El derecho de acceso a la información, un derecho esencial en Democracia

En democracia no hay nada más valioso y esencial que el derecho a poder preguntar y solicitar información.

El 28 de septiembre se conoce como el «Día Internacional del Derecho de Acceso Universal a la Información» después de que la UNESCO aprobara la resolución 38/70 del 17 de noviembre del 2015.

El Día Internacional del Derecho de Acceso Universal a la Información tiene especial relevancia para la nueva Agenda 2030 del Desarrollo Sostenible y, en particular, para objetivo del desarrollo sostenible que exige garantizar el acceso público a la información y la protección de las libertades fundamentales.

Tal es la importancia del acceso a la información que se encuentra reconocido en la Convención de Naciones Unidas Contra la Corrupción, Convención Interamericana Contra La Corrupción. El derecho de acceso a la información se define como el derecho de toda persona de buscar y recibir información en poder del gobierno, de las instituciones públicas y de las instituciones particulares que reciban fondos del Estado para su subsistencia y operatividad. Dicho derecho se reconoce como fundamental para el desarrollo pleno de una sociedad democrática y resulta instrumental, porque a través de él se acceden a otros derechos.

El Acceso a la Información Pública (AIP) es clave para un debido y comprometido control social sobre las acciones de gobierno, y sus resultados generan mayores niveles de participación comunitaria en los asuntos que competen a todos, y son de tamaña importancia para la lucha contra la corrupción y el mal desempeño de agentes públicos, como así de resultados negativos de acciones y políticas llevadas a cabo por los responsables de áreas estatales, instituciones públicas y privadas, cuyo sostenimiento se basa en dineros públicos.

La Argentina ha transitado, en esta materia, un camino sinuoso ya que hasta hace muy poco, y analizados nacionalmente, estábamos muy mal posicionados en el ranking de naciones con respecto a la temática del AIP, salvo algunas honrosas excepciones distritales (provincias y municipios).

En el Gobierno anterior (Cambiemos) el panorama cambió sustancialmente con la sanción de la Ley Nacional 27.275 del año 2016 que regula el derecho de acceso a la información pública, y que en su parte preliminar establece un objeto claro “garantizar el efectivo ejercicio del derecho de acceso a la información pública, promover la participación ciudadana y la transparencia de la gestión pública”, y se funda en una serie de principios que a continuación se detallan: presunción de publicidad, transparencia y máxima divulgación, informalismo, máximo acceso, apertura, disociación, no discriminación, máxima premura, gratuidad, control, responsabilidad, alcance limitado de las excepciones (causales por los cuales se deniega la entrega de información), in dubio pro petitor (interpretación en caso de duda a favor de la vigencia del derecho a la información), facilitación y buena fe. Cabe destacar que la ley en cuestión toma los preceptos internacionales en la materia referenciados por la ONU (Organización de Nacionales Unidas) y posee estándares altamente óptimos.

Que los ciudadanos estén informados abre las puertas a todos sus otros derechos, por tal motivo podemos afirmar que el derecho al acceso a la información es una llave que nos muestra un futuro mejor, más justo y más democrático.

Finalmente, es importante hacer docencia, explicando y trasmitiendo que este conjunto temático sirve como elemento troncal para construir y solidificar una democracia transparente, moderna, inclusiva y que dé respuestas efectivas a los ciudadanos.

Una ciudadanía activa es el motor y fortalecimiento de la Democracia: el pueblo tiene el derecho a saber lo que hacen sus funcionarios.

Como menciona Oscar Oszlack en “El Estado en la era Exponencial”, la información pondera al ciudadano y nos permite avanzar en Nuevos Paradigmas de funcionamiento del Estado más actualizado a los nuevos tiempos.

El Desarrollo del Acceso a la Información puede significar un cambio fundamental en el fortalecer la Transparencia y la democracia.

Daniel Chaves
dafachaves@gmail.com