¿EL FANTASMA DEL SARMIENTO…O DE SARMIENTO?

Por Guillermo Bustos
  Es historia conocida, que los Ferrocarriles Argentinos (Propiedad Estatal) desde la Revolución Libertadorade 1955 en adelante fueron golpeados hasta ser convertidos en chatarra, la mayor parte de su estructura. Con ello no solo se desguazaron los rieles; también los talleres ferroviarios que daban un trabajo digno y de calidad profesional a muchos operarios, hoy son galpones.
  Ante ésta historia, se ponen en práctica muchas “teorías” hipócritas para “recuperarlos”, pero como buena hipocresía, solo sirven para campañas electorales y ganar algunos votos y nunca para solucionar el tema.
  La primera de ella es la de Pino Solanas, quien encubierto en un “peronismo ortodoxo” acusa al gobierno de no querer hacer lo mismo que Perón con los ferrocarriles, esto es, nacionalizarlos y extenderlos, olvidándose que Perón primero nacionalizó el Comercio Exterior, apropiándose de la Renta Agraria, importante fuente de ingresos que antes quedaban para los ladrones de tierras (Oligarcas) para Nacionalizar, extender y mantener la red Ferroviaria. Éste supuesto “Peronista del Ferrocarril”, que piensa que el peronismo y la economía ferroviaria salen de la galera, considera que tocar la mayor riqueza del país, La Renta Agraria, que queda en manos de unos pocos Estancieros, para que la Argentina goce de sus riquezas naturales, es una afrenta. Podemos decir, que su “Nacionalismo” encubre un Neoliberalismo donde el Estado se hace cargo de las deudas y de paso, unos pocos gozan con sus ganancias.
  Éste Neoliberalismo encubierto, hace que el Neoliberalismo Ortodoxo se cuelgue del mismo, ya no como hipocresía, sino en forma cínica. Por un lado quieren la Nacionalización de los Ferrocarriles o se quejan de lo mal que ellos andan y como se subsidian a los empresarios del sector pero, ante la perspectiva de una Nacionalización concreta, son los primeros en criticarla. Un caso extremo fue el de las Aerolíneas, que si antes acallaban las responsabilidades de los empresarios por accidentes gravísimos con decenas de muertos, hoy día, bajo las críticas de que existe una burocracia que no sabe como manejar el sector, no explican por qué los aviones no se caen, como en décadas pasadas.
  Saliendo de las hipocresías y cinismos, hoy 19 de Octubre nos interesa hablar del ferrocarril Sarmiento. Sabemos que funciona mal y se hace lo posible para modernizarlo, principalmente desde el fatal accidente de febrero de 2012 y sin embargo una formación nueva volvió a tener un accidente. Acá se puede caer en varias conclusiones, que fue un sabotaje o que el gobierno, a través de Randazzo, compró material defectuoso pero veamos algo: el Belgrano, tanto como Norte y Sur, el Ferrocarril San Martín y El Ferrocarril Roca ramal La Plata son materiales viejos y con bastante uso y no sufrieron los accidentes del Sarmiento. Podemos conjeturar que Roca, San Martín y Belgrano están “mejor” y que Sarmiento, echó una maldición sobre sus ramales… pero como no creemos en maldiciones, y mucho menos en coincidencias en etapas electorales, el Estado Argentino debe intervenir toda la línea Sarmiento para ver desde dónde proviene esta “maldición” terrenal, empezando por los talleres donde refaccionan los frenos.
  Irónicamente podemos decir “maldición”, si bien esto debe ser interpretado como desidia, negligencia o sabotaje, tanto de empresarios… ¡como de provocadores!. Seguramente me ganaré el repudio de defensores de causas obreras, pero aquí no se trata de defender a unos pocos provocadores de overol, sino a la masa de obreros que viajan en el ferrocarril Sarmiento, de ser masacrada por aquellos. Si algún provocador que dice ser obrero, es responsable, los partidos obreros deben expulsarlos como los peores enemigos de la clase obrera y sin miramientos.

  Esperemos, que así como Sarmiento quiso fertilizar la tierra argentina con sangre de indios y gauchos, unos vivillos no quieran sacar ventaja electoral con la sangre de los obreros que viajan todos los días en ferrocarril, y algunos empresarios no quieran “ganar” alguna concesión…

cuenta
cuenta
arieljlira@gmail.com