A propósito de la puja del Gobierno Nacional con la Sociedad Rural por el predio de Palermo

Por Nestor Gorojovsky
Secretario General Partido Patria y Pueblo –
Socialistas de la Izquierda Nacional

A propósito de la puja del Gobierno Nacional con la Sociedad Rural por el predio de Palermo

Los símbolos no son símbolos por algún misterioso motivo místico. Son símbolos porque concentran toda la potencia de fuerzas materiales de inmenso poder.
Restituir a su legítimo dueño el predio de Palermo implica, en principio y como corolario, restituir también a su legítimo dueño al menos la cuarta parte de las tierras de la Provincia de Buenos Aires. Ni más, ni menos.
La SRA obtuvo el decreto de la infamia parándose sobre esas posesiones malhabidas, y si se revierteo el predio a su legítimo dueño, sólo se podrá sostener esa acción sacándole las tierras a quienes las malhubieron en el pasado y las maltienen hoy.
La SRA no defiende la propiedad privada. Defiende SU propiedad privada, que no es lo mismo. Atacar una partícula de esa propiedad privada es atacar a toda la SRA, y a toda la oligarquía argentina en su conjunto. Es poner nuevamente al rojo la cuestión de la primacía del Estado sobre el interés individual y de clase.
Cada vez es más urgente reconstruir un frente de la amplitud necesaria para enfrentar al monstruo. No se trata de haber “entendido” los 70 en el sentido de que “por el lado de los fierros estaba mal”, casi como que todo eso fue una estudiantina mal manejada, y que hay que hacer las cosas “dentro de la ley”, como hace la gente grande. Se trata de entender políticamente qué clases sociales están en juego, y reordenar por completo el tablero para poder avanzar en profundidad. Si así no se hace, mejor quedarse en el molde…
Porque cuando estas cosas pasan, después hay que bancarse las consecuencias. Este es el gobierno más peronista que hayamos tenido los argentinos desde 1976, o quizás desde 1955. Pero lo es en TODO sentido. Perón también caía en errores de extralimitación a veces.

cuenta
cuenta
arieljlira@gmail.com