BEATIFICACION DE LOS MARTIRES RIOJANOS

Quiero decir, por pura intuición, sin ningún tipo de verificación empírica, lo primero que se me viene a la mente. Esta beatificación se llevó a cabo porque el Papa es Francisco, un experto en  causas populares. Luego leí que así lo hizo saber la sobrina el Obispo, María Elena Cosiano Angelelli, en declaraciones al periodismo.  «No hay que bajar los brazos»,  como la gran conclusión de este momento que la encontraba «por fin, tranquila». Al cabo de largos años de adversidad y soledad, resaltó la figura y el gesto de Francisco.  (La Voz 27/4/2019)

Hubo gran oposición dentro de la Iglesia. Se oponían al reconocimiento del Martirio, querían hacer pasar como accidental el evento que causó su muerte en Punta de los Llanos, ruta 38. También publicitaron una supuesta connivencia entre el Obispo y las organizaciones armadas que actuaban para esa época, especialmente Montoneros, a raíz de una foto tomada cuando Angelelli celebró una misa para inaugurar una salita de primeros auxilios en un barrio de La Rioja, donde militantes montoneros habían colgado una bandera de esa organización. A tal efecto sugiero leer la investigación efectuada por VATICAN INSIDER.

www.lastampa.it/2018/10/31/vaticaninsider/la-verdadera-historia-de-la-foto-de-angelelli-y-montoneros-GExUCsCZ83nuwwD5eBVOnL/pagina.html 

El Obispo de origen cordobés murió en una ruta de la Provincia de La Rioja en un “accidente organizado” por la dictadura. Sus compañeros curas habían sido torturados  y asesinados unos días antes y el laico Wenceslao Pedernera, asesinado delante de sus familiares.

Hay una frase muy conocida de Don Enrique Angelelli que dice “Con un oído en el Evangelio y otro en el Pueblo”. Así vivía él, según testimonian quienes estaban cerca y compartían su trabajo pastoral. Por ello fue blanco de la Dictadura, porque era pastor, maestro y bálsamo del pueblo riojano.

Mandatarios y  funcionarios de todas las provincias del País y extranjeros estuvieron presentes también en el acto. El Padre Francisco “Paco” Olveira (OPP) se acercó a la Vicepresidenta Gabriela Michetti, para  entregarle una cinta de luto y una estampita, y aprovechó para decirle “a Angelelli lo mataron por ponerse en contra de políticas similares a las de su gobierno. Ud. no debería estar acá”. El Obispo de Morón, Jorge Vázquez, también estuvo presente en la misa organizada en el Parque de la ciudad capital de La Rioja, al pie del Cerro Velazco.

El enviado del Papa Francisco, el cardenal italiano Giovanni Angelo Becciu realizó la proclamación de los Mártires Riojanos, a partir de ahora Beatos para la Iglesia Católica. Esta “categorización” implica que los mismos pueden ser honrados con culto públicamente, pues han sido sometidos a un proceso eclesiástico donde se evaluaron sus virtudes. 

«Después de haber obtenido el parecer de la congregación de la causa de los santos, con nuestra autoridad apostólica concedemos que los siervos de Dios: Enrique Ángel Angelelli Carletti obispo de La Rioja, Gabriel Rogelio Longueville, sacerdote diocesano, Carlos de Dios Murias, sacerdote profeso de la orden de frailes menores y Wenceslao Pedernera, padre de familia, mártires fieles de Cristo, de ahora en adelante sean llamados beatos y que sea celebrado cada año y según las reglas establecidas, el 17 de julio día del nacimiento al cielo».

Ninguno de ellos era Riojano. Angelelli y Murias nacieron  en Córdoba, Longueville era misionero francés, y Pedernera era Puntano. Son los primeros mártires argentinos, hoy ya Beatos.

Roberto Coluccio
Roberto Coluccio
roberto@huellas-suburbanas.info