BOLIVIA: ES UN GOLPE

Día triste para la región. No nos merecemos que nos arruinen la fiesta que vivimos ayer con la liberación de Lula. No pudieron soportarlo.

 

Cae el país modelo de ellos, Chile. Tiene que caer el modelo popular y plurinacional de Bolivia. Golpe a Golpe, verso a verso… dice la canción, nunca más acertada la cita.

 

Se vislumbra una Grieta inmensa que cruza toda la América Latina, partiendo país por país. De un lado quienes le hacen el juego a “Los Imperios”, con toda su artillería. Medios de comunicación concentrados, integrados en toda la región, con conexiones internacionales que protegen los intereses de esa parte derecha de la “Grieta”.

 

De la otra orilla los Pueblos, los pobres, los movimientos sociales, los partidos nacionales y populares, intentando organizarse para enfrentar una lucha que es ideológica y también cuerpo a cuerpo. Donde casi siempre el cuerpo y los muertos los pone el Pueblo. Borremos mejor el casi. SIEMPRE LOS MUERTOS LOS PONE EL PUEBLO.

 

En otros países, la casta judicial cómplice, apresando o intentando hacerlo, a figuras políticas inocentes. Entregándolos para ser descuartizados en aquellos medios de comunicación concentrados, que destilan un discurso único. Cuyos empleados, “¿periodistas?” repiten, como loros, líneas editoriales, que en realidad son bajadas de líneas políticas para colaborar con la destrucción del adversario político-ideológico. Más el control de las fuerzas de seguridad y armadas, que no dejan de responder al país del Norte. Salvo en contadas excepciones de nuestra América Latina.

 

Un empresariado prebendario, rapaz, avaro, sin patria, se ve beneficiado con la precariedad laboral impuesta internacionalmente. Maximiza ganancias a costa del hambre, sufrimiento y dolor de los pueblos

 

Evo consiguió en elecciones democráticas su cuarto mandato. Para la oposición nacional e internacional es un Dictador que pretende eternizarse en el Poder. Ángela Merkel ostenta el cargo de Canciller de Alemania desde 2005. A nadie se le ocurriría decir lo mismo. A Bolivia “los poderes mundiales” le imponen cambiar. En Alemania se puede conservar y perpetuarse. Se nota la doble vara, y mucho. Como se nota en los casos de Venezuela y de Cuba.

 

La OEA y sus socios internos/externos, le exigieron nuevas elecciones, y Evo así lo hizo. Pedido concedido. Luego pidieron que se proscriban él y su vice, Álvaro García Linera. Las FFAA y la Policía no lo apoyaron para restablecer el orden. Bandas armadas azotan las ciudades creando caos y generando violencia. Más luego le pidieron la renuncia. Su mandato vencía en enero. ES UN GOLPE.

 

En estas horas, lo buscan para encarcelarlo. Quemaron su casa y la de algunos de sus funcionarios. Seguramente querrán matarlo, o hacerlo desaparecer. No le perdonan que haya despertado la conciencia de miles de bolivianos y latinoamericanos, a los que nos hizo ver que las cosas pueden ser diferente, mejores. No le perdonan que millones de bolivianos hayan salido de la pobreza y la indigencia. No les perdonan que coman todos los días, se eduquen y asciendan socialmente. Tampoco se lo perdonan a Lula y a Cristina Fernández. No le van a perdonar que protegiera los recursos naturales que posee su país, entre ellos gas y litio, para que se beneficien los bolivianos.

 

Quieren volver a poner y sacar presidentes, o directamente nombrar virreyes. Así las cosas. Habría mucho más para decir. Mejor hoy no. Me interesa preguntar.

 

¿Qué va a decir la OEA ahora? ¿Se van a hacer cargo de los injustamente encarcelados, heridos y muertos? ¿Van a resguardar los Derechos Humanos de toda la población? ¿Van a proponer a quien se ponga al frente del gobierno boliviano, que otorgue elecciones libres y democráticas, nuevamente, y sin proscripciones? ¿Van a permitir que Bolivia tenga gobierno propio, libre de toda dominación extranjera?

 

Hoy no soy muy optimista.

Roberto Coluccio
Roberto Coluccio
roberto@huellas-suburbanas.info