DE AYER A HOY: ¿LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN O ENTREGA DEL PAÍS? (3da. Parte)

Como resultado de conflictos políticos y de las tensiones sociales existentes se fue  forjando el fortalecimiento de la alianza social antiperonista, conformada mayoritariamente por sectores medios (los más activos eran los estudiantes nucleados en la FUA),  la gran burguesía ligada al capital local y extranjero (representada por la SRA y la CARBAP), la Bolsa de Comercio y la UIA,  aglutinados por la Iglesia Católica (que percibía que los homenajes a Evita  y a la figura de Perón como un endiosamiento con connotaciones religiosas) y sectores de las Fuerzas Armadas.

Se  produjeron levantamientos contra el gobierno en diversas bases militares, que culminaron el 16 de junio de 1955 con un bombardeo en horas del mediodía a la Plaza de Mayo, con el saldo de 300 civiles  muertos y más de 1000. Fue, sin dudas, el día más sangriento de la historia argentina contemporánea y la primera vez que fuerzas armadas de un país bombardearan su propia capital,

Con el apoyo de los Estados Unidos, Gran Bretaña, promueve y financia un nuevo golpe contra el gobierno constitucional en setiembre de ese 1955. Los cabecillas del golpe, Lonardi, Aramburu y Rojas, denominarán a la asonada “Revolución Libertadora”… Tras los hechos, el primer ministro británico, Winston Churchill dijo ante el parlamento: “La caída de Perón es el acontecimiento más importante para el imperio británico después de la Segunda Guerra Mundial. No le daremos perdón ni cuartel hasta el fin de sus días”.

Como siempre, los sectores golpistas utilizaron  descalificaciones morales y no políticas para justificar su accionar.  Pero en la práctica, los cambios que produjeron en la vida del país, se pueden resumir en la puesta en vigencia de la Constitución de 1853 y la ‘anulación’ ilegal de la Constitución Justicialista de 1949, dejando sin efecto los derechos sociales que esta incluía. Admisión del capital extranjero.  Ingreso al FMI y a otros organismos internacionales. Congelación de salarios. Devaluación de la moneda nacional. Endeudamiento externo con empréstitos que nunca llegaron a destino y a través de la conversión de saldos comerciales en deuda externa. Supresión de los controles de cambio y la comercialización de exportaciones con intervención estatal. Desmonte de los instrumentos por los cuales el Estado intervenía en la economía (IAPI, manejo de los depósitos bancarios, etc.). Supresión de todos los subsidios dirigidos al consumo de los sectores populares. Creación de la Junta Consultiva Nacional en reemplazo del Congreso (integrada por el PS, el PDP, la UCR, entre otros). Estado de Sitio y Plan CONINTES (Conmoción Interna del Estado).  Disolución de la Fundación Eva Perón, paralización de la totalidad de sus obras, robo de sus activos e incautación y quema de sus bienes (El militar que asume como interventor elabora un informe en el que menciona el derroche peronista que significaba darles de comer carne y pescado todos los días a los chicos y, además, bañarlos y ponerles agua de colonia. El interventor contrata una cuadrilla para romper a martillazos toda la vajilla con el sello de la institución). Proscripción, torturas y fusilamientos.

Así como en la actualidad los medios trabajan para fundamentar una realidad virtual en la opinión pública mediante la divulgación de “posverdades”, la “Revolución Libertadora” necesitaba dejar un documento escrito sobre su actuación.

Primero creó una Comisión Nacional Investigadora con el objeto de “reintegrar la administración pública a las condiciones de moralidad”,  Su presidente, el marino Leonardo McLean, rubricaba las motivaciones del informe en la página 11: “Queríamos llegar a la limpieza total de los gérmenes del oprobio para que los gobiernos políticos venideros comenzaran su tarea en una atmósfera incontaminada”.

Luego publica el Libro Negro de la Segunda Tiranía (título pintoresco, como lo definiría Rodolfo Walsh),  sobre el peronismo,  al que caracteriza por la corrupción, manipulación, represión, censura y su “ataque totalitario” a las expresiones democráticas.  Allí se publican las acusaciones por “por traición y asociación ilícita” para Perón y sus seguidores y como los propios golpistas reconocieron: “este no es un libro de historia, pero servirá para escribirla”.  Pretendían acabar con el peronismo y justificar su exclusión de la vida nacional.

Como ejemplos de perjuicios económicos hacia el futuro, así como para el desarrollo autóctono, podemos observar: Argentina fabricaba el I.Ae. 27 Pulqui (flecha en idioma mapuche,  avión a reacción diseñado y construido en Argentina hacia 1947. Fue el primer avión de este tipo en fabricarse en Latinoamérica, y el noveno en todo el mundo. Algunos aseguran que fue la base del desarrollo del caza MIG de la U.R.R.S. Cuando el golpe de estado se planeaba la construcción de varios aviones, para nutrir a la naciente Fuerza Aérea, y que la dictadura considero demasiado onerosos y de tardía fecha de entrega. Se terminaron adquiriendo Sabres 28 F-86F-30, remanentes de la USAF que tuvieron que reacondicionarse en en las instalaciones de North American de Palmdale y el envió de los pilotos a entrenarse en EE.UU. Se invirtió más dinero y se demoró más la entrega que si se hubiesen fabricado los Pulqui.

Nuestro país había comenzado a producir locomotoras diésel eléctricas.  Con el golpe del 55 las locomotoras  CM1 y CM2, fueron renombradas Libertad y Roca y pasaron a cubrir solamente el servicio que hicieran en sus inicios, cuatro años atrás, Constitución – Mar del Plata, en el expreso “El Marplatense”. En 1961, ya  sin mantenimiento, dejaron de funcionar, fueron desguazadas y sus partes vendidas como chatarra.

El Ing. Livio Dante Porta realizó trabajos en la tecnología del vapor para el ferrocarril que fueron revolucionarios, llevando a límites insospechados de eficiencia en potencia y ahorro de combustible (con menor contaminación) tanto a las viejas locomotoras restauradas, así como a las nuevas fabricadas ya con ese sistema. Uno de sus desarrollos más importantes –la denominada “Combustión Gasógena” o “GPCS” –Gas Producer Combustión System- se continúa utilizando actualmente.  Sus conocimientos y técnicas fueron utilizados en Sud África, Paraguay, Brasil, India, en EEUU (durante la crisis energética de los inicios de los ’70), en Cuba utilizando la biomasa (el bagazo, subproducto de la explotación de la caña de azúcar) y siempre con tecnología competitiva –rendimiento térmico, gran potencia y no contaminante del medio ambiente- frente a la locomotora diésel. Pero la era del petróleo y sus derivados, de la industria mecánica que utiliza petróleo y de los enormes intereses que allí operan, trataron de desautorizarlo.  La Libertadora corto con sopletes el cuerpo cilíndrico de los últimos modelos construidos. Siempre dan un paso más avanzando en defensa de sus propios intereses, pero destruyendo los que benefician al país…

N.deA.: En el próximo número veremos el accionar similar que producen grupos, o sus sucesores en la actualidad aunque en esta ocasión llegan al poder mediante elecciones  generales.

Juan Carlos Dennin
Juan Carlos Dennin
juancarlos@huellas-suburbanas.info