Carlos Ariel Díaz: “Tenemos que reencontrarnos los compañeros para lograr la unidad del peronismo en Morón”.

Entrevista a Carlos Ariel Díaz, referente de Kolina Morón
Por Daniel Chaves
Nos encontramos a compartir un café. El entorno municipal, con su “microclima” político, fue el entorno en el cual Carlos Ariel Díaz y quien traza estas líneas, conversaron sin prisas de variadas temáticas. La búsqueda de fortalecer esfuerzos tendientes a consolidar un peronismo de Morón sólido y competitivo, surgió como el eje central de la conversación. A continuación, los principales conceptos que brindó el dirigente.
Carlos, se acerca el 17 de Noviembre, ¿Qué motivaciones y desafíos genera esta fecha? ¿Qué obligaciones se le generan, desde aquella historia, al presente del peronismo?
El 17 de noviembre es fundamentalmente un día para la militancia, recordar a los líderes. Pero tenemos otras responsabilidades, como saber escuchar a la sociedad, sino, no estamos viendo la realidad. Hay mucha gente que la está pasando mal. Creo que el principal desafío pasa por saber escuchar y forjar la unidad, mediante un debate permanente tanto a nivel interno como con el conjunto de la sociedad.
¿Estamos hablando de unidad del peronismo, no necesariamente del conjunto del FPV?
En principio urge trabajar para la unidad del peronismo, y no descarto la posibilidad de una unidad más amplia, a nivel del Frente para la Victoria. Pero hay que señalar algo: hay momentos históricos para ser cabeza de un proyecto y otros en los que debemos ser el cuerpo de ese proyecto. Yo creo que hoy en Morón ya es tiempo de que el peronismo sea la punta de lanza, y si aceptamos ese desafío tenemos que mostrarnos en unidad.

Con respecto al bloque de gobierno tanto nacional, provincial como municipal, ese peronismo, ¿debe mostrarse dialoguista, acaso portador de una posición más confrontativa…?
Diálogo hay que tener permanentemente; hay compañeros cumpliendo gestiones y gobiernan para todos. Pero deben plantearse parámetros sobre cómo establecer ese diálogo. Entiendo que los intendentes trazaron una línea al juntarse y plantear sus necesidades para el presupuesto 2017. Diálogo, pero con precisiones contundentes, es parte del juego de la democracia.
Te llevo ahora al plano municipal, ¿Qué déficits, y en todo caso qué logros, podés señalarle al primer año de la gestión Tagliaferro? ¿Y qué diferencias con la gestión anterior podés subrayar?
La cuestión de los vendedores sin locales, que están siendo estigmatizados de manera violenta y sin darles un espacio para trabajar, es cosa grave. La cuestión de la seguridad es tremenda, el único momento en que se ve despliegue de policías en las calles es ante cada manifestación opositora. Morón es casi la “capital del secuestro”, y la obra pública está bastante ausente. Luego desde provincia nos afectan los recortes de las partidas para los comedores escolares, entonces no alcanza la comida para todos los pibes. El diálogo para con la ciudadanía es nefasto, no se puede gobernar a puertas cerradas; y el tránsito en Morón sigue siendo catastrófico…
Y en esta cuestión, ¿Empeoró la situación realmente, con respecto a la gestión anterior, o dichas falencias vienen de arrastre?
Creo que algunas falencias vienen de arrastre. La cuestión del tráfico es un claro ejemplo. Los barrios del sur profundizan sus carencias, todo agravado por el entorno económico general. Siguen despidiendo, ahora a trabajadores sociales que se desempeñaban en el barrio Carlos Gardel. Hay una avanzada permanente de abandonar el rol del Estado en la asistencia a sectores vulnerables de la sociedad, y eso trasciende largamente a Morón, se ve a escala nacional.
Volvamos al peronismo. Estamos hablando de la búsqueda de unidad, pero, ¿Cómo se logra?
Con diálogo. Tenemos que reencontrarnos entre los compañeros, seguramente tenemos más puntos de unificación que de división. No hay margen para subrayar las diferencias personales cuando de lo que se trata es de luchar por el bienestar de la gente en Morón. Si planteamos una opción de poder debe ser unificada para que el peronismo pueda volver a enamorar.
¿Unidad con o sin límites?

Hay límites, por ejemplo aquellos compañeros que han sido parte del peronismo que acompañó al proyecto nacional de Néstor y Cristina, y hoy son parte del gobierno de Cambiemos. Está claro que el proyecto puede ampliarse con otros espacios, pero mi límite es el antes señalado. 
Daniel Chaves
Daniel Chaves
dafachaves@gmail.com