CTA regional MHI y su evaluación de coyuntura: “Prepararon un programa de clase para fortalecer a los que siempre estuvieron bien, y dejar afuera a 20 millones de argentinos”

Reportaje a Gustavo Zapata (Sec. Gral.) y al equipo de trabajo de la CTA Regional Morón – Hurlingham – Ituzaingó.
Por: Daniel Chaves
La sede del SUTEBA Morón hizo las veces de punto de encuentro con el equipo de trabajo y la actual conducción de la CTA regional Morón – Hurlingham – Ituzaingó. Siempre bien predispuestos para dialogar sobre actualidad sindical, nacional, laboral, los compañeros liderados por su Secretario General, Gustavo Zapata, no escatimaron tiempo ni definiciones para enriquecer una panorámica de las luchas presentes y las obligaciones a futuro que se enmarcan en la agenda de los representantes del pueblo trabajador.
Comenzamos la conversación proponiéndoles a los compañeros brindar un breve diagnóstico de la situación del movimiento obrero en la presente etapa institucional. Al respecto, Gustavo Zapata se explayó: “El clima para los trabajadores es absolutamente negativo, como CTA preveíamos esta situación desde el año pasado y desgraciadamente se están cumpliendo todos los puntos del neoliberalismo más duro. Argentina hoy en día es un laboratorio de políticas contra los trabajadores y el pueblo. Se le devolvieron las retenciones a los sectores más ricos del país; la devaluación sobre el valor de nuestro trabajo; siguen con los despidos y ello implica una clara señal para el sector privado, cuando hasta el año pasado el Ministerio de Trabajo intervenía en estos asuntos. Y luego, dos golpes como el tarifazo y la apertura de las importaciones que destruye a las miles de Pymes que se habían logrado construir, trabajosamente, en estos últimos años. Es un vendaval que ataca a los trabajadores desde todos los flancos.
¿Es viable una plena articulación de todas las centrales sindicales para enfrentar al neoliberalismo?
“Las dos CTA ya demostraron capacidad de trabajo conjunto para proponer una agenda social. Entendemos que este gobierno no tiene nada que ofrecerles a los trabajadores, salvo algunas «engaña pichangas”, pero lo de fondo es la desocupación, el crecimiento de la pobreza, el achicamiento del Estado. Podrán dar un bono pero no van a solucionar los problemas de los trabajadores”.
Un compañero del sindicato SUTNA remarcó la transferencia de ingresos de un sector (clase trabajadora) al sector de mayores ingresos. “O fijáte la situación de los jubilados, los medicamentos. Hemos venido trabajando para capacitar y reconvertir a compañeros trabajadores para que se puedan reinsertar en empleos de calidad, pero evidentemente esos mentados puestos de calidad no van a llegar.  Por ejemplo, en el área de mi incumbencia, que es la producción de neumáticos, en los primeros meses se importaron 270.000 cubiertas, en claro detrimento de la generación de empleo acá. Y en los ministerios sólo encontramos puertas cerradas o semi cerradas a la hora de intentar resolver conflictos”.
Una compañera presente que trabaja en el hospital Posadas, señaló que se está tercerizando mucho todo lo inherente a la salud pública. Definió al estado actual de la salud como “pésimo” y aclaró que “los programas, con algunas deficiencias, que había implementado el gobierno anterior –y reconocemos que aun faltando mucho, se había hecho bastante- se están desarticulando. Sin fondos es imposible que podamos llegar a la gente”, alertó, y luego recordó que en el citado nosocomio echaron a 641 trabajadores en Marzo “y se dice que en diciembre habrá nuevos despidos. Y no son sólo ñoquis, que entraron en 2015… se están revisando incluso contratos de personal con mucha antigüedad, médicos con 20, 24 años de trabajo e historia en el Posadas”, añadió.
Retomó la palabra Gustavo Zapata, quien en referencia al gobierno nacional bramó: “Fabricaron una crisis donde no existía, y ahora nos traen el remedio del BM y el FMI como hizo (Carlos) Menem en su momento. Prepararon un programa de clase para fortalecer a los que siempre estuvieron bien, y dejar afuera a 20 millones de argentinos”.
Y ante esa actitud, ¿Qué rol juegan los trabajadores organizados?
“Buscamos la unidad del conjunto. Empezamos a discutir un programa propio, como hicimos en los años 90 con el FRENAPO. Creemos hoy que estamos en condiciones de hablar con muchos sectores, el MOPOSI, la Corriente Federal Sindical, porque creemos que los trabajadores debemos mostrar un programa propio que plantee una salida a esta hecatombe.
Han estado participando en la experiencia de las multisectoriales, ¿Cómo la evalúan a la luz de los acontecimientos?
Hay obvias diferencias entre los distritos que abarca esta regional. En Ituzaingó y Hurlingham si bien hay contradicciones, tenemos mayor capacidad de diálogo, tenemos las puertas abiertas. Morón es una situación particular, la derrota fue muy dura, había sectores que ya no colaboraban con el proyecto, pero hoy en día todos somos víctimas del neoliberalismo. La multisectorial sirve como un espacio de síntesis para pensar, concretamente en lo territorial, una salida para Morón. O cambian las políticas, o cambia el gobierno, no hay muchas alternativas.
¿Sienten, en estos momentos, que el conjunto del movimiento obrero es el “tapón” indispensable para frenar al neoliberalismo en Argentina?

Tenemos la capacidad, y la posibilidad; todavía nos falta construir la voluntad. El tarifazo mostró la capacidad de movilización de nuestro pueblo; no los hemos derrotado, pero han titubeado. Hay gestos de construcción de unidad con la CGT; la Marcha Federal es la síntesis más importante hasta el momento. No alcanza. La derrota del modelo finalmente no es gremial, es política, pero el rol de los trabajadores es central y de resistencia cada vez más dura, amplia y con un programa de salida. La relación de fuerzas aún no está a nuestro favor. Pero nos estamos reencontrando con muchos sectores, desde distintas miradas pero con el objetivo en común. Y también hay que combatir al sálvese quien pueda que tratan de difundir entre la sociedad. Y con respecto a quienes dilaten las medidas de fuerza, podrán hacerlo hasta que el reclamo de sus bases se los lleve por delante, porque en la lucha vamos con los dirigentes a la cabeza, o con la cabeza de los dirigentes”, sentenciaron. 


Avatar