Audiencia pública por Flybondi

Gritos, empujones, silbidos y algunos manotazos estuvieron incluidos en las dos jornadas de la audiencia pública para analizar las obras en el aeropuerto de El Palomar, que el gobierno nacional pretende convertir en una terminal aerocomercial para vuelos “Low cost”.

Del otro lado, vecinos y ONGs se oponen por cuestiones ambientales y de seguridad, y en menor medida pero también relevante desde lo simbólico y la Memoria colectiva, por haber funcionado en dicho predio un centro clandestino de detención, tortura y muerte durante la última dictadura cívico militar.

El representante del colegio Emaús, lindante con la base aérea de El Palomar, pidió que se brinden precisiones “para evitar el efecto LAPA” en obvia referente a la tragedia acontecida la década pasada con la citada aerolínea comercial, y que se realicen estudios sobre impacto ambiental.

No faltaron las agresiones. Según denunció el concejal de Morón, Hernán Sabbatella (Unidad Ciudadana), fue agredido por un grupo de hombres que, afirmó, serían afines al intendente Ramiro Tagliaferro. Uno de ellos incluso, podría ser un ex concejal de la gestión de Juan Carlos Rousselot. Un video de notable sentido de oportunidad que difundió el portal informativo Primer Plano Online, da cuenta del momento exacto en que es golpeado y hasta arrastrado el mencionado edil de Nuevo Encuentro Morón.

Asimismo, vecinos de El Palomar denunciaron al ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, y a todos los funcionarios que organizaron la reunión por “abuso de autoridad” e “incumplimiento de los deberes de funcionario público”. El abogado que representa a los vecinos que presentaron el amparo por cuestiones ambientales contra Flybondi, Lucas Marisi, de destacada participación en esta lucha desde hace varios meses, denunció haber sido “excluido y censurado” de la audiencia pública, en la que no pudo expresarse por “problemas burocráticos” si bien en un principio estaba incluido en la lista de oradores prevista para la audiencia que se desarrolló entre el miércoles 28 y jueves 29 de marzo.

Aclaremos que se trató de una audiencia no vinculante, pero que fuera impuesta como condición ineludible por la jueza Forns mientras estuvo a cargo de la causa.

Ahora la Justicia, representada por el juez Adrián González Charnay, deberá definir sobre la ampliación de vuelos (hasta el momento está limitado a 3 vuelos diarios por resolución de la jueza Martina Forns, recientemente apartada de la causa) y frecuencias en el aeropuerto Low Cost, y en definitiva, levantar el amparo que limita la cantidad de vuelos.

No se puede descartar una solución intermedia que deje medianamente satisfechos a la mayoría (menos a quienes reclaman desde la perspectiva de los Derechos Humanos, en tanto ex centro clandestino de detención), para que, posiblemente a cambio de satisfacer, de mínima, algún reclamo ecologista, se pueda implementar “a toda máquina” el aeropuerto sin mayores obstáculos, pase lo que pase a posteriori.

Más allá de las ONG y vecinos que hicieron uso de la palabra para oponerse al avance del aeropuerto comercial, del otro lado y en clara mayoría de opiniones favorables en esta temática, expusieron -y operan- representantes de empresas Low Cost, Flybondi, Norwegian, Aeropuertos Argentina 2000, funcionarios nacionales, el propio intendente Ramiro Tagliaferro… o sea, de un lado, el reclamo justo y humilde del pueblo; del otro, el atropello autoritario e implacable del Poder.

Daniel Chaves
Daniel Chaves
dafachaves@gmail.com