieron trabajando para ello. Fue muy difícil, pero lo hemos logrado.

Se unieron sectores que, hasta hace un año, eran casi antagónicos. Y hoy se visualizan buenos gestos recíprocos. Van caminando juntos…

 Realmente, en los hechos, venimos construyendo como si estuviéramos unidos desde hace 10 años. Eso es muy alentador.

Te seré franco, no tenía expectativas de que se plasmara algo de tanta solidez.

 También lo veía un poco difícil. Hay que estar adentro para fortalecernos. Nuestra organización apoya desde el lugar que sea necesario. Obviamente que tenemos intereses, como cualquier fuerza política. Pero entendimos que ante tal complejidad, no vamos a disputar sentido ni a forzar nada, sino simplemente acompañar al proyecto. Lucas Ghi es el mejor candidato de todos los que podíamos llegar a tener. Y hoy nadie puede garantizar tal sentido de unidad, como él sí lo hace.

¿Entusiasma el énfasis recurrente que pone el candidato en reconstruir el entramado industrial dentro del municipio?

 Necesitamos volver a ser uno de los grandes lugares de la zona en términos comerciales e industriales. Hay que volver a levantar las persianas de los comercios, y el gobierno tiene que volver a pensar en el vecino y la vecina de Morón que genera ganancias en el distrito. Hoy la mayoría de los proveedores municipales no son del municipio, no producen en Morón, y el dinero no queda en Morón. Es una de las búsquedas fundamentales. Están muy bien las luces, las redes, pero todo ese dinero no se produce ni queda en el municipio.

Hay un estado de abandono de las veredas, el asfalto…

 Sí, pero ellos te lo discuten por las obras públicas realizadas. Ahora, si vas a dejar cuatro meses un cartel en una obra que tardaste cuatro horas en realizarla…

Diego, por último, ¿Qué expectativas abrigan a partir del 12 de agosto?

La gran batalla tiene que ser lograr la mayor cantidad de votos en las PASO. Las PASO definen todo, y tenemos que lograr un caudal grande de votos, cosa de que después no haya vuelta atrás. Para eso estamos militando. No se trata sólo de ganar, sino de contar con un congreso que acompañe las grandes transformaciones que se vienen. Y lo mismo rige para la elección municipal.

Daniel Chaves
Daniel Chaves
dafachaves@gmail.com