• All
  • Blog
  • Otro
  • Podcast audio
  • revista n°19
  • revista n°20
  • revista n°22
  • revista n°23
  • revista n°24
  • revista n°25
  • revista n°26
  • revista n°27
  • revista n°28
  • revista n°29
  • revista n°30
  • revista n°31
  • revista n°32
  • revista n°33
  • revista n°34
  • revista n°35
  • revista n°36
  • revista n°37
  • revista n°38
  • revista n°39
  • revista n°40
  • revista n°41
  • revista n°42
  • revista n°43
  • revista n°44
  • revista n°45
  • revista n°46
  • revista n°47
  • revista n°48
  • revista n°49
  • revista n°50
  • revista n°51
  • revista nº52
  • revista nº53
  • revista nº54
  • revista nº55
  • revista nº56
  • revista nº57
  • revista nº58
  • revista nº59
  • revista nº60
  • revista nº61
  • revista nº62
  • revista nº63
  • revista nº64
  • revista nº65
  • revista nº66
  • revista nº67
  • revista nº68
  • revista nº69
  • revista nº70
  • revista nº71
  • revista nº72
  • revista nº73
  • revista nº74
  • revista nº75
  • revista nº76
  • revista nº77
  • revista nº78
  • revista nº79
  • revista nº80
  • revista nº81
  • revista nº82
  • revista nº83

-Feliz cumpleaños, Maca.- Dijo la madre, dándole una hermosa caja decorada con un papel azul y moños rojos. Maca no dijo nada, pero abrió el envoltorio con fuerza y un poquito de entusiasmo. Adentro, como esperaba, había algo que sin duda desataría la polémica familiar. Fue ahí cuando dejó de prestar...

Un día, cuando desperté, me di cuenta que mamá se había ido. No sé a dónde. La llamé, pero no respondió. Así supe que no estaba. Durante las siguientes semanas, un montón de cosas empezaron a molestarme. Primero, que no sabía dónde estaba, y mamá había desaparecido sin dejar una...

Llegó a su casa, exhausta. En el instante que se logró desabrochar el corpiño, pasó sus dedos por las marcas que le había hecho en la piel, formando una especie de costra. El placer llegó poco tiempo después. Mientras luchaba por sacarse los tacos, uno a la vez, nunca sintió...

Sumergió su cara en el agua tibia de un buen baño de inmersión el sábado, festejando así su nuevo y reluciente ascenso en la compañía. Desde abajo, desde muy abajo, Laura había escalado piedrita a piedrita por la pesadilla de la burocracia corporativa. Había hecho miles de horas de preparación...

En la habitación más lejana, más oculta, se escuchaba el repiqueteo débil de unas uñas descalzas contra el piso, arañando la consciencia en el dolor profundo de una rebeldía acallada. El anciano, ya abuelo, sabía que probablemente había otros susurros, otra lucha para mantenerse despierto en las demás entrañas de...