“Debemos cambiar el concepto de comunicación y la construcción de contenidos”. Reportaje a Carlos Borgna, referente de la Red de Comunicadores del Mercosur

Por: Daniel Chaves
   Carlos Borgna, comunicador que desarrolla su profesión en su Rafaela natal, posee una vasta militancia en el campo nacional y popular. Es uno de los principales referentes de la Red de Comunicadores del Mercosur, desde donde articula con una importante cantidad de medios comunitarios, regionales, autogestionados, de todo el espectro del cono sur e incluso del Caribe.
   La tradicional confitería “Perla del Once” fue, una vez más, nuestro punto de encuentro para conversar sobre nuestro presente. Aquí algunas definiciones:
¿Desde qué lugar podemos (¿debemos?) diseñar nuestra propia agenda informativa?
La agenda debe construirse junto a las organizaciones que expresen los intereses y necesidades de la comunidad. Eso implica cambiar el concepto de comunicación y la construcción de contenidos. Sino, el riesgo que se corre es hacer comunicación con la agenda que imponen los grandes medios.
La mentada batalla cultural. ¿En qué grado considerás que influyó para la victoria del campo antinacional la supremacía del «relato» antikirchnerista en el entramado mediático? ¿Se puede hablar en términos de fracaso comunicacional por parte del kirchnerismo?. 
La política comunicacional del Kirchnerismo tuvo gruesos errores y aciertos. Como ejemplo de esto último fue la construcción histórica durante el Bicentenario.
Ahora, el grueso de la estrategia pasaba por dar respuesta a las tapas de Clarín y La Nación. El modelo 6,7,8 y las cadenas nacionales eran herramientas, que parecían insustituibles. Da la impresión que no se tuvo una comprensión de la necesidad de articular las experiencias comunicacionales del campo popular y potenciarlas.
Por ejemplo, cuando se dice no volver a los 90, que es una intención objetiva, cabría preguntarse con que herramientas comunicacionales damos el debate en una sociedad donde una porción mayoritaria de sus habitantes, o era muy chico o nació en esa época con lo cual, hay que replantearse muchas frases hechas, mucha consigna setentista sin trabajo concreto con la gente para debatir allí, de que se trata.
PJ – FPV – Frente Ciudadano, ¿Complementos naturales o colisión de proyectos?
El PJ, así como se armó, parece estar estructurado para contener gobernadores e intendentes; no para sintetizar las expectativas del pueblo peronista, del conjunto de la militancia. Sin el kirchnerismo cualquier armado nace mal.
Ahora bien, el Frente Ciudadano es hasta ahora, una intención de deseos, donde no quedó explicitado su organigrama de funcionamiento, sus criterios de conducción en lo cotidiano. Si la herramienta que se  pretende adoptar es similar a la de Unidos y Organizados, no parece la más idónea. Hay que hacer autocrítica y corregir errores, ese es uno.
Ahora, lo que no puede soslayarse, es el peso  de Cristina. 
De aquí en más, ¿Un Movimiento Nacional con o sin columna vertebral? ¿Es viable la reconstrucción de la unidad entre sectores medios del campo popular y el movimiento obrero? ¿Qué cuestiones entran en juego para que ello pueda acontecer?
No existe proyecto nacional sin el movimiento obrero. Ahora bien, tampoco es acertado disputar espacios, sin un armado propio. La experiencia de Villa Constitución de días pasados, donde se encontraron sindicatos y dirigentes de gremios adheridos, tanto a CGT como a CTA, es un camino, una señal clara, de por donde debemos transitar.
¿Podés precisar un breve diagnóstico de situación y alguna perspectiva, al menos desde tu experiencia en Santa Fe y el NEA para contribuir a vislumbrar los escenarios venideros?
Hay escenarios de conflicto. El modelo no cierra sin afectar los derechos y conquistas de los trabajadores. El impacto de las medidas sobre las pymes ha sido muy fuerte y la evidencia está, no sólo en lo que dicen los propios empresarios, sino en las posturas de muchos gobernadores y fundamentalmente, intendentes que al estar en contacto con el vecino, con la problemática inmediata, se dan cuenta que el esquema no contiene a amplios sectores, es excluyente y como pasara en los 90, la pequeña y mediana industria y el comercio minorista van a ser afectados directos de las políticas de Macri.
Finalmente, ¿Tenemos gobierno de «Ceos» para rato o tiende a debilitarse? ¿Qué factores juegan tanto positiva como negativamente en esa línea?

Aquí, sustancialmente, están conduciendo los grupos monopólicos y sus gerentes, no los políticos que representan al gran capital, como fue la experiencia Menen, o De la Rúa. Esto es otro escenario, con otros protagonistas.  Sí hay que reconocer, que algunas medidas han sido y serán brutales, con lo cual pueden esperarse reacciones; pero una cosa es lo espontáneo, la bronca y la puteada y otra muy distinta enfrentar un modelo con niveles de organización de los sectores populares.


Avatar