El Foro en Defensa del Trabajo y la Producción de Morón presentó su nuevo documento titulado: “Hay otro camino”

El pasado 16 de mayo, se presentó en la sede de SUTEBA Morón, el documento “Hay otro camino” que versa contra el restablecimiento de vínculos entre la Argentina y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Ante una sala desbordada, se expuso el citado material, cuya lectura quedó a cargo de la docente Cristina Trinckler. Entre los presentes, destacaron personalidades del ámbito sindical, de las Pymes locales, militantes sociales, concejales de Unidad Ciudadana Morón – FPV y el PJ distrital, así como también integrantes de la Pastoral Social.

Las presentaciones que viene realizando este Foro, constituyen un ámbito de honda sensibilidad social, a cuyo interior se revela una gran amplitud de enfoques que devienen en el marco adecuado para el debate y el compromiso concreto con las causas del área productiva regional.

CTEP Morón, Asociación Bancaria, CGERA, Pastoral Social, Suteba, Foetra, Escuela Diocesana de Servicio Social, UOM, CEL Regional Oeste, fueron algunas de las organizaciones que representaron al Foro en esta oportunidad.

Algunas voces

Eduardo Calvimonte, Secretario General de Suteba Morón, expuso tanto como integrante del Foro como anfitrión, y valoró que esta construcción “no solamente suma a los reclamos, sino que aporta desde la diversidad en la elaboración de propuestas alternativas con el deseo de que la política las incorpore en sus agendas”.

El titular de la Bancaria Morón, Ricardo Gamarra, resaltó también la problemática de las reformas laboral y jubilatorias como antesala del acercamiento gubernamental al FMI. En tal sentido, advirtió que “si fuese por el FMI, no pedirían la jubilación a los 70 años: ¡nos harían trabajar de por vida! Y buscan concretar una reforma laboral a la brasileña, quieren trabajadores esclavos. De ninguna manera los trabajadores vamos a permitir una reforma laboral, y lucharemos con fuerza contra la jubilatoria”.

Vicente Zueras, de Foetra Morón, propuso “una unidad contra el ajuste, cuestión que no puede demorarse más”. Avizoró que nos espera “una represión violenta” y trazó una similitud al Plan Conintes (1958) que aplicó durante su presidencia Arturo Frondizi, en una época en la cual también el FMI venía a presentar sus “sugerencias” en materia económica a cambio de pedidos de financiamiento. “Esta pelea se gana en la calle, cuerpo a cuerpo”, exhortó.

Con su habitual sapiencia, Jorge Abraham sintetizó acaso el espíritu del Foro, al asumir que “quienes estamos en esta mesa no miramos, pensamos, sentimos ni caminamos a la misma velocidad; el aporte del Foro justamente es, quizás, el reunirnos y enriquecernos con lo mejor del otro”.

Posteriormente se desarrolló un extenso intercambio de preguntas y hasta debates posturales entre la concurrencia y los oradores, haciendo gala de pluralismo bajo el cobijo de objetivos en común.

 A continuación, compartimos la declaración completa del Foro.

 “Hay otro camino”

 Queremos expresar, en nombre de las instituciones que constituyen este Foro, nuestro total desacuerdo con la decisión del Gobierno Nacional de reiniciar conversaciones con el FMI, a fin de obtener una línea de crédito de ese organismo.

No pretendemos realizar un exhaustivo análisis de las causas y las consecuencias que esta decisión implica para el Pueblo argentino. Creemos que no son necesarias las explicaciones teóricas sobre las políticas que implementan el neoliberalismo internacional y sus aliados nacionales, ya que las mismas han dejado una huella dolorosa en la ciudadanía en general, y entre los más humildes en particular. Desocupación, pérdidas de derechos laborales, inflación, desnutrición infantil, violencia institucional, represión… son algunas de las heridas que están grabadas en la piel de la memoria colectiva y que este gobierno está empeñado en hacerlas sangrar nuevamente.

El análisis de dos frases del Sr. Presidente, nos permiten vislumbrar que el rumbo elegido nos llevará a la disolución social.

Al principio de sus palabras, el Sr. Presidente dice, como sugiriendo que ha dejado una vida cómoda para hacernos un favor: “… me metí en política…”. Queremos señalar que los seres humanos en nuestra propia naturaleza poseemos una dimensión comunitaria, por lo tanto una persona no “se mete” y “se sale” de la política, como si fuera un mercado donde voy de compras. Todos somos políticos porque tenemos la obligación moral de cuidar toda la vida: la vida propia, la de las demás personas y la de toda la creación. La expresión “me metí en política” denota la concepción de una tarea ocasional, que se puede abandonar cuando ya no sea conveniente para los intereses propios. No es esa una característica que el Pueblo argentino haya valorado en sus líderes históricos.

En una segunda frase dice: “mi convicción es que estamos recorriendo el único camino posible para evitar el estancamiento…”. Si éste es el único camino posible, es porque se han anulado todos los demás. Se han tomado medidas que desalientan la inversión productiva y fomentan la “timba financiera”, disminuyen los haberes de los trabajadores activos y jubilados para pagar la usura de fondos buitres, deterioran la salud de la población para aumentar las ganancias de los laboratorios medicinales, dejan a miles de niñas y niños sin escuelas para disminuir el gasto público y permiten que miles de millones de dólares se fuguen al exterior sin ningún tipo de control, abren indiscriminadamente las importaciones y destruyen el mercado interno… cada familia argentina, cada trabajador, cada empresario PyME sufre estas injusticias en carne propia.

Reingresar al FMI significa pérdida de soberanía política y económica. Nuestro pueblo conoce el camino de la Resistencia, camino de dignidad y justicia, que nosotros buscamos transitar.

No somos portadores de la violencia y mucho menos de la desesperanza. Reafirmamos que HAY OTRO CAMINO, que pone al ser humano en el centro de toda la vida social y económica, y que aún estamos a tiempo para emprenderlo. Igual que el Sr. Presidente, nosotros también tenemos convicciones, pero las nuestras no surgen de los intereses que propugnan la acumulación de la riqueza cada vez en menos manos. Nuestras convicciones gritan desde el fondo de nuestros corazones que “La dignidad de la persona humana y el bien común están por encima de la tranquilidad de algunos que no quieren renunciar a sus privilegios” (Evangelli Gaudium 218).

Porque mantenemos firme nuestra esperanza y porque sabemos que la misma se reafirma con el trabajo en común, es que ponemos a consideración de nuestro pueblo este comunicado, no sólo como una expresión de ideas sino, y fundamentalmente, como una invitación al compromiso para marchar juntos por otro camino, el que construye una Argentina más justa.

Daniel Chaves
Daniel Chaves
dafachaves@gmail.com