El colectivo vecinal Stop Flybondi resiste y crece

El pasado sábado 1° de diciembre,  vecinos de Hurlingham, El Palomar y Ciudad Jardín volvieron a congregarse en un festival público realizado en la emblemática “Plaza del Avión” de la bella localidad perteneciente al municipio de Tres de Febrero. El objetivo de dicha actividad, una vez más, fue la de concientizar al resto de la población de la región, acerca del flagelo del aeropuerto trucho de El Palomar, el funcionamiento arbitrario y problemático de la aerolínea Low Cost, Flybondi, y todo el entramado de negociados espurios que ello conlleva.

Frente a centenares de ciudadanos y ciudadanas del pago chico, hicieron uso de la palabra, con vibrantes testimonios, representantes de organismos de DD.HH., la ex detenida desaparecida que pasó tormentos en el Centro Clandestino que estuvo apostado en la base aérea de El Palomar, Zoraida Martín, y luego prosiguió el festival con bandas musicales, folletería y explicaciones de grupos ecologistas de la zona, entre los cuales destaca el muy activo “Isla Verde”, y contó con una muy extensa lista de entidades y organizaciones políticas y sindicales adherentes. Un ensayo previo para la que, se espera, será una importante movilización el próximo jueves 6 de diciembre.

Patricia Danna, presidenta de la Asociación de DD.HH. del municipio de Hurlingham, recordó la lucha que comenzaron junto a Iris Avellaneda –Co-presidenta de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre. También rememoró los pasos legales de la lucha que se viene librando, tanto por la problemática ambiental que ocasiona el desarrollo de un aeropuerto comercial en la zona, como por tratarse de un Espacio de Memoria donde funcionó un importante Centro Clandestino de Detención, tortura y muerte. “El progreso no avasalla derechos. Esto es un negociado que ha violado todas las leyes”, denunció.

Declaraciones del Dr. Lucas Marisi: “El experimento del aeropuerto de El Palomar ha fracasado. Está terminado. Lo que no sabemos es si va a ser clausurado antes o después de que ocurra una tragedia”.

 El abogado y vecino de Hurlingham, Dr. Lucas Marisi, es quien logró llevar a la Corte Suprema de Justicia de la Nación la lucha por los vecinos en oposición a la instalación, funcionamiento y ampliación del aeropuerto para las Low Cost en El Palomar. Ubicado como un vecino más entre la concurrencia al mencionado festival, tuvo la gentileza de conversar y brindar una serie de definiciones para Huellas Suburbanas.

Indicó que “el aeropuerto trucho de El Palomar sigue en la misma situación de ilegalidad que cuando iniciamos el amparo hace un año”. En otro sentido, aseguró que “nada es irreversible. No hay nada que impida que cuando haya un juez que haga valer la ley, lo clausuren y se terminen las operaciones de los vuelos comerciales. No se ha cumplido con el procedimiento de evaluación de impacto ambiental que exige la Ley de Ambiente de la Nación; tampoco con el procedimiento de evaluación de impacto ambiental que exige la Ley de Ambiente de la Provincia, y tampoco se ha cumplido con la Ley de Sitios de Memoria, no existe la autorización firmada por el Secretario de Derechos Humanos de la Nación”.

Explicó que sólo “hay una autorización de la jueza (Martina) Forns, que es absolutamente ilegal porque es contraria a la ley, que está apelada ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación. En consecuencia, el aeropuerto trucho pende de un hilo. En cualquier momento puede ser clausurado, que es lo que manda la ley” disparó.

Asimismo, profundizó detalles que hacen al conflicto vigente: “El aeropuerto funciona de manera irregular, pero a su vez hemos logrado –a pesar de la ´injusticia Federal´de San Martín y los jueces cómplices- frenar otras aerolíneas, por ejemplo Norwegian, que desistió de venir acá, y eso ha implicado que hoy no tengamos más de 50 vuelos adicionales de esa empresa, que actualmente está operando desde Aeroparque. Y eso no ha sucedido gracias a los jueces, sino gracias a los vecinos y la lucha de toda la comunidad. Sabemos que es una lucha larga, difícil y desigual, pero a su vez somos el primer movimiento vecinal anti-aeropuerto de América Latina…”.

Entonces, claramente vienen marcando una tendencia…

Exacto. Estos movimientos  existen en Australia, Estados Unidos, en Europa, pero nos enteramos que nuestro colectivo vecinal Stop Flybondi, es el primer caso de una organización de esta característica en toda América Latina. Eso nos tiene que hacer conscientes de que estamos abriendo un camino para los demás.

A pesar de todas las irregularidades que están a la vista, las autoridades avanzaron con el aeropuerto y con Flybondi. ¿Responde acaso a una gran confianza que poseen en cuanto al control y manejo judicial para darle cauce al desarrollo de este proyecto?

 Es muy buena pregunta. Más que confianza, eso responde a la impunidad con que se vienen manejando, porque Flybondi es el gobierno, es Dietrich, es Macri, es Quintana, son presuntamente los dueños de esta empresa. Y no te olvides que El Palomar y Flybondi son la llave maestra para vaciar a Aerolíneas Argentinas. Por eso la marcha que realizaremos el 6 de diciembre hacia la puerta de la Base de El Palomar, es contra el aeropuerto trucho y en defensa de Aerolíneas Argentinas. Han contado con un blindaje judicial y la impunidad que les otorga todo el aparato de gobierno, fruto de que no hemos tenido jueces que estén a la altura de las circunstancias, y que en lugar de denunciar las presiones o lo que fuera, o renunciar si no están a la altura del cargo, han decidido entregar como prenda de cambio a la comunidad a quienes debían defender.

Aún así, los problemas de la aerolínea siguen saltando a la vista de todos…

 Claro. A pesar de todo ese blindaje judicial y también mediático, ha quedado en evidencia que todo lo que denunciamos hace un año a la jueza Forns era cierto. La empresa es un desastre, una improvisación total, es un peligro para los pasajeros y para los vecinos. Y eso ha quedado todo acreditado, no lo han podido tapar ni con todo el aparato de gobierno. El experimento del aeropuerto de El Palomar ha fracasado. Está terminado. Lo que no sabemos es si va a ser clausurado antes o después de que ocurra una tragedia. No hay ninguna duda de que Flybondi es la próxima Lapa.

A raíz del funcionamiento que viene operándose en el aeropuerto desde hace varios meses, ¿Notan los vecinos alguna clase de daño ambiental?

 Ha traído la ruina en términos ambientales, y esto recién empieza: Hoy día operan 35 vuelos diarios, que es tan sólo el 10% de lo que quieren operar. Ya con 35 vuelos diarios hay daño ambiental, a la salud de acuerdo a un informe del Conicet que nosotros presentamos y la jueza Forns se negó a prestarle atención; para colmo se valió de los informes elaborados por un licenciado trucho que fue designado por Aeropuertos 2000, con datos adulterados. Esto ya trae un perjuicio para la calidad de vida, para los chicos en las escuelas, y además no ha traído ninguno de los supuestos beneficios que el gobierno dijo que iba a traer.

¿Por ejemplo, en materia de creación de fuentes de trabajo?

 Brinda tan sólo 50 puestos de trabajo en Palomar, y la mayoría son puestos preexistentes, que estaban en Ezeiza o Aeroparque y los trasladaron acá. Así que ni siquiera crearon esos puestos de trabajo. En términos de desarrollo económico, tampoco trajo beneficio alguno: los comercios están igual o peor que antes, agravados por el desastre económico de la administración del Presidente Macri. Esto sólo trajo beneficios y progreso para un grupo de vivillos, empresarios que quieren vaciar Aerolíneas y hacen este negociado en Palomar porque se ahorran un 70% de lo que cuesta operar en los verdaderos aeropuertos a través de las tasas aeroportuarias. El beneficio, tal como hemos venido reiterándolo, era y es para un par de vivos y el perjuicio es mayúsculo, y va a ser un daño superlativo que se va a ir incrementando en el transcurso del tiempo. De todas maneras, nos asiste la razón y el derecho, y tarde o temprano vamos a lograr revertir esta situación, si sostenemos la lucha de los vecinos. En la próxima marcha se incorporarán nuevos actores, las organizaciones gremiales, los organismos de DD.HH., la comunidad educativa. Esto recién comienza, vamos hacia un final abierto que confiamos, será a nuestro favor.

Daniel Chaves
Daniel Chaves
dafachaves@gmail.com